Islandia: 93% dice 'no' al rescate de los inversores

El FMI es el problema: Ellos están tratando de dictar la política del país

93% dice 'no' al rescate de los inversores

Hemos visto recientemente algunas airadas protestas y manifestaciones en las calles de Reykjavik. ¿Qué es este "Parlamento de la calle"?

La población de Islandia está muy enojada por tener que rescatar a la élite financiera mediante el pago de sus deudas en el extranjero. Hay una fuerte indignación también acerca de cómo el país está siendo intimidado por las instituciones del capitalismo global. El apoyo a la adhesión a la UE ha disminuido considerablemente entre los islandeses debido a cómo la disputa sobre el “Icesave" está siendo manejado por los poderes dominantes de la Unión Europea. Un clima de enojo y desconfianza entre los islandeses hacia las instituciones como la UE o el FMI se ha desarrollado. Otra cuestión importante para la clase trabajadora y muchos hogares de las clases medias es el aumento monstruoso de sus deudas hipotecarias personales desde el colapso del sistema bancario y la caída de la moneda nacional. Una gran parte de los islandeses se enfrentan ahora con serios problemas para pagar sus hipotecas y llegar a fin de mes. En Islandia, las deudas suben automáticamente con la inflación, y la consecuencia de ello es que muchos hogares se enfrentan a la bancarrota, o son incapaces de ganarse la vida después de pagar sus préstamos.

Grandes sectores de la población, por lo tanto están bastante desesperados y se sienten impotentes. El gobierno no ha hecho casi nada para ayudar a esas personas. Ellos no han tomado ninguna medida para resolver los problemas que enfrenta la gente común, mientras que gastan miles de millones de coronas islandesas en el rescate de los banqueros. Así que hay una demanda muy fuerte ahora en la sociedad islandesa para algunas medidas que deben adoptarse, como la cancelación de la deuda.

Se han celebrado mítines de diciembre del año pasado, donde la gente ha estado pidiendo la cancelación de las deudas hipotecarias y protestando en contra de tener que pagar las deudas de los banqueros. Estas manifestaciones han tenido lugar con más regularidad y con más personas participando desde enero. Un nuevo movimiento de protesta parece estar en desarrollo y escalando. El llamado "Parlamento de la Calle" es una organización paraguas de reciente formación de activistas y de diferentes organizaciones de base que se han unido en la organización de reuniones semanales de protesta en el centro de Reykjavik. Las organizaciones implicadas son la sección islandesa de Attac, la organización para la defensa de los hogares, la Plataforma Roja, la Asociación Humanista de Islandia y un grupo que lucha por los intereses de las personas con discapacidad.

Las exigencias que proponen son los siguientes: por lo menos la cancelación parcial de las deudas de las hipotecas y las familias, la supresión de la indexación de la deuda, la abolición de la deuda cuando las personas van a la quiebra, sacar al FMI, que los inversores de "riesgo" que provocaron la quiebra del país para sean hechos responsable de sus acciones, que los valores humanos que se pongan por delante de las ganancias y más oportunidades para el público en general tenga voz en cómo se administra la sociedad. La primera demostración de esta alianza fue organizada el sábado pasado, fue el mismo día del referéndum. Más de 600 personas estaban allí para protestar contra el acuerdo del "Icesave". Se podía sentir mucha rabia e indignación de las personas presentes en contra de la intimidación que se está llevando a cabo contra de Islandia.

La población de Islandia está muy enojada por tener que rescatar a la élite financiera

¿De que se trataba el referéndum “Icesave” en Islandia que tuvo lugar el domingo 7 de marzo de 2010 ?

Estábamos votando la ley aprobada por el Parlamento de Islandia que haría que los contribuyentes garantizaran el pago de las deudas masivas, causadas por los bancos de Islandia, los Estados británico y neerlandés. Icesave es el nombre de los bancos en línea creado en Gran Bretaña por Landsbanki, uno de los 3 grandes bancos de Islandia. Cuando los bancos de Islandia se desplomaron en octubre de 2008, el gobierno aprobó una legislación de emergencia para rescatar a sus depósitos. Pero aquellos fuera de Islandia no se incluyeron. Así que los gobiernos británico y neerlandés entraron en juego y pagaron € 3.8 billones para salvar a los a los depositantes en sus países. Después, trataron de reclamar su devolución a Islandia.

La mayoría en el Parlamento, encabezada por la socialdemocracia y la el Partido Izquierda Verde, aceptó y aprobó la ley Icesave. La oposición, los partidos de derecha, no se oponen a pagar, en general, pero sólo sostuvieron que era posible un mejor trato con los gobiernos de Gran Bretaña y los Países Bajos.

Pero el presidente, Olafur Ragnar Grimsson, no firmó esta ley. A pesar de que su posición es en gran medida simbólica, con escaso poder, tiene que firmar toda la legislación que pasa por el parlamento. Según la Constitución, puede negarse a firmar la legislación y si lo hace, se activa un referéndum. Esta es la primera vez que ha ocurrido, sin embargo. La ley de Icesave es muy impopular y controvertida. Por lo tanto, Grimsson se negó a firmarlo y se presenta como un representante real de la "democracia", aunque, debido a sus políticas anteriores, es más visto y conocido como un representante de los banqueros.

¿Cuál fue el resultado del referéndum?

Noventa y tres por ciento dijo 'No' a este proyecto de ley y la participación fue del 62 por ciento, mucho mayor de lo esperado. Esto marca una clara derrota para la política del gobierno. La gente que votó 'no' lo hizo por una mezcla de razones. Algunas personas se oponen por completo la idea de pagar este dinero. Otros esperaban un mejor acuerdo con los gobiernos británico y neerlandés.

El primer ministro y el ministro de Hacienda dijo que el resultado no le sorprendió, porque ellos sabían que la cuestión no era popular. Pero también afirman que el referéndum no tenía sentido ya que las nuevas negociaciones con los gobiernos británico y neerlandés ya había comenzado antes del referéndum se llevó a cabo! Su objetivo es presentar un nuevo acuerdo con los gobiernos británico y neerlandesas.

La primera ministra islandesa Jóhanna Sigurdardóttir

La primera ministra islandesa Jóhanna Sigurdardóttir

El 5 de octubre 2008 Islandia se volvió de uno de los países más ricos a un estado en bancarrota. ¿Qué hizo el gobierno?

Se presentó esta legislación de emergencia y trajeron al FMI. El FMI exigió que el Estado islandés debería “hacer honor a sus obligaciones en el extranjero”, incluyendo el pago de la denominada " deuda " con los gobiernos británico y neerlandés. Sin embargo, esta deuda fue causada por la elite financiera de Islandia, y la clase trabajadora y la clase media islandesas no deberían tener que pagar. El FMI exigió que el Banco Federal bajara las tasas de interés, y quería que se levantaran las restricciones al comercio de divisas, y otras medidas técnico-económicas. El banco federal está ahora a punto de agotar sus fondos de divisas.

Si Islandia paga el dinero a los Estados británico y neerlandés – de acuerdo con las exigencias del FMI – que sería el equivalente de 48.000 € por cabeza de la población de Islandia. Para ser capaz de pagar este dinero, el gobierno ha comenzado a atacar a los niveles de vida, con los recortes en salud y educación.

La agencia de calificación Moody's ha amenazado con reducir la valoración de Islandia a la de los bonos basura. ¿Cuál sería el resultado?

Muchas personas temen que Islandia puede ser reducida a un estatus de paria internacional, si nos negamos a pagar la cantidad completa. Por otra parte, las personas tienen miedo de las consecuencias para la economía y el nivel de vida si queremos pagar la deuda. Creo que es demasiado pronto para decir qué va a pasar exactamente. Pero creo que pagar la deuda tendrá consecuencias más graves para los trabajadores y la juventud en Islandia, que si nos negamos a ser intimidado por las instituciones del capitalismo global. No tengo ninguna ilusión en el gobierno o las nuevas negociaciones. Lo mejor sería movilizar a la gente ahora en un movimiento de masas generalizado en contra de pagar estas deudas y contra el poder de las instituciones financieras, como Moody's.

Los sindicatos son muy pasivos. Los partidos de izquierda oficiales, como la social-democracia y el Partido Verde Izquierda, no son partidos de clase obrera. Así que tenemos que tratar de recuperar los sindicatos como instrumentos de lucha por los intereses de los trabajadores y construir un nuevo partido de los trabajadores ". Esto tomará tiempo y esfuerzo, pero es la única alternativa plausible.

Los gobiernos de Suecia y Finlandia han dado a entender que podrían detener la ayuda económica a Islandia a causa de la mayoría del no en el referéndum. ¿Qué resultados tendrá esto?

Los gobiernos sueco y finlandés han prestado dinero a Islandia a través del FMI. Desafortunadamente, este tipo de amenazas pueden ser eficaces en la contención de la gente a luchar por sus propios intereses. El FMI no está actuando para ayudar a Islandia a mantener su salud o defender los niveles de vida. Los préstamos del FMI son sólo para aumentar los fondos de divisas del banco federal y obtener la flotación de la moneda de nuevo. Por lo que puedo ver, el FMI es el principal problema: está tratando de imponer la política del país.

Después de las protestas en la calle, el antiguo gobierno tuvo que renunciar en enero de 2009. Después de nuevas elecciones en abril de 2009, se formó un gobierno de la social-democracia y el Partido Verde Izquierda. ¿Ha cambiado algo?

En realidad no. Había grandes esperanzas e ilusiones al comienzo. El nuevo gobierno continua los ataques a los niveles de vida y a los servicios públicos, pero los presenta en una forma más leve. Por ejemplo, en el sistema de atención de salud, dice que "sólo" tiene intención de tomar pasos más pequeños que el gobierno anterior en la aplicación de los recortes, posponer un poco, pero de todos modos aplicarlos. La política gubernamental no ha cambiado mucho. El ministro 'Verde – Izquierda' de las finanzas, Steingrímur Sigfusson, ha re-privatizado los bancos, lo que significa que es responsable de la ¡mayor privatización en la historia de Islandia!

Cuando la gente salió a las calles el año pasado, exigían la dimisión del gobierno y nuevas elecciones. También exigieron que la junta del banco federal debía renunciar. Ahora mucha gente está decepcionada porque nada ha cambiado después que esos objetivos se han alcanzado. El problema era que este movimiento fue muy espontáneo. No tenía metas a largo plazo. Los sindicatos fueron muy pasivos – de hecho, ellos estaban ausentes. Así, el movimiento hizo caer el gobierno, pero no ha seguido ningún cambio social. Deberíamos preguntarnos a nosotros mismos en Islandia y en cualquier otro lugar, ¿qué cambios queremos ver? El debate no debería ser sobre si apoyamos al gobierno o no, porque el gobierno no apoya a los trabajadores y la juventud.

Y, ¿qué cambios desea ver?

Estoy a favor de una subida automática de los salarios para mantener el ritmo de la inflación. Debe aplicarse una cancelación de la deuda de los hogares de la gente de trabajo. Islandia debería dejar de pagar todas las deudas externas y defender su salud y la educación. Los libros de las instituciones financieras deben ser abiertos. Queremos ver a dónde fue a parar el dinero. Es necesaria la nacionalización de la industria de la pesca y la industria del aluminio, bajo control y gestión de los trabajadores, para utilizar la riqueza del país en interes de los trabajadores y la juventud. Los bancos deberían ser re-nacionalizados bajo control obrero.

¿Cómo puede lograrse esto?

La única alternativa es poner presión sobre el gobierno y luchar contra el gobierno con manifestaciones callejeras, huelgas y otras formas de protesta. Debemos detener los recortes luchar para conseguir que el FMI salga del país.

Lo más importante es que, si Islandia se niega a pagar ese dinero Icesave, puede actuar como un modelo de resistencia en otros países en el mundo neo-colonial, o en otros países en Europa, como Grecia, que se enfrentan a problemas similares y a la intimidación. Necesitamos una perspectiva global de vincular la lucha a la de otros países.

La clase obrera y los jóvenes no deberían tener que pagar por la crisis del sistema capitalista. Si luchamos juntos, a escala europea e internacional, podemos defender nuestros niveles de vida contra los ataques de los capitalistas.