Perspectivas Mundiales: Un Turbulento Periodo en la Historia

Las señales de reavivamiento de la lucha de clases señalan el futuro

Este documento fue acordado el 5 de Diciembre de 2014, en una reunión del Comité Ejecutivo Internacional (CEI) del Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT). En esta reunión participaron compañeros de 35 países, de todos los continentes. Este documento no trata de los desarrollos en América Latina, que fueron cubiertos en un documento separado.

Comité Ejecutivo Internacional del CIT

Hace once años, George Bush y los neoconservadores que sostenían su presidencia vieron sus ’triunfos’ militares en Afganistán e Irak como sentando las bases para el establecimiento del imperialismo norteamericano como una "nueva Roma". Calcularon que este les permitiría imponer una nueva fase del "Nuevo Orden Mundial", que comenzó después del colapso del estalinismo, a través de la fuerza militar. Respondimos a este en el análisis, resoluciones y publicaciones del CIT. También hicimos hincapié en que sólo un movimiento de masas independiente, dirigido por la clase obrera, era capaz de tener un efecto duradero. A través de la movilización de las masas pobres, sería posible crear un movimiento de masas para derrocar a Saddam y el sistema social – el latifundismo y el capitalismo – sobre la que descansaba su régimen. En el momento de la pasada reunión del Comité Ejecutivo Internacional, los acontecimientos en el Oriente Medio y en otros lugares habían dejado las doctrinas de los neoconservadores en ruinas y desinflado la arrogancia engreída del imperialismo estadounidense. Ahora la situación aparece incluso peor dada la pesadilla de la expansión del Estado Islámico en Siria e Irak.

Por otra parte, en las primeras etapas del Oriente Medio y la revolución del norte de África – Egipto y Túnez – el gigante estadounidense estaba paralizado. Anteriormente, las invasiones de Irak y Afganistán eran justificadas por los propagandistas del imperialismo y sus títeres locales sobre la base de que las masas eran incapaces de derrocar a los regímenes por sus propios esfuerzos. Los partidos pequeñoburgueses kurdos también se hicieron eco de este tema; las masas iraquíes estaban desmoralizadas, demasiado débiles como para despertar a sí mismas de las derrotas anteriores -el aplastamiento de la rebelión chiíta de 1991 – para llevar a cabo esta tarea. Además, estaban irremediablemente divididas, debían lealtad a los partidos rivales, etc. Por otra parte, la mayoría chiíta y la minoría sunita en Irak estaban fieramente enfrentadas una a la otra y por lo tanto incapaz de llevar a cabo a una conclusión un levantamiento exitoso.

Nos posicionamos enérgicamente contra esto y fueron reivindicados más tarde a través de los movimientos de masas, que en realidad derrocaron la dictadura de Ben Ali en Túnez y el régimen de Mubarak en Egipto sin ninguna ayuda del exterior. El imperialismo estadounidense se quedó frustrado, completamente incapaz de intervenir en el primer período. Sin embargo, se le proporcionó la oportunidad de ganar un punto de apoyo para la contrarrevolución, a través de la intervención en Libia – con el apoyo de algunos supuestos marxistas – y más tarde en Siria, Bahréin, etc. El impulso revolucionario y la determinación de las masas del Norte de África y el Oriente Medio, que se muestra en la revolución, encontró un gran eco en toda la región y en los EE.UU. y los países industriales avanzados.

los ideólogos burgueses intentan constantemente degradar estos acontecimientos revolucionarios, para acabar con la memoria de las masas y su capacidad para llevar a cabo las luchas revolucionarias exitosas, con sus propias acciones independientes. La conciencia de este tipo de eventos – aunque hayan tenido lugar hace muy poco – sólo puede ser cementado por un partido revolucionario de masas con un liderazgo con visión de futuro. Si no existe tal partido, la conciencia de las masas puede ser embotada y echada hacia atrás. Hoy en día, la imagen que la burguesía, sus partidos y los medios de comunicación pintan el proceso como que nunca hubo una revolución y la situación que enfrentan las masas hoy en día es sombría, y no sólo en el mundo neo-colonial. Los horrores indescriptibles – sufrimiento sin igual, de pobreza y desempleo masivo, que se encuentra en muchos países industriales avanzados – son la "norma" aceptada y van a empeorar por la crisis económica duradera. Y esto antes de tomar en consideración el empeoramiento continuo de calamidades medioambientales que amenazan gran parte del planeta.

Más razón aún para que en periodos como el que hemos pasado recientemente – en Europa, al menos, uno de leve reacción, y en el Medio Oriente de reacción pura y simple, cualquier análisis actual debe seguir haciendo hincapié en el potencial de lucha de la clase trabajadora. Esto, a pesar de quizá nosotros subestimamos el grado en el que anteriores sectores de avanzada de la clase trabajadora fueron golpeados por el impacto del colapso del estalinismo y la posterior ola de triunfalismo capitalista. Esto tuvo un impacto sobre la ola inicial de protestas y manifestaciones de masivas que se desarrollaron después de 2008. En ocasiones esto significa que movimientos parciales o individuos pueden asumir importancia temporal que, aún cuando no permanezca, pueden tener un efecto duradero. Es claro que el movimiento “Occupy” de 2011-12 ayudó a abrir el camino al movimiento 15 Ahora (15 Now) en Estados Unidos.

Pero esto no significa que no habría luchas o revoluciones de un carácter más tradicional como los magníficos levantamientos en Tunisia y Egipto en 2011 o las luchas populares que se han visto en Turquía y Brasil. Más recientemente hemos visto las huelgas de masas sobre las remuneraciones en Gran Bretaña antes de las elecciones generales del próximo año, las huelgas parciales generales en Italia, la huelga general que se avecina en Bélgica y las rebeliones de masas sobre la cuestión nacional en Escocia y en Cataluña.

En Irlanda, la campaña masiva contra los cobros del agua ha movilizado una manifestación nacional de cien mil personas y otras protestas en todo el país. Estamos jugando un papel clave en esto también, y al mismo tiempo creamos un terremoto de menor en la reciente elección complementaria para el Dáil, el parlamento irlandes (para un informe y análisis detallado, ver: ‘Stunning Dublin by-election victory, huge water protests…new chapter for working class resistance’, 4 November 2014, www.socialistworld.net). Las grandes victorias de Ruth Coppinger y Paul Murphy, logradas contra todo pronóstico, fueron triunfos para los camaradas irlandeses y el CIT. En el caso de Paul, nuestra sección irlandesa tuvo éxito en derrotar el Sinn Féin, que se espera podría ser la fuerza principal en el próximo gobierno de Irlanda tras las elecciones generales en 2016. El Grupo Laborista también fue herido, posiblemente, fatalmente, y los sectarios, dirigidos por el SWP, marginados. Su intervención sectaria en las elecciones europeas de este año fue decisiva en la derrota de Paul entonces y temporalmente en la eliminación de un portavoz y campeón no sólo del CIT, sino del movimiento internacional de los trabajadores.

En Dublín se subrayó una vez más la tenacidad política de la CIT, como Antaeus en la mitología griega: cuando cae al suelo, sólo para recuperar más y más fuerza. Esto se desprende de las claras perspectivas del CIT, basado como está en la confianza granítica en la voluntad de la clase trabajadora para luchar aun cuando aparece en un primer momento que es difícil conseguir victorias. Seattle, en este sentido, fue un hito, lo que indica las posibilidades de victorias importantes para una organización pequeña que a su vez puede conducir a un resurgimiento del movimiento de los trabajadores. Irlanda es otro punto de parada en este proceso, que se repetirá en otros países y en otros continentes.

No menores han sido los eventos tumultuosos en Hong Kong, que son una obertura para la próxima revolución en China. Sin embargo, el conflicto de Oriente Medio muestra el otro lado. Al igual que la difusión de la tinta sobre papel secante, los enfrentamientos sectarios y nacionalistas se han extendido sin piedad por toda la región. El Oriente Medio y el Norte de África no es la única región afectada. De hecho, ahora tenemos una crisis geopolítica mundial sin precedentes. Esta es la opinión burguesa de la situación mundial: "Hay riesgo geopolítico en estos días. El Estado Islámico de Irak y el Levante (Isis) se ha apoderado de grandes extensiones de territorio. Una guerra no declarada ha estallado entre Rusia y Ucrania. Se ha producido un conflicto armado entre Israel y Hamas. Libia es un caos. La incertidumbre se cierne sobre las negociaciones nucleares con Irán. Sin embargo, la suma de estos riesgos es superada por las fuerzas anticuadas de la oferta y la demanda. Si bien todavía puede haber más riesgo geopolítico en el mundo, proviene de un mayor excedente de petróleo. "[Financial Times, 18 de Octubre 2014]

este año, la guerra asesina unilateral entre Israel y los palestinos con montañas de los niños muertos y mutilados, incluyendo, además las personas desesperadas sin hogar, ha añadido un legado de odio y amargura, cuyas consecuencias aún no están claras. Hemos sido testigos del conflicto asesino sirio en curso, con un sinnúmero de víctimas, y ahora la virtual desintegración de Irak, que The Economist ve junto con Siria como ’desapareciendo’, anulando la línea Sykes-Picot dibujado arbitrariamente hace casi un siglo por los imperialismo británicos y franceses. ¿Cuántas veces el CIT advirtió que el resultado de la guerra de Irak y el derrocamiento de Saddam sólo daría lugar a una serie de "Saddam", y las fracturas del país en zonas étnicas y religiosas?

PERSPECTIVAS ECONÓMICAS

En el futuro próximo, están las perspectivas de empeoramiento cualitativo de la situación económica en prácticamente todas las esferas de la economía mundial. La incertidumbre se profundiza con cada mes y día que pasa, mientras las instituciones económicas capitalistas y sus voceros anuncian cifras ’decepcionantes’ de crecimiento. La zona euro, la segunda mayor área económica del mundo, está en retirada desde incluso su reciente débil recuperación. Alemania, su potencia económica está estancada y muy cerca de la franca recesión. Su continua dependencia de las exportaciones significa que el capitalismo alemán es vulnerable a las crisis repentinas. Japón, la tercera economía más grande del mundo ", también puede estar en el borde de una recesión", especula The Economist. A esto se suma la dramática caída de 20% en el precio del petróleo, que es un indicador económico clave y en la situación actual también afecta a la evolución geopolítica.

El rápido desarrollo de la producción de petróleo de la ’revolución del esquisto’, en los EE.UU., en particular, ha aumentado la producción en un 80% adicional desde el año 2008, añadiendo 4 millones de barriles más de petróleo al año, este es uno de los factores que impulsan a la baja el precio mundial del petróleo. Esto ha colocado a los EE.UU., cerca de la "independencia energética", sobre todo de su antigua dependencia de Oriente Medio, liderado por Arabia Saudita y partes de África. Esto ha sido un factor clave en la limitada recuperación económica de Estados Unidos, la que ha generado un añadido de unos dos millones de puestos de trabajo. La difícil situación actual de los desempleados en los EE.UU. sería mucho peor, sin este factor económico clave. La rapidez con que esta situación se ha desarrollado está indicada por el hecho de que en 2012 el precio del petróleo de la OPEP se situó en más de $ 110, y se estima que caerá a $ 80 por un año, los automovilistas estadounidenses tendrán un extra de $ 160000 millones en su bolsillos, lo que según el Financial Times "es equivalente a una reducción de impuestos considerable" sin tener que intervenir el Congreso!

Por otra parte, Japón es totalmente dependiente del petróleo extranjero y China importa el 60% de sus necesidades y podrían ver ganancias a partir de los precios más bajos de combustible. Sin embargo, otros países se han visto afectados negativamente; 40% de los ingresos del presupuesto estatal de Rusia es de los ingresos petroleros. Los precios más bajos del petróleo complican las dificultades económicas del país, ya afectadas por las sanciones que se han impuesto por los desarrollos en Ucrania. Arabia Saudita también podría verse seriamente afectada en el tiempo, que a su vez podría provocar trastornos políticos en el ’reino’, con los chiítas, los más pobres y discriminados, saliendo a las calles en un movimiento similar al que se ha observado en la región recientemente. En 2011, Arabia Saudita se vio obligada a llevar adelante un plan de $ 160 mil millones de gasto como respuesta a los disturbios en las calles durante la ’primavera árabe’ en toda la región, incluyendo las violentas protestas en Yemen, Bahrein, Omán y Kuwait. El régimen saudí ha acumulado enormes reservas estimadas en $ 747 mil millones, más de tres años de gasto. Pero si el petróleo se mantiene en 80 dólares el barril durante un año esto va a consumir mucho de estas reservas. Para Nigeria, que depende de las exportaciones de petróleo y gas natural en torno al 80% de los ingresos, la caída del precio del petróleo es un desastre. Sus reservas de divisas son aún más pequeñas de lo que eran en el momento de la caída del precio del petróleo de 2008 ($ 37.8 mil millones en comparación con $ 53 mil millones) y el gobierno ha comenzado a advertir de "tiempos difíciles por delante". Otros productores de petróleo, en particular en América Latina, también podrían verse seriamente afectados.

Por supuesto, son las perspectivas económicas globales del capitalismo mundial las principales responsables de la caída en el precio del petróleo y los pronósticos extremadamente sombrías de las instituciones capitalistas que se derivan de este. El FMI ha recortado su previsión de crecimiento mundial este año del 3,4% a un poco más del 3%, sin embargo, en fecha tan reciente como abril se esperaba un aumento del 3,6%. También se ha hecho una rebaja similar para los "mercados emergentes". Brasil y Rusia siguen estando ’en un sopor’ con el único punto brillante de la India, que, sin embargo, ha reducido las expectativas de las tasas de crecimiento! Estos y otros países tienen que adaptarse al final de la ’bonanza’, del auge de las commodities, que impulsaron temporalmente sus economía, lo que de acuerdo con Luis Costa, un analista estratégico de Citigroup, significa que "el ciclo de los commodities ha terminado”. Por otra parte, este desarrollo ha tenido un efecto estructural en las economías en el mundo neo-colonial; las condiciones favorables para los productores de las materias primas es poco probable que vuelvan rápidamente. China, un mercado de commodities enorme, ahora se calcula que ha superado a los EE.UU. en los últimos meses como la economía más grande en el mundo, pero también se está desacelerando.

Esto llevó a la jefe del FMI, Christine Lagarde, a advertir de una "nueva era mediocre de bajo crecimiento por un largo tiempo." Esto confirma completamente el análisis económico pasado y actual del CIT, el capitalismo mostraba "tendencias recesivas ’incluso antes de 2008 y ahora, en algunas regiones, por lo menos, está experimentando una "depresión" pura y simple. Martin Wolf del Financial Times escribe que el mejor capitalismo que podemos esperar es lo que él llama una "depresión gestionada". Larry Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, ha recordado la frase "estancamiento secular", utilizada por primera vez en la década de 1930.

Las expectativas a escala reducida de los capitalistas se reflejan en el hecho de que sólo el Reino Unido y los EE.UU. en el mundo capitalista avanzado se pueden señalar como "modelos" a seguir: "Estados Unidos y el Reino Unido, en particular, están dejando a la crisis detrás y logran un crecimiento decente "! En cifras brutas esto puede parecer ser el caso, pero la realidad es que esto es a expensas de la clase obrera, con su participación en el ingreso nacional cayendo gravemente. Los trabajadores están experimentando un "boom sin alegría". Los salarios se han quedado sistemáticamente a la zaga del aumento en el costo de la vida con los trabajadores británicos perdiendo al menos el 10% de sus salarios reales en los últimos 10 años. La brecha entre ricos y pobres ha crecido de forma masiva, con la pobreza ahora en un nivel no visto en Gran Bretaña desde la época victoriana del siglo XIX. Por otra parte, los puestos de trabajo que se han creado son muy mal pagados, muchos a tiempo parcial, ’Mickey Mouse’, ’puestos de trabajo por cuenta propia ", muchos de las cuales pronto se cierran a causa de la falta de un mercado. Los salarios medios son totalmente insuficientes para mantener el nivel de vida, por no hablar de mejorarlos. Esto ha alimentado nuestra campaña en Gran Bretaña para un aumento del salario mínimo de £ 10 por hora, que ha recibido un gran apoyo de los trabajadores y la juventud, y el respaldo del Congreso de Sindicatos. El gran éxito de nuestros camaradas en los EE.UU. con la campaña ’15 Ahora ’- que ha sido tomada por los trabajadores a lo largo de los EE.UU. -, sin duda, ha tenido un gran efecto en los trabajadores de todo el mundo, y particularmente en Gran Bretaña.

En lo que se refiere a los EE.UU., las cifras oficiales no reflejan la situación real, con el deterioro de las condiciones de vida de grandes sectores de la población de Estados Unidos. Por otra parte, el número de trabajadores en los EE.UU. no ha vuelto al nivel del período anterior a la recesión antes de 2008. Muchos trabajadores han sido arrojados fuera de la fuerza laboral. A pesar de esto, la encuesta de empleo septiembre mostró que "las nóminas privadas han crecido en 10 millones en los últimos cuatro años y medio, la racha ininterrumpida más larga en la historia". Sin embargo, Obama no está cosechando los beneficios políticos de esto. Sólo el 39% de los votantes aprueba su manejo de la economía, de acuerdo con los sondeos de opinión de YouGov, y el 56% en contra. Según The Economist, los votantes asombrosamente ahora confían más en los republicanos que en Obama y los demócratas para manejar la economía! Esto a pesar del hecho de que Obama intervino para salvar a los bancos y las industrias como los fabricantes de automóviles, pero no ha ayudado a los trabajadores, en absoluto. Un trabajador señaló que está ganando un 20% menos que en 2007: "Estoy poco a poco yendo a la quiebra, a pesar de que estoy trabajando como un loco."

La desigualdad empezó a ensancharse hace más de dos décadas en los EE.UU.. Sin embargo, el crecimiento general y la capacidad de pedir prestado ayudaron a encubrir esto para sectores considerables de la población. Durante los primeros seis años de Ronald Reagan en el cargo, el PIB creció en un 22% mientras que el ingreso promedio creció un 6%. Durante los primeros seis años de Clinton el PIB creció un 24%, el ingreso promedio en 11%. El crecimiento comenzó a disminuir a partir de 2000, lo que socava tanto la media como la mediana de las cifras. En los primeros seis años de George Bush el PIB aumentó un 16%, pero los ingresos medios cayeron un 2%. Bajo Obama, ha sido aún peor: el PIB es de hasta un 8% por ciento, y el ingreso medio se ha reducido un 4%, según la Oficina del Censo.

La actual ’impresionante caída’ del desempleo en EE.UU. se produjo en parte porque muchas personas simplemente se dieron por vencidas en busca de trabajo, por lo que no se cuentan como desempleados. La brecha entre los ingresos y los gastos también fue cubierta antes de la recesión, en parte por los préstamos sobre la base del aumento de los precios de la vivienda. Tras el colapso de la burbuja inmobiliaria, los ingresos del hogar comenzaron a caer. Así que, como hemos señalado muchas veces, cualquier crecimiento hasta el colapso de 2008 fue principalmente impulsado por la deuda.

Lo mismo ocurre con cualquier crecimiento que ha tenido lugar en los seis años transcurridos desde el colapso de 2008. La carga total de la deuda mundial – pública y privada – ha aumentado de 160% de la renta nacional en 2001 a casi el 215% en 2013. En otras palabras, en contra de las creencias ampliamente sostenidas, el mundo no ha comenzado el des-apalancamiento y la deuda como porcentaje del PIB mundial sigue creciendo, rompiendo nuevos records. Uno de los autores del Informe anual de Ginebra encargado por el Centro Internacional de Estudios Monetarios y Bancarios, Luigi Buttiglione, responsable de estrategia global del fondo de cobertura Brevan Howard, dijo: "A lo largo de mi carrera he visto muchas de los llamadas milagros económicos – Italia en la década de 1960, Japón, los tigres asiáticos, Irlanda, España y ahora tal vez China – y todos ellos terminaron después de una acumulación de deuda "En una fase de expansión, el crédito cuidadosamente controlado puede lubricar el sistema, lo que lleva a una espiral de crecimiento.. Pero el endeudamiento masivo, que tuvo lugar durante la fase de expansión en los EE.UU. y en todo el mundo continuó durante la crisis por el temor de un colapso económico completo y lo que esto significaría para la conciencia política de la clase obrera y su creciente oposición al sistema. La inyección de crédito ha sido astronómico, la Reserva Federal de Estados Unidos compró $ 4.5 billón de activos, el Banco de Inglaterra, £ 375 mil millones hasta el momento y el Banco central de Japón habrá comprado más de $ 1.5 billones de dólares de activos hasta abril de 2015.

Fue la "falta de confianza" en general que condujo a la crisis de valores y acciones en octubre de 2014, que se desarrolló a una velocidad considerable, así como con la difusión en la mayor parte del mundo. Hubo muchos factores subyacentes que provocaron que así fuera, algunos de los que hemos mencionado anteriormente. Pero tal vez la principal fue la retirada prometida por la Reserva Federal de Estados Unidos del programa de flexibilización cuantitativa que costó más de $ 3,600 millones de dólares. Ese fue el factor principal en la desvalorización en una estampida de acciones y participaciones, que a su vez ahora ha planteado crudamente la posibilidad de una repetición de 2008, sólo que peor. Al igual que los drogadictos, el mundo capitalista se ha acostumbrado a las inyecciones masivas de liquidez. Los teóricos de la economía del sistema no están seguros de qué efecto tiene la flexibilización cuantitativa (QE)! El ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, en respuesta a si QE estaba trabajando, bromeó: "El problema con la QE es que funciona en la práctica, pero no funciona en la teoría"! En realidad, esta medida monetaria sólo ha trabajado parcialmente en la teoría, pero difícilmente en la práctica. Sin embargo, la mera amenaza de su termino parcial – sin alternativa real que no sea la continuación de los programas de austeridad fallidos – dio lugar a las situaciones de pánico.

Las alternativas para el capitalismo parece estar reducida a un mayor crecimiento alimentado por la deuda, incluyendo la perpetuación de bajas tasas de interés, con el peligro de más inflación en el camino o el mantenimiento de la austeridad salvaje. Al mismo tiempo, algunos economistas capitalistas han llegado a la conclusión de que el crecimiento masivo de la desigualdad que hemos visto en los últimos 15 años más allá de cierto punto es malo para el sistema. El enorme crecimiento de la proporción destinada a los directores generales de las empresas y el implacable empuje hacia abajo de los salarios reprimen seriamente "demanda".

Tan grave es la situación que el Bundesbank ha sugerido que los sindicatos alemanes deben luchar por aumentos salariales, que apoyarían! Sin embargo, esta política no está destinada a aplicarse al resto de Europa, que debe mantenerse con ’raciones’. Incluso la podrida socialdemocracia alemana, en coalición con los demócratas cristianos de Merkel, ha descartado cualquier cambio significativo en la política económica, particularmente en el resto de Europa.

Sin embargo, otra parte de los capitalistas tienen ahora miedo de que serán atrapados en un triángulo de las Bermudas de la austeridad sin fin. Esto amenaza con provocar una nueva crisis y una revuelta de la clase obrera. No hay opciones fáciles en la mesa. Sin embargo, el mantenimiento de altas deudas globales, a pesar de los esfuerzos de los diferentes gobiernos para reducirlas, está provocando una nueva combinación de deudas en espiral y de bajo crecimiento que podría desencadenar una nueva crisis financiera. En consecuencia, la burguesía se balancea desde el optimismo al pesimismo profundo. Desde 2007, la proporción de la deuda total, excluyendo el sector financiero, ha saltado en China a 261% del PIB. Martin Wolf afirma: "Uno puede debatir si este nivel es sostenible. No se puede debatir si un ritmo tan rápido de subida es sostenible; posiblemente no puede serlo. El aumento de la deuda tiene que detenerse con efectos posiblemente significativamente más adversos en la tasa de crecimiento de China de lo que el consenso de hoy espera".

La situación actual indica un sistema congelado simbolizado por una "paradoja del ahorro", mencionada por Keynes, con los “ahorros” de las empresas subiendo dramáticamente en todo el mundo, en parte porque los jefes sienten una mayor necesidad de protegerse a sí mismos contra las turbulencias del mercado libre. También hay pocas oportunidades para la inversión productiva capitalista, que se traduce en hordas masivas de efectivo de las empresas por valor de 44% del PIB en Japón, el 34% del PIB en Corea del Sur y montos similares en otras partes de Asia oriental. El mismo patrón de aumento inexorable de montones de efectivo mientras que los salarios se estancan o caen es evidente en otros lugares. Tan peligrosa es la situación actual que se nos informa que los bancos centrales británicos y estadounidenses han llevado a cabo pruebas financieras – "juegos de guerra" – acerca de cómo manejarían otra crisis bancaria al estilo de Lehman Brothers! Esto refuerza la idea de que otros eventos, a lo largo de las líneas de 2008 y peores, están siendo seriamente considerados por las instituciones financieras con el objetivo de tratar de poner en marcha medidas preventivas para evitar que ocurra, o si no pueden, ¿qué medidas de rescate de las instituciones financieras el capitalismo necesita tomar. Parece que Japón y la zona del euro están en mayor riesgo, pero el conjunto del capitalismo mundial amenaza con ser arrastrado hacia abajo.

Además, el parasitismo del capitalismo "moderno" es revelado por el proceso de "recompras" de la compañía de sus propias acciones, que incluso la prensa financiera ha denunciado como "cocaína corporativa" y sigue aumentando. Ganancias récord se han acumulado en una escala masiva y las recompras han aumentado en parte porque en la actualidad no hay salida rentable, pero también porque se acumula la riqueza de los capitalistas, en particular de los directores generales, que se suma a la desigualdad evidente para cualquiera, así como impulsan los precios de las acciones. Esto a su vez conduce a una caída de la inversión, lo que significa una falta de confianza de los capitalistas en su propio sistema. Mientras los jefes de las empresas engordan, las condiciones de vida de los trabajadores caen. En Gran Bretaña, si el salario mínimo nacional se hubiera mantenido a la par con los salarios de los 100 grandes cabezas empresas desde 1999, ahora sería casi £ 19 en lugar del mísero £ 6.50 por hora! Esto llevó a The Guardian (Londres) a hacer la pregunta: "Por alguna razón los comunicadores rara vez preguntan a los CEO sobre el abismo entre su sueldo y el del personal más pobre a sus órdenes. Esto está vinculado con la opinión del 76% de los estadounidenses, una cifra récord, que sus hijos no van a tener una vida mejor que ellos han tenido, y la opinión del 60% de que Estados Unidos está en un estado de decadencia. … el descontento generalizado es evidente entre casi todos los segmentos de la población. "[El economista de derecha Irwin Stelzer del Hudson Institute de los Estados Unidos, en el Sunday Times (Londres)]

Stanley Fischer, el vice-presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, advirtió en agosto sobre un "cambio permanente hacia el declive en el potencial de las potencias, como los EE.UU., Europa y China". Esta es una indicación más de que los augures económicos del capitalismo están empezando a ponerse al día con el análisis que hemos hecho desde el comienzo de la crisis de 2008. Él continúa diciendo que "la tasa decreciente de la productividad y la tasa de actividad en los EE.UU., entre otros factores pueden haber asustado respecto de la capacidad del país para generar el crecimiento económico". Tales conclusiones abiertamente pesimistas para el futuro del capitalismo estadounidense – y por implicación del capitalismo mundial – se han vuelto más y más común mientras la clase obrera, así como grandes sectores de la clase media están empezando a sacar sus propias conclusiones: "Ellos ponen al descubierto una crisis de fe en la élite mundial "[New York Times]. Este órgano del capitalismo de Estados Unidos concluye:"Ha habido un acuerdo implícito en las democracias modernas: está bien que los ricos y poderosos disfruten de jets privados y casas extravagantemente caras tanto tiempo como la masa de la gente también vea en constante aumento su nivel de vida. Sólo la primera parte de este acuerdo se ha cumplido, y los votantes están expresando su frustración en formas que varían según el país, pero que tienen en común la sensación de que el orden establecido no les está sirviendo a ellos".

ESTADOS UNIDOS

Esto tiene grandes implicaciones políticas, tanto para el estado de ánimo y la conciencia de las clases trabajadoras de los EE.UU. y del mundo, para el presente, así como el futuro. No esta ’bien’ que los ricos acumulen riqueza, incluso en tiempos de auge. Las grandes manifestaciones anti-capitalistas de todo el cambio de siglo empezaron en Seattle en 1999 antes de que el brillo se hubiera borrado completamente del capitalismo. Pero es cierto que la gran masa de la población a menudo puede "tolerar" una situación, siempre y cuando el sistema les "entregue" lo básico para la mayoría. Eso claramente no está ocurriendo ahora. De ahí que la victoria de 2013 de Kshama en Seattle, anuncia convulsiones políticas similares en todos los EE.UU..

Bernie Sanders, el senador de Estados Unidos por Vermont, ha estado bajo intensa presión desde la izquierda en crecimiento para repetir el éxito de Kshama en Seattle y tomar la decisión de presentarse como candidato socialista independiente en las elecciones presidenciales de 2016, pero todas las señales apuntan que será candidato a las primarias del Partido Demócrata. Sin embargo, campañas similares se libran en una serie de ciudades y estados para que radicales se presenten en las plataformas de la izquierda. Las elecciones de mitad de período mostraron el cntinuo potencial de continuar de Alternativa Socialista, Jess Spears obtuvo 7.943 votos, 17,41%, en su postulación a la legislatura del estado de Washington. Mientras que en el estado de Nueva York, donde Howie Hawkins, un postulante socialista como candidato del Partido Verde, ganó más de 176.000 votos, 4,9%, casi el triple de los 60.000 que ganó en 2010. Acontecimientos similares están teniendo lugar en otros lugares, pero aún no está claro si la campaña tendrá éxito en persuadir a un número suficiente para postular y por lo tanto ofrecer a las masas estadounidenses una alternativa real tanto a nivel nacional como a nivel local. Sin embargo, una cosa está clara: la planta ya ha sido preparada para la creación de una alternativa radical de izquierda o socialista considerable en el próximo período. Esto probablemente tomaría la forma de una alianza, en primera instancia, lo que lleva después al inicio de un partido de masas. Tal desarrollo, teniendo en cuenta la posición de los EE.UU. a nivel internacional, tendría enorme importancia y estimularía un proceso similar en los países que tampoco tienen aún un partido de trabajadores de masas.

Por otra parte, como el policía del mundo, el capitalismo de los Estados Unidos tiende a acumular en sus cimientos todos los factores explosivos del capitalismo mundial. En esta coyuntura, una serie de factores se han combinado para crear una "tormenta perfecta" para el imperialismo estadounidense. Eventos en el Medio Oriente, con el auge de Isis, han obligado a Obama, quien fue elegido con la promesa de retirarse de Irak y Afganistán, a hacer un salto mortal. Él es el cuarto presidente – Bush padre e hijo, Clinton y ahora Obama – que han sido obligados a presidir una intervención militar en Oriente Medio, aunque restringida en esta etapa a una campaña de bombardeos.

Esto engrana con la crisis económica subyacente, y una creciente crisis social, particularmente en lo que afecta a las personas de color. Obama es el presidente que ha expulsado de los EE.UU. más inmigrantes de todos los presidentes anteriores juntos! Luego vinieron los eventos explosivos en Ferguson con el asesinato cruel de Michael Brown por una fuerza policial fuertemente militarizada. Un asesinato similar tuvo lugar en octubre, lo que reavivó eventos incendiarios en la ciudad. Los partidarios del CIT en EE.UU. intervinieron con gran éxito, incluyendo a los miembros afro-americanos y otros de Socialist Alternative (Alternativa Socialista). Por otra parte, este es sólo un campo en el que se manifiesta el descontento de la gente de color. Esperaban grandes cambios e invirtieron grandes esperanzas en el primer presidente negro en ser elegido en los EE.UU.. Sin embargo, los afroamericanos han caído económicamente más que en cualquier otra presidencia desde la Gran Depresión" ¿Por qué somos tan leales a un presidente que no es fiel a nosotros?": Se preguntó, en 2013, un pastor estadounidense negro. La familia no blanca mediana en los EE.UU. hoy en día cuenta con un patrimonio neto de sólo 18.100 dólares – casi una quinta parte más baja de lo que era cuando Obama asumió el cargo. La riqueza media de la familia blanca, por el contrario, ha aumentado en un 1% a $ 142,000. En 2009, los hogares blancos eran siete veces más rico que sus contrapartes negros; ahora son ocho veces. En otras palabras, en términos relativos y absolutos, los negros están peor con Obama. Por supuesto, hay muchas familias blancas pobres también.

Sin embargo, la paradoja es que en las elecciones de medio término, aquellos sectores de la población negro que votaron apoyaron a Obama. Por supuesto, esta es una manifestación de ’mal menor’, una comprensión consciente por parte de la población negro, y de la gente de color en general, de que Obama es una decepción, pero unas victorias republicanas, y, posiblemente, un presidente republicano en 2016, será mucho peor. Esto no es un estado permanente de la mente. Este sector de la población, que es uno de los más pobres en los EE.UU., se unirá a un nuevo partido de masas, tan fervientemente si no más que otras capas de la población. Una prueba de una organización revolucionaria es si puede encontrar un camino a las capas más oprimidas de la población. En los EE.UU. Alternativa Socialista ya ha subido a su bandera una parte importante de los negros, los hispanos y otras personas de color que pueden jugar un papel decisivo en el desarrollo de una organización comprometida, revolucionaria.

La posición de Obama es precaria y ahora está en peligro de convertirse en un presidente “pato cojo” en sus últimos dos años en el cargo. En la campaña para las elecciones de mitad de período, los demócratas lo trataban como un recaudador de fondos lucrativo en lugar de un ganador de votos. Obama se mantuvo alejado de competencias cruciales mientras cada vez más lo vieron como estando firmemente en los bolsillos de las grandes empresas, mientras que fingía que realmente le importaba el "pueblo". Pero las amplias ganancias republicanas, en las recientes elecciones de medio plazo no reflejaron un giro a la derecha; si no más bien una enorme caída en la participación, hasta el 36,3% de las personas con derecho a voto, que fue la más baja en las elecciones de mitad de período desde 1942, en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Nuestros camaradas estadounidenses señalaron que antes de las elecciones, "una encuesta mostró que el 70% apoya la idea de echar a todos los titulares". En la votación en sí, las ganancias de los republicanos están "en agudo contraste con el giro a la izquierda en la sociedad de Estados Unidos", al igual que en estas elecciones "iniciativas de votación para aumentar el salario mínimo pasaron en Alaska, Arkansas, Nebraska y Dakota del Sur, los dos últimos estados fiables republicanos. En San Francisco, los votantes aprobaron un referéndum por un salario mínimo de $ 15 mediante un margen abrumador de 77%. En Oregon, Alaska y Washington DC, los votantes aprobaron medidas para legalizar la posesión de marihuana. Dos de las tres medidas en contra del aborto propuestas a nivel de Estado fallaron. Así que los votantes en muchos casos apoyaron posiciones rechazadas por el ala derecha, mientras que no votaron por los demócratas "Esto significa que el potencial de lucha no se ha reducido en estas elecciones.; de hecho, la probabilidad es que ha aumentado a medida que los trabajadores y los jóvenes responden a los ataques republicanos y ven que el cambio depende de lo que ellos mismos hacen.

Una de las múltiples características de la actual situación de Estados Unidos es el hecho de que el Congreso concita el desprecio del pueblo de los Estados Unidos, menos populares, según las encuestas, que los piojos y cucarachas! Se trata de un sistema disfuncional, completamente fuera de contacto con el estado de ánimo popular, dominada por las grandes finanzas corporativo de negocios, con su sistema de cabildeo podrido, e incapaz de reflejar el anhelo de un cambio. Esta es la razón por la que el Congreso está en un punto muerto y esto es poco probable que sea fundamentalmente diferente ahora, después de las elecciones de medio término.

Al mismo tiempo, existe una creciente ira por la gran brecha entre ricos y pobres, lo que ha dado lugar incluso a que Alan Greenspan – ex jefe de la Reserva Federal y ferviente apóstol de las grandes ventajas del capitalismo estadounidense – declarando que a pesar de que él ha sido libertario republicano toda la vida, "la desigualdad es la tendencia más peligrosa que afecta a Estados Unidos". La población de Estados Unidos, en una serie de encuestas, muestra una mayor oposición a la desigualdad, y creciente odio a los ricos, por sobre otros lugares. El 1% – o más exactamente el 0,001% – participa en la evasión de impuestos y fraude en una escala masiva. Pero a pesar de esta evasion de impuestos, la recaudación de impuestos refleja la creciente desigualdad de ingresos. En Gran Bretaña, el empleo ha aumentado en 1,3 millones en los últimos cinco años, pero el número de contribuyentes se ha reducido en 2,2 millones. Más del 40% de los hogares estadounidenses no pagan impuesto sobre la renta. Por el contrario, el 1% mejor pagado de los trabajadores en Gran Bretaña aporta el 28% de todos los impuestos sobre la renta, mientras que en Estados Unidos es el 46%. En 1979, esas participaciones eran 11% y 18% respectivamente. El impuesto de sociedades muestra la misma concentración. En Gran Bretaña, sólo 830 empresas pagan casi la mitad de todo el impuesto de sociedades. Cinco sectores industriales estadounidenses representan el 81% de los ingresos del impuesto de sociedades del país, pero sólo un tercio de sus empresas. Esto tiene una incidencia en los ingresos del Estado debido a que el porcentaje de ricos y más pequeño de la población tiende a evadir el pago de impuestos, que a su vez está vinculado a los crecientes déficits estatales y más austeridad, que se apoya sobre los pobres, ya que en última instancia, pagan el precio de la década de evasión de los ricos.

Al mismo tiempo, los EE.UU., con el debilitamiento de su poder, ya no es capaz de imponer su agenda económica en el mundo. La Organización Mundial del Comercio está actualmente bloqueada por un grupo de países, entre ellos Cuba y Venezuela, en la agricultura y una serie de otros temas. Pasaron casi dos décadas sin celebrar un acuerdo y ahora se la describe como en una crisis existencial. Del mismo modo, la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP) parece en un callejón sin salida. Las negociaciones del TTIP han provocado una gran oposición en algunos países, a lo que se ve correctamente como in intento de consolidar el poder en las manos de las potencias imperialistas e intimidar a cualquier gobierno nacional que se atreva a desafiar a las grandes potencias y multinacionales. Ciertamente, el movimiento de trabajadores se tiene que oponer al TTIP, pero también es necesario que se entienda que estas limitaciones legales pueden ser superadas por movimientos masivos que tomen acciones decisivas; el acuerdo del TTIP no significará que se transforme en imposible tomar acción contra el capitalismo.

Lo más fundamental, la salud a largo plazo del sistema está cada vez más en tela de juicio por el crecimiento de la tecnología. Hemos explorado este tema en varias ocasiones, la última en Socialism Today de noviembre 2014. En algunas industrias, la introducción de la automatización será una "asesino de puestos de trabajo". Robert Gordon, economista estadounidense, estima que el 47% de los empleos en Estados Unidos están amenazadas este trimestre. Algunos, entre ellos la revista The Economist, sobreestiman la capacidad del capitalismo para encontrar nuevos mercados, y, además, tiene una perspectiva utópica de cómo este problema puede ser aprovechada para el beneficio de todos, en el marco del capitalismo. Sin embargo, incluso The Economist ’sobrio’ advirtió sobre el futuro del capitalismo, convirtiéndose en "la riqueza sin trabajo, los trabajadores sin la riqueza". Se hace hincapié en que: "la creación de riqueza en la era digital, ha generado hasta ahora poco empleo. Los empresarios pueden convertir sus ideas en empresas con enormes valoraciones y casi ningún personal … un fabricante de auriculares de realidad virtual con 75 empleados, fue comprada por Facebook a principios de este año por $ 2 mil millones. Con menos de 50.000 trabajadores cada una, los gigantes de la economía moderna tecnología como Google y Facebook son una pequeña fracción del tamaño de los gigantes industriales del siglo XX".

Esto también ensancha la brecha de la desigualdad entre las naciones: "En 1820 el país más rico del mundo – Gran Bretaña – era unas cinco veces más rica que las naciones promedio pobres. Ahora Estados Unidos es alrededor de 25 veces más rico que los países pobres promedio. El coeficiente de Gini para la desigualdad entre los países se situaba 16 en 1820 (es decir, muy bajo). Se elevó a 55 en 1950, y se ha mantenido estable desde entonces. La fuerza motriz de la desigualdad desde 1820, en otras palabras, ha sido la industrialización en Occidente "Estos hechos asombrosos y cifras por sí solas son suficientes para concluir que una era sin precedentes de conflicto -. Una intensificación de la lucha de clases – está haciendo señas, tanto dentro de las naciones y en una escala mundial. Los EE.UU. será un epicentro de lucha, las convulsiones, por lo tanto serán mayores, con ramificaciones colosales para la lucha de clases y, por tanto, de las oportunidades para el crecimiento de poderosos partidos socialistas.

EUROPA

Económicamente Europa sigue sumida en la depresión, que amenaza con empeorar en el próximo período. Hemos caracterizado la situación política en todo el continente como una de ’reacción leve’. Sin embargo, esto está empezando a cambiar, como se indica al principio de este documento, con los grandes movimientos en Escocia, Irlanda y tal vez una gran colisión sindical en Bélgica, donde al final de este año ha sido testigo de la manifestación de masas de los trabajadores, tres huelgas regionales y una huelga generales nacionales, huelgas y protestas en Italia y en otros lugares. Pero explosiones similares son posibles en cualquier lugar, teniendo en cuenta la tensa situación social y política existente.

Esto quedó demostrado por los violentos enfrentamientos en Italia en la reunión del Banco Central Europeo, que se reunió en Nápoles, una de las zonas más pobres de Italia, que está experimentando su tercera recesión desde 2008. El desempleo en la zona euro se sitúa en el 11,5% con un estimado de 18,3 millones que buscan trabajo, el desempleo entre los jóvenes se eleva a un nuevo máximo de 44,2% de las personas de entre 15 y 24. Hay sin duda, un estado de ánimo explosivo en Italia – como en el sur de Europa en general – que puede manifestarse en grandes movimientos en las calles.

Alemania

La más importante novedad es la aparición de un repentino empeoramiento de la situación económica de Alemania, ya que sigue siendo el motor de Europa y por lo tanto tiene un efecto continental. Pero su economía se está convirtiendo en inestable. La producción industrial cayó un 3,1% en agosto y un 0,3% en septiembre. En general, en Alemania de, la economía cayó un 0,1% en el segundo trimestre y luego creció un 0,1% en el tercero. Sin embargo, una caída en la recesión es posible. En los dientes de la recesión mundial, Alemania fue capaz de mantener su posición a expensas del resto de Europa. Con apenas contenido regocijo, el Financial Times afirma que Alemania "modelo de crecimiento que ha ayudado a drenar la demanda del resto de la zona euro, innecesariamente negó a los trabajadores y los hogares alemanes un nivel de vida más alto y lo dejó vulnerable a los choques externos." En este artículo sostenían que era demasiado dependiente de las exportaciones, que están ahora gravemente afectadas por la recesión mundial. Las exportaciones cayeron un 5,8% en agosto, pero crecieron en septiembre. También refunfuña que el capitalismo alemán recibió una ventaja competitiva debido a la "mantención de la presión sobre los salarios … [que] han caído desde 2000, suprimiendo el crecimiento del consumo. Lo cual es especialmente de poca ayuda, mientras los otros países de la eurozona tienen dificultades para reequilibrar sus economías, que las empresas alemanas salten para apoderarse de cualquier demanda de exportación que se ofrezca. "Además, la inversión germana ha caído cinco puntos porcentuales como porcentaje del PIB desde el año 2000 y la productividad laboral por hora ha crecido menos de un 1% al año desde 2005. Los rivales del capitalismo alemán están aprovechando esta oportunidad, para presionar – exigiendo desregulación, de la misma manera que ellos han exigido esto a los demás: "su propia casa de cristal también podría hacer con un poco de ajuste estructural ". [Financial Times]

En cuanto a las perspectivas para Europa emergente de tenue recesión, el mercado se estanca e incluso puede disminuir. Lo mismo sucede con el euro en sí, que ha caído a un mínimo en dos años. En consecuencia, los antagonismos capitalistas imperialistas dentro de Europa se han intensificado, como lo han hecho en una escala mundial entre los diferentes bloques de poder. Esto se manifiesta en el creciente antagonismo entre los que, como Francia, España, Italia, etc – desean un relajamiento de las restricciones monetarias del euro – y el capitalismo alemán y los países centrales a su alrededor. El cálculo es que si las restricciones presupuestarias se soltaron a más del 3% del PIB se generaría "demanda" y, junto con otras medidas tales como la continuación de una forma de flexibilización cuantitativa, daría una salida, al menos temporalmente. Las autoridades financieras europeas calculan que con esto habría una oportunidad de evitar la deflación temida si el BCE interviene para comprar activos del sector privado en una escala suficiente – que implique gastos hasta 1 € billones de dólares, incluyendo a los ’bonos basura’griegos y chipriotas. Sin embargo, todos los ingredientes estando presentes para el colapso del euro, a pesar de garantías de que, a diferencia de en 2012, ha pasado el ’peligro’.

No tiene! Se están están acumulando presiones colosales sobre los gobiernos nacionales, en particular a través de niveles permanentes de alto nivel de desempleo, ya que actúa sobre la juventud, mientras que el FMI ha dicho que hay una buena probabilidad de un colapso repentino del euro. A medida que los problemas se acumulan, los inversores y el capital están empezando a huir de Europa, y las debilidades del continente comienza a actuar como un lastre para la economía mundial, que podría durar años. Deutsche Bank sostiene ahora que el mundo está agobiado por una ’eurosaturación’. Señala que a principios de este siglo, el reciclaje de los excedentes de China en bonos del Tesoro estadounidense se tradujo en el problema del rendimiento de los bonos excepcionalmente bajos de los Estados Unidos: "Esperamos un gran exceso de ahorro de Europa, junto con un agresivo Banco Central Europeo expansivo, provocando algunos de los flujos de salida de capital más grandes en la historia de los mercados financieros ".

En el ámbito europeo los problemas son insolubles en virtud del presente acuerdo económico y se están acumulando. Tales son las disparidades ahora entre el Norte de Europa y el Sur, que será cada vez más difícil para los gobierno mantener el euro, que es una forma perniciosa de devaluación interna. Es probable que algún tipo de rotura se inicia por el sur de Europa, pero no se puede excluir que Alemania o algún otro país del norte de Europa, o incluso Italia o Francia tomará la iniciativa de romper con el euro, lo que será seguido por otros

46) Lo que es cierto a nivel continental lo es doblemente en relación a los distintos países que componen la UE. Sólo es posible dar aquí un bosquejo de las principales características económicas y políticas en algunos de ellos.

Francia

En Francia, el gobierno ya ha anunciado que el déficit presupuestario será de al menos el 4,4%, muy por encima del límite del 3%. El gasto público asciende a 55% del PIB. Esto es sólo un reflejo de las últimas conquistas de los trabajadores franceses, muchas de las cuales aún se conservan. Hasta ahora, los distintos gobiernos, tanto de "izquierda" como de la derecha, se han mordisqueado en ellos, pero no han tomado el hacha, como lo han hecho los antiguos aliados de Francia. El presente primer ministro derechista, Valls, que viene de la extrema derecha del Partido Socialista, se ha visto obligado a asegurar a la clase obrera que la semana de 35 horas sigue siendo ’sacrosanta’. Es muy poco probable que sus garantías se mantendrán. Si el gobierno sigue siendo intransigente, se enfrentará a una tormenta mediática, con las amenazas de las grandes empresas de reubicarse fuera del país, como ya lo han hecho. La única manera de derrotar esta presión sería con un gobierno de los trabajadores, que apele a la clase trabajadora, lleve a cabo un programa radical y evite que el capital huya del país, a través del control estatal de todas las entradas y salidas, lo cual sólo es posible a través de la nacionalización de los bancos en el sector financiero.

El BCE y la Comisión Europea todavía pueden actuar con cuidado en lo que se refiere a Francia y "patear la lata adelante por el camino ’. Sin embargo, esto no puede continuar indefinidamente – este camino es finito. Si se prolonga demasiado las "reglas" perderáb todo sentido y todo el "proyecto" se derrumbarán. La presidencia de Hollande está en serios problemas, ya que está entre la espada y la pared entre la presión de la clase obrera y la ejercida por los capitalistas con su panoplia de poder. Sus índices de popularidad se encuentran en niveles bajos sin precedentes. Llegó al poder se comprometió a tomar algunas medidas contra la austeridad, pero ante el primer obstáculo, capituló ante el mercado y las exigencias del BCE en favor de ’más austeridad’. Esto a su vez provocó grandes huelgas en el otoño de 2013, que llevó a la prensa burguesa a especular a principios de 2014 sobre "el fin no sólo de Hollande, sino de la Quinta República". Pero este año, las grandes federaciones sindicales sólo han movilizado a medias.

De acuerdo con las encuestas, en una nueva elección presidencial, Marine Le Pen derrotaría Hollande. Y no se descarta del todo, tal es la profunda crisis que asedia Francia, que él o su sucesor pueda verse obligado convocar una elección presidencial anticipada, en el contexto de una nueva ronda de huelgas de masas y la creciente oposición de la derecha. La extrema derecha podría ganar tal elección. Sin embargo, si Le Pen gana la presidencia, esto actuará como un trueno para despertar a la clase obrera francesa y europea, como ocurrió en 2002, lo que puede dar lugar a movimientos de masas en las calles y fábricas, lo que posiblemente recuerda un elemento de los días de 1934 cuando trabajadores y jóvenes salieron a mostrar que no iban a permitir que un Hitler francés llegara al poder.

En la actualidad no hay ningún punto de referencia visible para las masas de la clase obrera en el plano político después de Mélenchon tiró la toalla y abandonó el liderazgo del Frente de Izquierda. Pero las oportunidades se presentará