Historia: La Revolución Rusa

La revolución socialista: el arma más poderosa de los explotados

mundosocialista.net

En octubre de 1917, estalla la revolución socialista en Rusia; campesinos, obreros y soldados con la dirección de Lenin y el partido bolchevique toman el poder político por primera vez en la historia.

Rusia en aquel entonces era el país más atrasado de Europa, con un 85% de campesinos pobres y una minoría de obreros explotados pero muy bien preparados para la lucha revolucionaria.

La economía era netamente agraria de tipo feudal, los terratenientes eran los dueños absolutos de toda la tierra y el gobierno estaba en manos del Zar Nicolás II, un autócrata monarca que más se preocupaba de participar en inútiles guerra, mandando a la muerte segura a millones de ciudadanos rusos.

Antes de la revolución en octubre 1917, primero hay la revolución de febrero cuando las masas proletarias logran derrocar al Zar, pero el mediocre partido menchevique y los social revolucionarios reformistas entregan el gobierno a los burgueses capitalistas encabezados por Alexander Kerensky. Los reformistas decían que solo ellos tenían la capacidad de hacerse cargo del gobierno.

Los bolcheviques no estaban de acuerdo con entregar el poder a los capitalistas pero las masas aun no estaban preparadas para tomar el poder. Los bolcheviques querían la revolución total, preparaban las masas por ella y ocho meses más adelante lograrían realizarlo.

La segunda revolución en octubre de 1917, la que sorprendió al mundo entero, fue el fenómeno más impresionante del siglo XX. Obreros, campesinos y soldados bien organizados en soviets (consejos de trabajadores) toman el palacio de invierno y expulsan al gobierno reformista y en ese momento nació el primer estado socialista del mundo, bajo el control de la gran mayoría, los trabajadores, campesinos pobres, soldados y masas oprimidas.

El nuevo gobierno socialista puso en práctica la ideología de Marx. Los más humildes de una sociedad feudal y de servidumbre aplastaron y borraron de Rusia a la parasitaria monarquía y los capitalistas y terratenientes explotadores.

Nacionalizó todas las empresas, los bancos, el transporte, expropió la tierra de los terratenientes y la repartió a los campesinos. Los obreros tomaron el control de las fábricas, no se pagó la deuda externa y se puso fin a su participación en la primera guerra mundial.

Los seguidores del zar, los terratenientes, burgueses industriales y algunos generales leales a la monarquía formaron el ejército blanco, financiado y apoyado por 21 ejércitos del imperialismo europeo y norteamericano, para que luche contra los revolucionarios.

Después de una guerra civil que duró tres años, los revolucionarios con su poderoso ejército rojo ganan la contienda y así consolidan la victoria socialista y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Así nació el primer estado socialista de la historia con la bandera roja con la hoz y el martillo y la estrella, la gloriosa bandera de los trabajadores y campesinos explotados y oprimidos.

¡Todos los trabajadores, campesinos y clases empobrecidos de Bolivia debamos estudiar y seguir el ejemplo de los bolcheviques y valerosas masas rusas, hacer la revolución socialista y lograr nuestra victoria total!