“¡Las condiciones en los campos de detención son absolutamente inaceptables!” exclama el periódico „Sentharakai“ (Estrella Roja), publicación mensual del United Socialist Party (USP – CIT en Sri Lanka). Lo siguiente es un resumen de un artículo de la última edición.

Una lucha unida es necesaria para lograr la liberación

”Condiciones inaceptables” en campos de detención tamiles

”Condiciones inaceptables” en campos de detención tamiles

“Las lluvias recientes inundaron las incontadas tiendas de campaña en los campos vanni, en el norte de Sri Lanka. Miles de refugiados tamil-hablantes ya no tienen para donde irse. Otra vez se convirtieron en refugiados: ahora son refugiados al dentro de los campos que tendrían que proteger los miles de deplazados por la reciente guerra horrible.

“¿Como el gobierno pudo ser tan ciego para no ver que ahora iba a empezar la época de lluvias, y que las condiciones en los campos son totalmente inadecuadas en caso de inundaciones? Oficiales regionales del gobierno tenían que saberlo y predecir las consecuencias, que son tan simples que hasta un niño podría imaginarselas. Todo el mundo sabe que a estos campos les faltan las facilidades más básicas, ¡pero en Sri Lanka está prohibido mencionarlo!

“Por lo menos 300,000 personas están detenidos contra su voluntad en los campos. Incluso las estadísticas del gobierno estiman un número de 274,515 desplazados. Entre ellos 252,214 están en los campos en Vanni y un estimado 4,329 se encuentran en los hospitales. Obviamente, las estimaciones del gobierno no dan la imagen completa. Pero hasta el gobierno admite que hay por lo menos 31,000 niños detenidos en los campos. Solamente hay un baño para cada 200 refugiados. El 30% de las personas sufre de malnutrición, hay un inicio de epidemias como la hepatitis, y no existen centros de atención médica.

“El USP se dio cuenta que el gobierno de Rajapakse está planeando nuevas colonias para la etnia de los Sinhala en el este y en el norte, donde antes vivían mayoritariamente los Tamiles. El gobierno está planeando construir varios cuarteles militares estratégicamente ubicados antes de permitir que los Tamiles regresen a sus hogares. Además, desgraciadamente nos dimos cuenta que este gobierno violento y chovinista proyecta la creación de una sociedad „multiracial“ en el norte. Esto es una falta de sensatez, considerando la causa de una guerra que duró 30 años y cobró la vida de miles de Tamiles inocentes. Como resultado, el gobierno que tanto se enorgullece haber logrado la victoria, realmente no ha hecho nada más que crear más desorden en el conflicto en vez de solucionarlo.

“Después de anunciar el final de la guerra, el gobierno aseguró que iba a repoblar las areas evacuadas de las personas desplazadas en un plazo de 180 días. Ahora ya pasaron más que 100 días. Si toman en serio su promesa, la mayoría de los refugiados deben retornar a sus hogares. Sin embargo, no solo siguen encerrados en condiciones cada día peor, sino también ya hubo un considerable número de muertes en los campos. Varias personas que supuestamente eran miembros de los Tigres de Liberación de Tamil Eelam (LTTE) „desaparecieron“. Este es el secreto detrás de la práctica del gobierno de no admitir ninguna clase de vistador a los campos: Muertes y desapariciones.

“Incluso a miembros del parlamento se les negó la admisión a los campos. Permisos solicitados por la vía judicial se posponen, poque obviamente hay otras órdenes de la parte del gobierno.

“Los campos de Vanni solamente reflejan el montante de la crisis actual. La cuestión nacional de los Tamiles tiene una historia de más de 60 años, de la cual la guerra de 30 años fue el punto culminante. Desde la independencia, la clase capitalista de los Sinhala no ha dado niguna consideración a las aspiraciones nacionales de las masas Tamiles o musulmanas de habla tamil. Ni el United National Party (UNP), el partido pro-capitalista más importante, ni el partido de Rajapakse, Sri Lanka Freedom Party (SLFP), puede en algún momento aportar una solución a estos problemas. La historia también demostró que el problema tampoco se resuelve por medio de una guerra de guerrillas. Solamente venciendo al gobierno capitalista del sur los Tamiles podrán conseguir sus derechos. Tenemos que unirnos con las fuerzas de la izquierda en el sur para luchar justamente por eso.

“En el clima acutal, quizás no sea obvio que es necesario luchar juntos con la izquerda en el sur para conseguir los derechos de los Tamiles. Pero solamente la izquerda sigue y seguirá luchando por los derechos de los Tamiles, también bajo circumstancias peligrosas y hasta a peligro de muerte. Para vencer el gobierno chovinista y capitalista y para liberar a las masas tamil-hablantes tenemos que unirnos en la lucha. Trabajadores tamiles, sinhala, musulmanes y de las tierras altas se tienen que juntar para luchar por un cambio social. El United Socialist Party lucha por este cambio.

Committee for a workers' International publications

p128

p248 01

p304 02

imgFooter1