Europa: ¡Los planes de austeridad del capitalismo debe encontrar la oposición de los trabajadores!

¡Victoria para los trabajadores griegos! ¡Solidaridad con la huelga general griega del 5 de mayo! ¡Por un día internacional de lucha!

mundosocialista.net

Recientemente hemos visto el lanzamiento de una ofensiva brutal por parte de los gobiernos capitalistas, junto con los mercados financieros internacionales, con la intención de atacar ferozmente los servicios públicos y los niveles de vida de los trabajadores y hacerles pagar por la crisis del capitalismo, y por el elevado coste que tuvo el rescate de los bancos y del sistema financiero. Esta situación, descrita como "guerra" por el primer ministro griego, Papandreu, ha visto en las últimas semanas y meses una nueva fase en la ofensiva de la austeridad, especialmente en el sur de Europa, en respuesta al contagio iniciado por la crisis de la deuda griega. Ésta plantea de manera impresionante la necesidad de una respuesta unida por parte de los trabajadores de Europa. Un día de lucha a nivel europeo el 5 de mayo sería un importante paso adelante. Los líderes de los trabajadores deberían usar el 1 de mayo para hacer este llamamiento a esta acción solidaridad internacional.

Las rebajas de calificación por parte de S&P de la calidad crediticia de Grecia (al nivel de "bono basura"), Portugal y España han dado ímpetu a la crisis, con las instituciones capitalistas, como la Unión Europea y el FMI demandando recortes más rápidos, más profundos y más devastadores y medidas de austeridad para satisfacer a los "ídolos" del mercado y las agencias de calificación de crédito. Las propuestas del FMI para Grecia, que incluyen reducciones de salarios drásticas, y la abolición completa de la paga extra en el sector público, son una receta para futuros derrumbes.

El gobierno portugués de Sócrates ya ha anunciado la posibilidad de avanzar en su ya salvaje programa de recortes y privatizaciones en respuesta a la situación, mientras que en España el gobierno de Zapatero ya había anunciado este año un plan de austeridad para recortar 55.000 millones de euros del gasto público. El plan de ataques del gobierno griego del PASOK representa un golpe brutal contra los trabajadores y los jóvenes, quienes, si el gobierno tiene éxito, están amenazados por más de una década de austeridad y niveles de vida es descenso, todo para cumplir las obligaciones impuestas por el capitalismo y los especuladores del país, que hicieron caer la economía y están siendo rescatados por sus amigos en la UE y el FMI.

Las clases dirigentes en Alemania y Grecia han usado la retórica nacionalista para dividir a la clase obrera. Por ejemplo, la clase dirigente alemana ha lanzado una campaña difamatoria contra los trabajadores griegos. Los mayores poderes europeos están ansiosos por acelerar e intensificar los ataques en los países del sur de Europa para proteger su posición, en lo que se refiere al euro y los mercados financieros internacionales. Esta agenda, que tiene como propósito poner a trabajador contra trabajador a través del continente, debe ser enfrentada por los movimientos de los trabajadores y la izquierda. Los sentimientos expresados por los gobiernos capitalistas de Grecia y Portugal, que buscan culpar completamente de la situación que se está desarrollando en estos países a los mercados internacionales, representan una visión parcial. Estos sentimientos nacionalistas son articulados en un intento de enmascarar el hecho de que también se debe culpar al sistema capitalista y la lógica sostenida por estos gobiernos nacionales, al igual que a los tiburones internacionales del sistema financiero.

Está claro que los gobiernos de los países más poderosos, como Alemania y otros países, los cuales están actualmente tratando de forzar un asalto a la clase trabajadora de Grecia y Portugal, tienen el mismo menú de recortes planeado para la clase trabajadora y los jóvenes de sus países.

Esto pone claramente sobre la mesa la necesidad objetiva de un internacionalismo de la clase trabajadora, en respuesta a los ataques del capitalismo nacional e internacional. Los sindicatos griegos han convocado una huelga general para el 5 de mayo, en oposición a los recortes que está imponiendo el gobierno de Papandreu y los buitres capitalistas de la UE y el FMI. Éste es un ejemplo que debe ser seguido por los líderes sindicales de Portugal, España y otros países, donde recientemente los trabajadores y los jóvenes han mostrado su profunda ira y militancia. La huelga nacional de transporte en Portugal del 27 de abril, que tuvo una participación del 95%, junto con las manifestaciones masivas en España en el mes de febrero contra los ataques del gobierno a las pensiones, nos dan una rápida impresión de la respuesta que tendría una huelga general. En Alemania, donde el gobierno se está preparando para un asalto a la totalidad del sistema de salud, la cuestión de la escalada militante de la resistencia también se está planteando. En cada país de Europa, similares ataques están siendo planeados, o bien implementados, los cuales, por su propia naturaleza, demandan una respuesta generalizada.

Mientras los trabajadores griegos se dirigen hacia la batalla el 5 de mayo, se presenta una oportunidad importante para un día europeo de lucha, como un primer paso hacia una campaña de acción internacional contra la crisis y los ataques del capitalismo. Esto proporcionaría a los trabajadores a través de Europa una oportunidad crucial para sentir la fuerza colectiva de la clase trabajadora organizada, movilizada más allá de las fronteras nacionales. Este llamamiento debe ser hecho por los sindicatos y la izquierda a través de Europa. El CIT hará una entusiasta campaña por este objetivo, para unir a la resistencia e ir más allá de las divisiones nacionalistas por parte de los capitalistas y sus gobiernos. El 1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, debe ser utilizado para defender la necesidad de un día internacional de lucha por parte del movimiento de los trabajadores, en contra de la crisis internacional. Un llamamiento claro por la acción unida de los trabajadores el 5 de mayo, debe ser el primer paso de nuevas protestas y acciones a nivel europeo.

• ¡No a los recortes y las privatizaciones! ¡Haced pagar a la patronal por su crisis!

• ¡Victoria para los trabajadores griegos!

• ¡No al pago de la deuda a los buitres de los bancos, la UE y el FMI! ¡No a la dictadura de los mercados internacionales, las instituciones de calificación de crédito y el FMI! ¡Por la nacionalización de los bancos y el sector bancario bajo el control y gestión democrática de los trabajadores!

• ¡No al paro masivo! ¡Por una división de las horas de trabajo sin pérdida de salario! ¡Por un programa de inversiones estatales en un plan de trabajos públicos para crear empleos socialmente útiles y emplear a millones de personas!

• ¡No a la Europa de la patronal! ¡Por una Europea de solidaridad entre los trabajadores y lucha! ¡Por una federación democrática y socialista de Europa como alternativa a la UE capitalista!

El CIT vincula estas demandas con la lucha por la nacionalización de los pilares de la economía bajo el control y la gestión de los trabajadores, para desarrollar un plan socialista de producción, terminar con la crisis y desarrollar la economía en interés de los trabajadores, consistente con las necesidades medioambientales. La única solución sostenible y viable a la actual crisis es una transformación socialista de la sociedad a nivel internacional.

La actual situación representa un callejón sin salida para la UE capitalista. No hay una solución estable para los países europeos individualmente. El CIT se opone a la Europa de la patronal, y está a favor de una federación socialista de Europa.

Firmado por:

Xekinima (CIT en Grecia)

Socialismo Revolucionario (CIT en Portugal)

Miembros del CIT en el Estado Español

SAV (CIT en Alemania)