Quebec: Los partidos del sistema no tienen ninguna solución para el desempleo y el aumento de la pobreza

Una alternativa socialista de masas es necesaria – CIT Quebec lanza nuevo sitio web!

En los últimos meses, una sección de nuevos simpatizantes del CIT se ha formado en Quebec. Mouvement pour un Parti Socialiste (Movimiento por un Partido Socialista – MPS) han lanzado un sitio web y comenzará a elaborar un documento, Le Socialiste (El Socialista).

De 2007 a 2009, la tasa de desempleo en Québec oficialmente pasó del 7% al 8%. Según los últimos estudios, alrededor del 9% de la población de Quebec viven en un hogar con bajos ingresos. Por más de 25 años, los ingresos de las personas de clase media sólo han aumentado en un 0,1%, mientras que los ingresos de los más pobres han disminuido en un agudo 21%. Además, durante el mismo período, el costo de vida se ha disparado dramáticamente.

Las condiciones sociales en Quebec no son mejores, a pesar de las promesas vacías de un "mejor futuro" por el Partido Quebequense (PQ, Partido Quebec) y por el Partido Liberal de Québec (PLQ, Partido Liberal de Quebec), que han compartido el poder durante años. De hecho, las políticas de estos dos partidos sólo han beneficiado a la clase capitalista. El PLQ es un partido neo-liberal basado principalmente en los grandes capitalistas, mientras que el PQ, con sus políticas nacionalistas, trata de apoyar a las pequeñas empresas.

La crisis financiera mundial, que también ha golpeado a Quebec, ha demostrado claramente que los intereses de los trabajadores no pueden ser atendidos por estos partidos del sistema. Si bien las grandes empresas privadas, como Pratt & Withney y Bombardier, han despido cientos de trabajadores en toda la provincia o atacan las condiciones de trabajo, el gobierno sigue siendo impotente. Peor que eso, el gobierno está ofreciendo subvenciones financieras que no se utilizan para salvar nuestro trabajo, sino para pagar primas enormes a los jefes. Ellos están tratando de convencernos de que tenemos que pagar los precios de sus crisis y para estas empresas, que sólo están interesados en enriquecerse sobre nuestras espaldas. En este período de crisis, las contradicciones del capitalismo están saliendo a la palestra, pero ni el PLQ, ni el PQ van a resolver la situación, ya que sólo protegen los intereses de las grandes empresas (como es igualmente el caso, a nivel federal, con el Partido Conservador, el Partido Liberal de Canadá y el Nuevo Partido Democrático).

Movimiento de los trabajadores

El movimiento de trabajadores debe organizar y desarrollar su propia alternativa. Las campañas orientadas a las centrales sindicales, las asociaciones de estudiantes y varios "grupos de presión" para preservar nuestros servicios públicos o para proteger el medio ambiente son buenos puntos de partida, pero necesitamos mucho más que eso. El primer ministro liberal de Quebec, Jean Charest, está tratando de permitir a las empresas privadas tomar parte del sistema educativo, a través de proyectos de ley 38 o 44 (proyectos de ley sobre administración post-secundarias, cuyo objetivo es que los "actores externos" sean la mayoría en el consejo de directores de colegios y universidades), y también la participación de empresas privadas en el sistema sanitario con la llamada "doble velocidad de la medicina" (sistema que permite la creación de clínicas privadas coexistiendo con el sistema sanitario público, y obtener subvenciones del Estado).

La oposición del PQ critica al gobierno, pero estas son sólo palabras, mientras el PQ no actúa ni propone otra cosa. Es por ello que no sólo hay que movilizarse contra estos ataques, sino también para poner en el debate político la necesidad de cambiar la sociedad. En otras palabras, tenemos que abordar los problemas desde sus raíces, y no sólo luchar contra las consecuencias. Eso significa organizar la lucha contra el capitalismo, como un todo.

Es por estos objetivos que los miembros del Comité por una Internacional de los Trabajadores en Quebec llaman por la construcción de un verdadero partido socialista de masas que, en contra de todos los partidos principales, se colocará del lado de los jóvenes y los trabajadores en sus luchas por la defensa de sus intereses de clase. Mientras que un frente de izquierda ya existe, Québec Solidario (un partido en que el CIT está activo), es necesario, sin embargo, que las fuerzas del genuino marxismo también se construyan, presentando una audaz política socialista como una alternativa al actual podrido sistema.