Pakistan: 50.000 trabajadores hacen huelga Â? cierran los telares mecánicos en Faisalabad

Cuatro días de huelga forzaron al gobierno y a los empresarios a aceptar las demandas de los trabajadores

Más de 250.000 telares mecánicos (pequeñas unidades de confección de tejidos) permanecieron cerrados durante cuatro días en Faisalabad, la tercera mayor ciudad de Pakistán y núcleo de la industria textil del país, lo que le ha valido el sobrenombre de la "Manchester de Pakistán".

Los cierres están motivados por la masiva huelga de los trabajadores de telares mecánicos. Miles de ellos marcharon por la principales zonas industriales para recabar solidaridad con los trabajadores en huelga. Más de 50.000 trabajadores hicieron huelga, y varios miles más decidieron sumarse a ellos en señal de solidaridad.

El gobierno provincial intervino inmediatamente, y se comprometió a implementar íntegramente el último acuerdo, algo que no ha hecho hasta esta huelga. Tras las negociaciones con el gobierno, los trabajadores dieron por finalizada una huelga que ya iba por su cuarta jornada.

La huelga comenzó en el momento en que propietarios de los telares mecánicos atacaron a los participantes de una manifestación pacífica de trabajadores. Ésta se había convocado con el fin de presionar a los propietarios para que cumpliesen un acuerdo previamente firmado por propietarios y trabajadores. Los trabajadores organizaron una manifestación pacífica de protesta en Sadhar, una zona industrial cercana al aeropuerto de Faisalabad, y decidieron marchar hacia la fábrica del líder principal de la asociación de propietarios de telares mecánicos y diputado del partido PML-Q (Liga Musulmana de Pakistán Â? grupo de Quaid-e-Azam), Aasif Ajmal. Éste rehusó escuchar a los dirigentes de los trabajadores, y, en su lugar, ordenó que se abriese fuego sobre ellos, nueve de los cuales resultaron gravemente heridos.

Este despiadado ataque enfureció a los trabajadores, que incendiaron la fábrica de este diputado del PML-Q. En un estallido de cólera, los trabajadores saquearon algunas fábricas más. Tan pronto como estas noticias se difundieron por la ciudad, miles de trabajadores se echaron a las calles para participar en manifestaciones pacíficas de protesta.

El comité de acción de los trabajadores anunció una huelga de duración indefinida en protesta contra la brutalidad de los patrones. La huelga mantuvo fuerza y solidez durante tres días, en los que miles de obreros tomaron las calles de toda la ciudad en manifestaciones de protesta. La huelga y las manifestaciones paralizaron a la administración local.

Los trabajadores exigían el arresto del dueño de la fábrica responsable de los disparos contra los trabajadores, y la implementación total del acuerdo previamente alcanzado. La fuerza de las manifestaciones de protesta y la sólida huelga obligó a las autoridades a detener al acusado y enviarlo a prisión. También se vieron obligados a anunciar que el acuerdo se implementaría en su totalidad.

Los trabajadores de los telares mecánicos demandan cobertura de la seguridad social para el sector e incrementos salariales. Los patrones están recurriendo a tácticas de demora en la implementación del acuerdo. Estos trabajadores, empleados bajo condiciones infrahumanas y víctimas de una pobreza asfixiante, se ven obligados a trabajar hasta el momento de su muerte porque no tienen derecho a pensión ni acceso a cualquier otro servicio de asistencia. El salario medio oscila entre los 30 y los 45 euros mensuales.

A estos trabajadores también se les denegado su derecho a crear sindicatos en sus lugares de trabajo. En los últimos años, los trabajadores de varias zonas industriales han comenzado a organizarse bajo los llamados comités de acción de los trabajadores.

Actualmente, la ciudad cuenta con cerca de un millón de trabajadores empleados en más de 250.000 telares mecánicos, por lo que esta huelga ha tenido una gran repercusión sobre los trabajadores de diversos sectores en el área de Faisalabad y su periferia.

Esta huelga da muestra de la indignación y el potencial que existe en el seno de la clase obrera. Los trabajadores de los telares mecánicos llevan mucho tiempo luchando por sus derechos, pero la lucha se intensificado a lo largo de los últimos tres años. Esto se debe a que los trabajadores están mejor organizados y tienen más confianza a la hora de desafiar a los patrones y las autoridades.

La Campaña por los Derechos Sindicales en Pakistán (TURCP) ha participado activamente en la huelga y las protestas masivas. Los miembros de la TURCP participaron activamente en la organización de la huelga y las manifestaciones, y repartieron entre los trabajadores en huelga miles de panfletos elaborados para la ocasión. Como resultado de ésta y de otras intervenciones, la TURCP está forjando y afianzando su reputación y autoridad como organización obrera combativa en la segunda mayor ciudad industrial de Pakistán.