Venezuela: Del Caracazo al Cumanazo

“El 27 de febrero de 1989, el pueblo pobre salió a las calles de Caracas para saquear todo lo que se encontraba a su paso para expresar su descontento, su hambre… El pasado 11 de junio del 2016, en Cumaná ocurrió algo similar…”

En 1989, el pueblo que había votado por el gobierno Socialdemócrata de Carlos Andrés Pérez, sale a las calles a protestar contra las medidas económicas impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), en las primeras horas de la mañana del día lunes 27 de febrero; que inicio con una protesta por el alza del pasaje de transporte público en Guarenas, Edo. Miranda y que luego se extendería a Caracas, coincidiendo con una huelga de la Policía Metropolitana (hoy extinta y sustituida por la PNB). Simultáneamenteen Mérida se había dado el asesinato de un estudiante, y desde hace meses el país venía de convulsiones y protestas casi diarias por la carestía de la vida y la crisis social.

Todo ello se convino sin ser algo organizado, en la chispa que desató la furia de la población con saqueos de establecimientos comerciales en el centro de Caracas y que horas de la tarde noche se extendería a otras zonas populosas de Caracas; con una policía que no podía contener la poblada que saqueaba no solo comercios donde se expedían alimentos, sino también electrodomésticos, farmacias y joyerías en un acto de revancha contra quienes para ellos los habían robado durante años y un gobierno que los traiciono en la esperanza de contener los niveles de pobrezas que a comienzo de los 80 se empezaron a agudizar.

El día martes 29 al medio día en cadena nacional el gobierno decreta la suspensión de las garantías constitucionales (Hoy Estado de Excepción), la salida del ejército a las calles y un toque de queda a partir de las 6 de las tarde. Esa misma noche comienzan a llegar a los hospitales una gran cantidad de heridos y muertos a raíz de la alta represión por parte del gobierno, esto se extendió por una semana, era lamentable la cantidades de muertos que amanecían todas las mañana y que no eran recogidos sino horas después o el rostro de madres desesperadas buscando a sus hijo en los hospitales o la foto de un niño con un tiro en la cabeza en la Av. San Martin por saquear un pote de mantequilla, y en la morgue sin saber su paraderos que años después se sabría que eran enterrados en fosas comunes en un sector del cementerio llamado la peste.

Ninguno de los culpable de la muerte de estos venezolanos fueron enjuiciados ni en la cuarta( democracia representativa 1958-1998, Binomio AD-COPEI); y menos en la quinta república, (democracia participativa, “Chavismo” 1998-actual) nunca se han podido calcular la cantidad de venezolanos quemurieron en esos acontecimientos y que durante el Gobierno de Chávez fue que se otorgo indemnización a algunas de las familiaresde las víctimas.

Lo que se conoció entonces como el Caracazo, fue la justificación junto a la corrupción de los Gobiernos punto fijista (1958-1998)de los dos alzamientos de militares el 4 de febrero 1992 y 27 noviembre del mismo año; que el mismo Chávez en sus discursos siempre reivindicaba, diciendo que el pueblo salió en el 89 por hambre y que mas nunca un militar apuntaría las armas contra el pueblo.

“Deja vu” en Cumaná

En los últimos meses se puede leer en la prensa y en las redes sociales dada la crisis de desabastecimiento que se viene viviendo desde finales del 2014 pero que en el 2016 se ha agudizado, teniendo diferentes motivos, entre ellos la caída de los precios del petróleo que han mermado en la compra de la mayoría de los productos en el exterior, la paralización de algunas empresa con la excusa de no tener materia prima para producir, la paralización de empresas nacionalizadas que por la corrupción y la mala política de producción están prácticamente paralizadas, el contrabando de productos por las fronteras que a pesar de haber sido cerrada,continua con la complicidad de entes del Estado y un flagelo que ha nacido en esta crisis que son los revendedores mejor llamados Bachaqueros; que son consecuencia de toda la crisis que se vive en el paísy que son el reflejo de un sistema económico explotador que se degenera cada vez más a la barbarie.

El 11 de junio de este año, se da una situación en un pueblo del oriente de Venezuela llamado Cerezal los habitantes salen a la calle a protestar por la falta de alimentos y son reprimido por la policía del estado Sucre y la Guardia Nacional Bolivariana, que fueron a contener a la población sin equipo especial para reprimir y al sentirse rebasados por la poblada accionaron sus armas de fuego dejando un muerto y 11 personas herida, días después en la capital del mismo estado, Cumaná una poblada al no encontrar alimentos y bajo la consigna “Estamos cansados de comer solo mangos” comenzaron a saquear comercios privados y públicos. No se tienen cifras exactas de cuantos comercio fueron saqueados pero se habla de mas de 100 y se detuvieron a 400 personas, se decreto toque de queda en la ciudad y fue militarizada.

¿Vandalismo o Hambre?

Las primeras declaración de los personeros del gobierno sobre este acontecimiento y otros en menor auge, es que son grupos de bandidos que están pescando en rio revuelto. Porque el Estado esta llevando los alimentos a todo el territorio nacional.

No se puede negar que siempre hay individuos pescando en rio revuelto incluso de organizaciones de la extrema derecha, pero de esto a negar la situación que se vive es un gran trecho; otros acusan de vandalismo porque no solo se saqueo comida sino también fueron tiendas de electrodoméstico y ferretería, pero olvidan que en el 89 el gobierno no solo acuso al pueblo de vandalismo sino que acuso a la izquierda de ser el promotor de los saqueos. En el 89 la historia evidencio que la izquierda la tomo desarticulada y que la poblada corría por las calles sin sentido y que solo era una revuelta que no buscaba derrocar el gobierno.

Días después el gobierno toma medidas urgente aceptando la crisis en oriente pero sin afirmarla, se interviene la policía del estado Sucre, se cambia al director del REDI (RegiónEstratégica de DesarrolloIntegral), acude el vicepresidente de la república a la región y se hace un convenio con el gobierno de Trinidad y Tobago para proveer de alimento al oriente.

La mayoría de las revueltas se han dado en zonas populosas al igual que en el 89; donde quienes saquearon fueron los barrios, contrarios a la clase media y alta que se apertrecharon esperando que los barrios no llegaran a estos sectores. Es por esto que el gobierno debe darle una lectura más amplia y no quedarse en el análisis que son sectores que están siendo manipulados por la derecha y si esto es cierto, como es posible que estos sectores pudieran tener influencia en sectores que hasta hace nada fueron Chavistas a muerte.

La situación actual es compleja, situaciones como la que pasaron en Cumaná pueden seguir pasando en otras zonas del país sino se toman los correctivos.

Nuestra organización política, Socialismo Revolucionario, proponemos:

No seguir pagando la deuda a los Inversionistas Buitres que no son proveedores de servicios al contrario son tenedores de deuda que no aportan nada a la nación.

El impulso de los CLAP pero sin apropiación de ninguna organización política y que el control este en mano del pueblo sin imposición desde arriba.

Que se realice contraloría social a los entes encargados de la compra y distribución de los alimentos, basta ya de complicidad a los corruptos que perjudican al pueblo.

Atacar las mafias del bachaqueo pero no solo al bachaquero básico sino al corporativo y detener a los efectivos de seguridad que se hacen cómplice de este mal.

La reactivación de las empresas de alimentación nacionalizadas y que están bajo el control de la burocracia del estado; son los trabajadores y el pueblo, organizados quienes deben dirigirla producción como empresas de producción social y no como una industria con intereses capitalistas, es decir del mercado.

Se deben organizar comités de defensa de los derechos sociales conquistados en estos 18años, en cada centro de trabajo con alianza con los sectores populares, urbanos, campesino organizados; y que asuman control democrático sobre el ejército y los cuerpos de seguridad y órganos de administración de justicia del Estado, para que estos no repriman al pueblo, lo criminalicen, (metiendo a todo aquel que exprese su descontento en un mismo saco: vándalos, paramilitares, opositores de derecha), y que sean un apoyo en la lucha contra los enemigos del pueblo que están hoy dentro del sector gobierno y la oposición burguesa MUD y sus aliados internacionales.

Estamosa las puertas de una confrontación que traería peores consecuencias a las vividas en los años 80, que podría llevar a varios escenarios entre ellos una guerra civil, un golpe de estado de extrema derecha estilo Pinochet en el 1973 en Chile, un acuerdo de gobernabilidad de los dos bandos para mantener el sistema capital y que no afecte sus intereses de clase dejando como siempre por fuera a las clases menos poseídas.

Por ello, ante la incapacidad del actual gobierno y de la propia oposición burguesa MUD. Ambos no tiene solución a la crisis desde una perspectiva de los intereses del pueblo pobre trabajador. Es urgente la unidad de acción de los sectores revolucionarios, progresistas, anti capitalistas y anti imperialistas, en un frente amplio revolucionario que puedan servir de instrumento político el pueblo trabajador en su lucha por profundizar un proceso que se estanco y está desviando sus perspectivas populares; que plantee una genuina alternativa socialista revolucionaria, democrática popular. Pues en Venezuela, no existe socialismo como lo pregona el gobierno y lo ataca perversa e hipotéticamente la derecha.

Aún hay tiempo de poner la balanza de la historia a nuestro favor, mañana será tarde.