Pronunciamiento del CIT acerca del Primero de Mayo 2009: El capitalismo mundial en crisis

mundosocialista.net

¡Organízate—Resiste! ¡Por sindicatos luchadores y partidos masivos de trabajadores!

¡Por solidaridad internacional y el socialismo!

El Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) manda sus saludos de solidaridad por el Primer de Mayo a los trabajadores, campesinos e indígenas pobres, jóvenes y oprimidos de todos los lugares. Socialistas, sindicalistas y otros activistas celebramos el Primer de Mayo en el contexto de la peor crisis económica del capitalismo desde los años 30´s. Después del colapso casi total de los mercados financieros, el tsunami económico ahora está golpeando la ´economía real´. Se espera que la economía global vaya a declinar por lo menos 1,3% el año 2009. Las economías más grandes están disminuyéndose dramáticamente; la del Gran Bretaña debe caer más de 4% este año y la de Japón por más de 6%. En los EEUU, el desempleo y las ejecuciones de casas siguen aumentando sistemáticamente. Alemania se enfrenta con una perdida enorme de $100 mil millones en el 2009, mientras su economía disminuye el 6%.

Ningún parte del mundo puede escapar el diluvio. Veinte años después del colapso del Estalinismo y las ilusiones engendradas en el capitalismo, la economía del mercado ha fracasado espectacularmente en la ex – Unión Soviética y el Europa del este, cruelmente tirando millones a la pobreza de la noche a la mañana.

En Asia, África y Latinoamérica, las condiciones de ´vida´ ya bárbaras se hacen aun peor, mientras los efectos de la recesión económica mundial golpean los partes más pobres del globo. Incluso antes la llegada de la recesión, por lo menos 80% de la humanidad vivió con menos de $10 por día y 25.000 niños mueren a causa de la pobreza, cada día. Sólo mira a la situación de Nigeria, la cual está saturada con el petróleo y que tiene la población más grande del continente de África. El informe de la Organización de Naciones Unidas informó que la taza de pobreza de Nigeria en el 1996 fue 46%, pero para el febrero del 2009, se había disparada a 76%. El buró de estadísticas del gobierno nigeriano dice que 40 millones de nigerianos carecen de trabajo, lo cual es un nivel de desempleo de 65% entre nigerianos disponible para trabajar.

Estos tipos de cifras grotescas incrementarán mientras la asistencia ya escaso del occidente está apretada aún más por la baja económica y mientras los jefes intentan deshacerse de la crisis poniendo la carga por encima de los hombros de los más pobres. El Fondo Monetario Internacional está ocupado vigilando los ´paquetes de austeridad´–los cuales significan cortes enormes de los gastos sociales—desde la Islandia y los estados bálticos a Pakistán y el África sub-Sáhara. El sistema dirigido por la ganancia significa pobreza endémica, desempleo, la destrucción medioambiental, guerra y la expansión de enfermedades prevenibles. Incluso secciones grandes de la clase media se enfrentan con despidos y niveles de vida cayendo en picado.

La clase trabajadora y los pobres del mundo están siendo forzados a pagar por el fracaso catastrófico del sistema capitalista. Paquetes de rescate enormes estatales han “socializado los costos” mientras “privatizar las ganancias”. Muchos millones de trabajadores se enfrentan con cortes severos del bienestar social, desempleo masivo, salarios más bajos, impuestos más altos y ejecuciones de sus casas. Los jóvenes, particularmente los presupuestas para la educación, están entre los que han sido golpeado lo más fuerte por la crisis, con el desempleo juvenil ya alcanzando casi 24% en países como Australia.

La crisis global se ha dirigido a una agudización de las tensiones entre los poderes, al nivel regional y mundial, y una lucha feroz para las ganancias e influencia. Esto podría provocar más conflictos regionales, como vimos el año pasado durante la guerra corta pero sangrante entre Georgia y Rusia. Igual que la situación en Irak se está poniendo más violento e inestable antes del ´retiro´ estadounidense, el imperialismo occidental se está estancado en la guerra no ganable de Afganistán, la cual está rebalsando a Pakistán y amenazando a terminar en uns guerra civil total y hasta la división sangrante del país.

Más que nunca, socialistas, sindicalistas, campesinos pobres, indígenas, anti-capitalistas, estudiantes, activistas medioambientales, luchadores en contra de la guerra y otros necesitan unirse y resistir los ataques de los patrones y el imperialismo, y luchar por un mundo mejor.

Necesitamos una política socialista para el movimiento de trabajadores

El CIT llama al movimiento de trabajadores de todos los lugares a luchar urgentemente por medidas decisivas para garantizar los trabajos, un salario vital, viviendas adecuadas y por educación y salud gratuita. El CIT lucha por las necesidades inmediatas de la gente trabajadora y los pobres mientras abogar por la construcción de los movimientos socialistas que pueden transformar a la sociedad. Los gobiernos pro-capitalistas realizan las ´nacionalizaciones´ de los bancos y otras industrias al costo de las personas que trabajan, con la intención de privatizar una vez más las mismas instituciones en el futuro. Nosotros llamamos por nacionalizaciones socialistas, las cuales verían los bancos grandes y las industrias claves puestos bajo el control democrático y manejo de la gente trabajadora, para el beneficio de toda la sociedad.

La crisis del capitalismo está estremeciendo la conciencia de las masas de todos los lugares. Muchos trabajadores y jóvenes al inicio fueron aturdidos por la velocidad y ferocidad de la crisis. Muchos otros no tendrán ninguna otra opción que no sea resistir la avalancha de ataques en contra de sus trabajos y condiciones de vida. Y mientras la crisis se prolonga, muchas más secciones de la clase trabajadora llegarán a la conclusión de que tienen que luchar para defender sus estándares básicos de vida. La lucha para defender los derechos democráticos también cobra una nueva importancia en todos los lugares. El estado capitalista, frecuentemente bajo el disfraz de ´legislación anti-terrorista´, utiliza medidas represivas en contra de una variedad de manifestantes, desde los activistas anti-capitalistas y medioambientales, y cada vez más en contra del movimiento organizado de trabajadores.

Las masas buscarán una alternativa a los partidos de la crisis capitalista, incluyendo en los EEUU, donde ilusiones enormes, o esperanzas desesperadas, existen actualmente en la persona de Obama. Pero las políticas de Obama están regidas por los intereses de las grandes corporaciones y el imperialismo estadounidense. El paquete de rescate inmenso no ha mejorado la economía estadounidense, los rescates para los ricos están sumamente impopulares, el desempleo y las ejecuciones hipotecarias están subiendo sin cesar y cada mes más tropas estadounidenses están siendo mandadas a morir en la guerra de Afganistán.

Mientras los trabajadores se organizan y resisten, buscarán una salida de la crisis, por ideas alternativas. Los políticos están desesperadamente intentando echar toda la culpa por la crisis a las cabezas de los grandes bancos e instituciones financieras y hablan de la ´regulación´ para prevenir más crisis. Pero la corazón del problema se encuentra el la misma naturaleza del sistema capitalista. La crisis económica mundial vindica las ideas de Carlos Marx—que el capitalismo es un sistema irracional, caótico y despilfarrador, de auges y crisis, con consecuencias devastadores para la clase trabajadora y los campesinos pobres. Nos enfrenta con no sólo una pero con muchas crisis. Una mora de los pagos a las deudas de dos o tres de los estados de la Europa del este o América Latina, por ejemplo, podría provocar la próxima ola grande de caídas, con repercusiones globales.

“Ha pasado el día de parchar el sistema capitalista, tiene que irse”, escribió el gran Marxista irlandesa, James Connolly, hace casi 100 años, y sus palabras son más relevantes que nunca. La única forma de superar permanentemente la crisis con la que se enfrenta la humanidad es por abolir el capitalismo y el latifundismo. La tarea de la transformación socialista de la sociedad es de poner los grandes monopolios, los bancos y las instituciones financieros bajo el control del público y arreglar un plan democrático de la producción y la redistribución de la riqueza a nivel nacional e internacional. Una economía planificada, dirigido y manejado democráticamente por la gente que trabaja, posibilitaría el desarrollo de las fuerzas productivas en harmonía con el medioambiente. Sólo la organización socialista de la producción y distribución puede asegurar a la humanidad un nivel de vida decente y un fin a la opresión y explotación.

Huelgas y ocupaciones de las fábricas

Los trabajadores están empezando a resistir. Al final del 2008 y durante el primer parte del 2009, demostraciones masivas impresionantes y huelgas generales en contra de los ataques en contra de las condiciones laborales y de vida tomaron lugar en Irlanda, Grecia, Francia, Italia y Portugal, y en otros partes de Europa del occidente y del sur. Protestas masivas de la calle eructaron en contra de los regimenes pro-mercados, corruptos de los estados bálticos y huelgas están subiendo en Rusia. Asimismo, ocupaciones de fábrica han ocurrido en EEUU, Irlanda, Gran Bretaña y el Ucrania. Una presión enorme está creciendo en los sitios de trabajo a favor de acción industrial, desde la Austria hasta la Nigeria. Secuestros de los jefes están ocurriendo por todos los partes de la Francia, junto con luchas defensivas de trabajadores, incluyendo la fábrica de los autos de Toyota. Estudiantes de los colegios y las universidades también están tomando acciones, incluso en España y Francia, dónde algunas universidades han sido cerrados por dos meses. Los jóvenes están mostrando claramente que están dispuestos a resistir los esfuerzos del capitalismo de descargar su desastre económico a las próximas generaciones.

Todas estas luchas son nada más que una porción de las que están en el porvenir. Sin embargo, para tener éxito, las luchas de masas requieren una dirección de clase con conciencia. En muchos casos, los dirigentes burocráticos de la derecha sólo quieren divertir y disipar la rabia de los trabajadores. La transformación de los sindicatos en organizaciones democráticas de lucha es una meta esencial para la clase trabajadora. En muchos partes del mundo, un primer paso es la creación de organizaciones verdaderamente independientes de la clase trabajadora, incluyendo sindicatos.

En los años recientes, nuevas organizaciones de la Izquierda han empezado a desarrollarse mientras los partidos anteriores de los trabajadores se transformaron a organizaciones puramente capitalistas. El NPA (´partido anti-capitalista´) fue fundado formalmente en Francia, al inicio de este año, y ha ganado un apoyo respetable en las encuestas, a pesar de las limitaciones de su programa. Lastimosamente, muchas de las nuevas formaciones han fallado en su deber de seriamente participar de las luchas de los pobres y la clase trabajadora o proponer una política socialista clara. Una consecuencia ha sido que no se han aprovechado de toda la potencial que existe para crecer o han tenido éxito electoral al inicio sólo para bajar en las encuestas después de poco tiempo. La dirección de Partido Izquierda de Alemania se giró hacia la derecha justo cuando ideas socialistas genuinas pueden disfrutar de una popularidad mucha más amplia. La alianza amplia de la izquierda, SRIZA, en Grecia, ha caído en las encuestas porque la ala de la derecha de la dirección ha demostrado abiertamente que quieren entrar en una coalición con el partido social demócrata de la derecha, PASOK.

A pesar de los retrocesos que han sufrido algunas de las nuevas formaciones de la izquierda, nuevos partidos amplios de la clase trabajadora inevitablemente aparecerán, en alguna etapa, debido a la crisis capitalista profunda y las luchas masivas de los trabajadores. La ´No a la Unión Europea—Sí a la Democracia´ alianza electoral en Gran Bretaña, la cual fue iniciada por el sindicato militante de los trabajadores transportistas, el RMT, y la cual involucra el Partido Socialista (CIT-Inglaterra y Gales), es un avance importante.

El peligro del racismo y populismo reaccionario

El fracaso dramático de la economía del mercado significa que habrá oportunidades inmensas para construir organizaciones poderosos de clase y para incrementar de forma masiva el apoyo para las ideas del socialismo y el Marxismo. Sin embargo, a causa de la falta una alternativa fuerte de la izquierda, el vacío político podría estar llenado con otras ideas y fuerzas.

Secciones de la juventud más frustrada y alienada podría buscar soluciones a través de disturbios destructivos, como vimos durante el movimiento de jóvenes de Grecia al final de 2008. Pequeñas secciones de la juventud incluso podrían mirar al terrorismo individual para ´golpear fuertemente´ al sistema y el estado opresivo. Pero estos métodos falsos son callejones sin salidas fatales y contra-productivos a los intereses de la clase trabajadora. Sólo la clase trabajadora organizada, armada con políticas socialistas, puede fundamentalmente cambiar la sociedad.

Ideas y movimientos racistas y con un carácter reaccionario populista también pueden crecer. El movimiento político anti-inmigrante basado en el ´Partido de Libertad´ de Geert Wilders en los Países Bajos, está ganando en las encuestas para las elecciones de la Unión Europea el Junio, venciendo a los partidos gobernantes y la oposición oficial. La ultra-derechista Partido Nacionalista Británica (BNP) podría ganar posiciones en Gran Bretaña en las mismas elecciones. Esto refleja la furia hacia los principales partidos pro-mercados de parte de una sección desilusionada de la población. El movimiento de trabajadores tiene que contrarrestar activamente la amenaza de la extreme-derecha y hacer campaña en contra de todas las formas de discriminación y racismo; por la unidad de los trabajadores en contra del enemigo real—los patrones y su sistema de ganancia. Esto tiene que estar ligado a una campaña unida de trabajos para todos, un salario digno, viviente adecuada y económica y servicios públicos gratuitos.

Para este Primero de Mayo, el CIT manda saludos de solidaridad a todos los que están resistiendo la opresión, discriminación e injusticia. Saludamos el Partido Socialista Unido (USP, CIT-Sri Lanka) lo cual opone la masacre de muchos inocentes mientras el ejército de Sri Lanka se acerca al LITE (los Tigres Tamiles) con consecuencias sangrantes. Con un coraje enorme, el USP llama por la unidad de los trabajadores Sinhalese y Tamil a pesar del chovinismo vicioso que existe. También, saludamos a los camaradas valientes del CIT de Pakistán, quienes han ayudado construir sindicatos importantes en un país dominado por élites corruptas y reaccionarias y la injerencia del imperialismo, y lo cual está sitiado por el terrorismo reaccionario de fundamentalistas islámicas. A pesar del nacionalismo derechista, el CIT en Israel hizo campaña en contra de la carnicería del ejército israelí a los Palestinos de Gaza al principio de 2009.

El Primero de Mayo también nos da la oportunidad de recordar y aprender de las luchas de los trabajadores del pasado. Este año, conmemoramos el nonagésimo aniversario de los muertos de los dirigentes inmortales de la revolución alemana, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, asesinados con la complicidad de los dirigentes de la derecha de los social demócratas. Si la revolución hubiera tenido éxito, habría roto con la aislación de la recién formada Unión Soviética, el primer estado obrero, y actuado como un impulso enorme a la revolución socialista mundial.

La revolución alemana mostró el poder y el rol de la clase trabajadora, pero también la necesidad de tener un programa, estrategia y dirección claro, si vamos a derrumbar el capitalismo. De modo parecido, la treinta aniversario de la revolución iraní muestra la potencial grande que tuvo la clase trabajadora para transformar la sociedad según una línea socialista pero la falta de una dirección con una perspectiva clara causó la desviación y estrangulación cruel de la revolución de parte del régimen de los ´mullahs´ reaccionarios. Hoy en día, un descontento enorme está creciendo bajo la superficie de la sociedad iraní, pronosticando movimientos revolucionarios en el futuro. En otros lugares del Medio Oriente, la gente trabajadora y juventud están tomando más acciones de clase independientes, como indican el surgimiento de las huelgas y protestas en Egipto durante los últimos meses y las huelgas reciente en Lebanon. Estos iluminan el camino adelante para las masas del Medio Oriente—acción de clase unida e independiente para derrocar los regimenes árabes despótico, para expulsar el imperialismo y realizar la auto-determinación genuina para los Palestinos y otros pueblos oprimidos.

El socialismo ha vuelto

La crisis mundial del capitalismo pondrá el tema del socialismo en la agenda una vez más. En América Latina, varios dirigentes populistas radicales o de tendencia izquierdista han sido elegidos al poder. Mientras apoyamos las reformas que han sido ganados por las masas de trabajadores, campesinos, indígenas y pobres en países como Bolivia y Venezuela, un cambio social fundamental no vendrá simplemente a través de líderes individuales sino que de la acción de las masas desde abajo. Para derrumbar el capitalismo y latifundismo exitosamente, y establecer una democracia verdadera de los trabajadores y campesinos, partidos masivos de la clase trabajadora, armados con políticas socialistas audaces, tienen que existir.

En comparación a los años de Bush, la administración de Obama está utilizando una estrategia más sofisticada hacia la Latinoamérica e incluso está haciendo intentos de acercamiento hacia la Cuba. Pero el interés predominante del imperialismo es de parar la expansión de las ideas socialistas, radicales por todo el continente, para derrumbar o mitigar los movimientos en Venezuela, Bolivia y otros lugares, y restaurar el capitalismo en Cuba. La única forma de asegurar y extender los logros sociales de la revolución cubana, que también marca su cincuenta aniversario este año, es mediante la oposición total en contra de la restauración capitalista, introduciendo la democracia trabajadora y el control y manejo democrático de la economía por la clase trabajadora, y a través de una llamada por el apoyo internacional de la clase trabajadora.

La crisis mundial del capitalismo y el sentido profundo de volatilidad e incertidumbre creado por ella ya inspirado a muchos jóvenes y trabajadores a examinar las obras de Marx y Engels. Mientras la crisis se profundiza y se prolonga, y mientras la gente trabajadora busca una alternativa al sistema bancarrota con su ideología bancarrota, el socialismo verdadero y el Marxismo recibirán una mayor respuesta. Más secciones de los pobres y oprimidos concluirán que el capitalismo es un sistema podrido y bárbaro que tiene que ser derrocado y que el sistema global de ganancia tiene que estar resistido por la solidaridad internacional y la colaboración de la clase trabajadora y los oprimidos. De Marx y Engels, los jóvenes buscarán las ideas de Lenin y Trotsky y otros pensadores y dirigentes marxistas grandes. En el transcurso del próximo periodo de eventos tumultuosos, estas ideas pueden convertirse en la propiedad de las masas, en país tras país. El capitalismo, a nivel global, puede por fin estar reemplazado con una sociedad socialista autentica, donde la riqueza y recursos enormes del mundo están utilizados por el beneficio de la humanidad.