Israel: Protestas por ataques homofóbicos en Tel-Aviv

La lucha sigue

Marcha de masas

El primero de agosto, dos jóvenes gay y lesbianas murieron asesinados en uno de los ataques homofóbicos más violentos en la historia de Israel. Inmediatamente se produjo una ola considerable de protestas, en la cual el Movimiento de Lucha Socialista (CIT Israel) cumplió un papel de importancia. Las protestas también tomaron en cuenta la actual inclinación de los politicos israelíes hacia la homofobia y la opresión de personas lesbianas, gay, bisexuales y transexuales (LGBT) en general.

Charlie James, un miembro del CIT, hacía trabajo voluntario en el “BarNo`ar” (“Bar Joven”) – donde se produjo el ataque – y perdió varios amigos en el acontecimiento. El agrega en este espacio un mensaje personal:

Yo tenía un vínculo personal con el “BarNo`ar”. Cuando me mudé a Tel-Aviv hace algunos años, el “BarNo`ar” se hizo uno de los lugares más importantes para mí. Era un lugar donde podia encontrar nuevos amigos, jugar billar, cartas o ajedrez, y donde podía hablar de todo. was one of the first and most favorable places for me, a place where I could meet new friends, play billiards, chess, cards, and talk about everything. Cuando crecí, me hice Guía allá, para devolver lo que en un momento de la vida me habían dado a mí. Allí estábamos nosotros: yo, Nir (cuya vida terminó ahora de la forma más violenta), Nofar y Khen. Veníamos cada fin de semana en rotación, para abrir el lugar, preparar comida para los chicos y los jóvenes, para calmar sus pleitos, para organizar eventos, y- más importante- para discutir con ellos para que vieran que no están solos en este mundo, que hay gente que los apoyan. Era una misión sagrada para nosotros.

Despues de años de persecución y violencia en distintos lugares, al fin también pasó en Tel-Aviv. El primero de agosto, a eso de las 11 p.m., durante la reunion semanal del grupo de jóvenes LGBT, un hombre encapuchado y vestido de negro asaltó el edificio de la asociación LGBT. El terorista disparó por todos lados por un poco más que un minuto, y luego entró a todas las habitaciones en búsqueda de los sobrevivientes que habían buscado refugio. La mayoría de las personas presentes en esos momentos resultaron heridos gravemente, algunos lograron escapar por el patio, y dos- Nir Katz (26) y Liz Trubeshi (16) – se murieron en el instante. Nir y Liz eran Guías que asistían a los jóvenes que acudían al centro LGBT. El terorista logró escapar después de su acto de violencia.

Manta del CIT:“Los homofóbicos que tienen el poder son los responsables de este desastre”

Pronto después de las noticias del crimen sangriento, gente empezó a llegar al bar y se reunió espontánteamente para un acto de luto y protesta. Algunos hablaron en público del horror que habían presenciado. Más tarde, algunas horas despues del ataque, los manifestantes, que habían alcanzado un número superior a 1000 (entre ellos, miembros del Movimiento de Lucha Socialista [CIT Israel]] y Hadash [el frente liderado por el Partido Comunista]]) iniciaron una marcha por las calles principales de Tel Aviv, lanzándo consignas en contra de la demagogía homofóbica:: “Demagogas homofóbicos- tienen las manos manchadas de sangre de los chicos!”, “Gays y Lesbianas queremos vivir en ésta ciudad también!”, “No nos vamos a volver a meter en el armario- la democracia sin igualdad no existe”, “Queremos iguales derechos- en el trabajo, en el colegio, en el matrimonio- igualdad total y nada menos!”, “Luchamos por la igualdad- reventaremos el armario!”, “Aquí está marchando un gay sin miedo!”, “Todos unidos, con orgullo y sin miedo!”. La marcha terminó en el centro comunal LGBT, donde se realizó un acto de luto. Durante la semana posterior al acto de terorismo, se llevó al cabo una cantidad sin precedentes de marchas de solidaridad LGBT y actos de lutos y conmemoración. Esos eventos provocaron un apoyo público también sin precendentes de la lucha LGBT. La semana culminó con una manifestación histórica de masas en Tel Aviv, con la participación de aproximadamente 70,000 personas. También se organizaron eventos de solidaridad internacional, tales como marchas y protestas, en grandes ciudades europeas y estadounidenses.

Miembros del CIT participando en las protestas

Miembros del CIT participando en las protestas

Lágrimas de cocodrilo de los partidos establecidos

Estas reacciones enfurecidas, inicialmente lideradas por fuerzas de la izquierda radical, produjeron denuncias de los ataques excepcionalmente explícitas de la mayoría de los grandes partidos políticos (si no lo hubieran hecho, la radicalización habría sido todavía mayor). Al mismo tiempo hubo intentos de calmar las protestas, un ejemplo siendo la declaración que “no era seguro que los móviles fueron homofóbicos, el atentado podría estar relacionado con un ‘corazón roto’ ”. Esta declaración fue una expresión de la homofobia institucionalizada que ignoró el hecho que el terorista sabía exáctamente para donde iba, y que trató de asesinar a tantos jóvenes LGBT como podía. Si hubiera sido un acto de terorismo nacionalista la policía no se hubiera atrevido decir que el móvil del terorista fue un ‘corazón roto’.

El día despues de los ataques, justo antes de enterrar a los víctimas, se llevó a cabo una manifestación con cientos de participantes cerca del lugar de los asesinatos. Las personas presentes compartieron su dolor y su furia hacia los responsables. Fue extraña la llegada de varios politicos (incluyendo la líder de la oposición parlamentaria, Tzipi Livni) para realizar discursos hipócritas de apoyo. Estos politicos obviamente ignoraban la responsabilidad de sus propios partidos por la demagogía y discriminación homofóbica, tanto como por la constante defensa de la derecha radical. Como consecuencia, sus discursos se enfocaron en apelar a los padres de familia para que éstos aceptaran a sus hijos con cualquier preferencia sexual y en infundir valor a los jóvenes para ‘salir del armario’

Cuando Tzipi Livni formó parte del gobierno, nunca se pronunció en contra de la brutal demagogía hacia personas LGBT de sus aliados politicos de la derecha, los cuales comparaban personas LGBT con animales, los clasificaban como enfermos de la mente, y los hacían responsables por pasar enfermedades y (literalmente) por causar terremotos. Miembros del Kadima (“Adelante”), el partido de Livni, apoyaron leyes antidemocráticas que otorgan el poder de prohibir marchas de ‘orgullo LGBT’ a los municipios. Colegas de su partido, incluyendo al antiguo primer ministro Ehud Olmert, condenaban fuertemente la marcha annual ‘Jerusalem Pride Parade’ , la cual es una marcha explícitamente anti-homofóbica. El presidente actual, Shim`on Peres (tambien de Kadima) también hizo un discurso con respecto a la manifestación, pero anteriormente había participado en una campaña fuertemente homofóbica que llevó al ataque terorista en la ‘Jerusalem Pride Parade’ del año 2005, en el cual un colono ultraortodoxo apuñaló a varios manifestantes. Irónicamente el periódico Haaretz criticó a Peres (quien había dicho anteriormente no estar de acuerdo con marchas de Orgullo LGBT en Israel) el día después de la manifestación: “¿Puede ser que la manta que decía ‘Los homofóbicos que tienen el poder son los responsables de este desastre’ está dirigida al presidente de la nación, que es incapaz incluso de pronuciar la palabra ‘homo’?” Esta manta era la manta del Movimiento de Lucha Socialista (CIT Israel), y obviamente estaba dirigida al presidente.

Homofobia en el Partido Comunista

Se entiende perfectamente que mucha gente alberga esperanzas e ilusiones por esas muestras de apoyo hipócritas al movimiento LGBT de la parte de los políticos establecidos (incluyendo una- primerísima- visita del primer ministro a un centro LGBT: esto se debe al hecho que Netanyahu está compitiendo con Livni). Sin embargo, fue irritante ver a activistas gay del Partido Comunista aplaudiendo de forma oportunista durante el discurso de Livni en la manifestación después de los asesinatos. Ellos prácticamente fomentaron las ilusiones en la gente hacia su gesto de simpatía, en vez de exponer a Livni en un contexto más amplio. Aparte de una falta de medidas prácticas para combatir la homofobia y la ultraderecha, no se puede ignorar que mientras Livni ahora está dando discursos acerca de su compromiso con el futuro de la juventud, antes fue una de las protagonistas en los ataques a familias pobres y proletarias, a los servicios de asistencia social, y la masacre de cientos de jóvenes en Gaza y Líbano.

Un activista gay del PC, fundador del grupo LGBT “foro rojo/rosado” en el movimiento Hadash, respondió al ataque terorista con un artículo crítico con respecto a la homofobia que también está enraizada en el PC y en el Hadash (a lo cual él se refiere como fenómeno judío-árabe). En el documento también habla del oportunismo de la dirigencia, que parece tener miedo de “perder votos” si toma una postura decidida en el asunto LGBT. Además, uno de los diputados de Hadash hasta hizo un comentario homofóbico en la Knesset hace algunos meses.

Dov Khanin, diputado de Hadash, estuvo en lo cierto cuando constató en su discurso en la manifestación del 2 de agosto que el dolor y la rabia se tendrían que transformar en la determinación y la lucha. Pero desgraciadamente no estableció la conexión concreta con otras luchas agudas de la actualidad, ni aprovechó para criticar los partidos establecidos. Sin embargo, otro orador excelente bisexual habló ampliamente sobre la lucha en contra del gobierno de la ultraderecha, sobre las deportaciones de niños imigrantes, y sobre la represión brutal de la lucha en contra de la ocupación de los palestinos.

Por un fin de toda discriminación

Miembros LGBT y otros del Movimiento de Lucha Socialista lideraron una pequeña protesta despues la manifestación el 2 de agosto. Las consignas fueron: “Los homofóbicos que tienen el poder son los responsables del desastre”, “No olvido ni perdón- lucharemos y no nos correremos”, “Justicia social ya- igualdad total para LGBT”, “Derechos iguales para todos- ya basta la discriminación”. Muchas personas se unieron a la marcha, y participaron en una reunión para terminar el evento. Allí se repartieron materiales políticos y calcomanías del CIT, se discutió sobre la situación actual y sobre perspectivas de la lucha. Eso fue una oportunidad para varias personas para conocer a nuestra organización. Más noche espontáneamente se volvió a iniciar la marcha, donde se lanzaron más consignas: “Por una verdadera democracia- sin coercion religiosa”, “Menos discursos, más acciones- terminen con la homofobia”, “Ya basta con la discriminación- separemos el estado de la iglesia” etc.

La lucha sigue

La presión pública sobre las instituciones públicas y el gobierno causó un auge de la persecución legal de delitos de demagogía homofóbica y amenazas (obviamente excluyendo los realizados por políticos establecidos). Este proceso es nada más lo que corresponde despues de tanta negligencia estatal, pero también hay que verlo como cierto logro de las pasadas protestas.

Luego del ataque terorista, se produjo una ola de movilización impresionante entre jóvenes y adultos LGBT. Varias personas, más que todo jóvenes, han sido radicalizadas y por primera vez entran a la esfera de actividad política y a una lucha más amplia. El ataque asesino acabó con la ilusión de las corrientes liberales y elitistas que Tel Aviv era una “burbuja segura” donde la lucha por los derechos de personas LGBT no era necesaria. Violencia homofóbica todavía es una realidad cotidiana en Tel Aviv, aunque en un grado menor que en otras ciudades. También es importante recordar que la influencia de sexismo y homofobia en homicidios y suicidios constituye un factor importante, aunque en muchos casos no sea tan obvio.

El crecimiento de las fuerzas de la derecha es un peligro general. Se manifiesta en amplios ataques a los derechos democráticos, o también en el hecho que se permitieron protestas de activistas derechistas en contra del Pride Parade en Tel Aviv. Hay que evaluar cuidadosamente como combatir la ultraderecha.

Cuidado: falsos amigos

Los líderes de muchas corrientes del movimiento LGBT están extremadamente satisfechos con el abrazo de los partidos establecidos y prefieren impedir cualquier escalación de la lucha. Se enfocan en el luto y se contentan con las promesas de los políticos. Pero este abrazo es un abrazo peligroso de falsos amigos: Hay que ver los eventos en un contexto más amplio, en el cual un gobierno de la ultraderecha está involucrado en una guerra en contra de la población palestina y en contra de la mayoría de la población israelí, además de constituir una amenaza militarista permanente hacia la población de los países vecinos. Un gobierno tan impopular, paralizado y algo instable como el presente puede caer en la tentación de asegurar algunos de sus intereses a través de promesas y maniobras en cualquier asunto. Es importantísimo terminar con la homofobia institucional, como parte integral de eliminar completamente la homofobia, el sexismo, y el racismo de la sociedad. Sin embargo, los partidos politicos del gobierno y de la llamada oposición no ofrecerán ninguna solución real. Como siempre, un cambio real solo se podrá lograr a través de una lucha determinada, y esta lucha tendrá que incluir la derrota política de las actuales fuerzas del gobierno derechista.

En los días subsiguientes a los asesinatos surgieron nuevas iniciativas y organizaciones. Muchas de las marchas, de los eventos y de las manifestaciones se realizaron en contra de la opinion de la dirigencia de varias organizaciones tradicionales LGBT. Estas organizaciones nuevas, muchas de ellas lideradas por jóvenes transgénero que no están de acuerdo con los líderes autodenominados oportunistas y capitalistas, hacen énfasis en la necesidad por un debate democrático. Algunas también ven la importancia de conectarse con otros movimientos por una lucha más amplia. Estos esfuerzos demuestran el potencial de una democratización más seria de las organizaciones LGBT, la cual es un requisito necesario por un progreso a largo plazo de la lucha LGBT.

El abrazo de los falsos amigos de los partidos establecidos es una puerta de entrada par alas fuerzas de la derecha, y finalmente para un aumento en la oppression de personas LGBT. Pero al mismo tiempo se ha creado una corriente de activistas LGBT radicalizados que busca llevar esta lucha hasta una victoria real, con el espíritu de la rebelión de Stonewall del 1969. Muchos activistas radicales claramente perciben que hay que poner fin a todo tipo de discriminación. Esto solo se puede lograr a través de una revolución social, la cual iniciará la construcción de una sociedad socialista democrática. Nuestra estrategia será, como previamente, seguir involucrándonos más en la lucha LGBT, fortalecer nuestra colaboración con iniciativas independientes, discutir y sugerir pasos para promover la lucha, incluyendo la conexión con otras luchas sociales, y convencer a más personas para unirse a nosotros en esta lucha determinada.

mundosocialista.net

mundosocialista.net