Rechazar las falsas negociaciones • Organizar comités de defensa democráticas para repeler los brutales ataques del gobierno de CY Leung!

El viernes 3 de octubre, después de seis días de protestas ,con la perspectiva de dos días festivos, el movimiento democrático de masas sufrió lo que, claramente, fueron ataques coordinnados en varios frentes. En el barrio obrero de Mong Kok, donde miembros de Acción Socialista (sección del CWI-CIT en Hong Kong ) han participado activamente en las protestas del “Movimiento de los Paraguas”, bandas criminales (pertenecientes a las tríadas) y una muchedumbre movilizada por ’Caring Hong Kong Power’ - un grupo racista de extrema derecha pro régimen – atacaron violentamente la ocupación , derribando tiendas de campaña y barricadas y agrediendo a los manifestantes pro-democracia, mientras la policía observaba pasivamente. Un ataque simultáneo y de idénticas características,, con una mezcla similar de los bajos fondos y fuerzas pro-Beijing , tuvo lugar contra la ocupación en Causeway Bay, en Hong Kong Island, proporcionó un pretexto para que la policía entrara dentro de la zona de las barricadas y las tiendas de campaña, en un intento de acabar con la ocupación allí. En un comunicado emitido por la policía al final de la jornada se hablaba de que 37 personas habían resultado heridas al menos 18 de estos en Mong Kok, donde 19 personas fueron detenidas - la mitad de ellos tenía "antecedentes por pertenencia a las tríadas" según la propia policía.

Un nuevo grupo pro-gobierno se formó esta semana , llevan cintas azules, en apoyo de la policía, como un contrapeso a los manifestantes por la democracia que llevan una cinta de color amarillo. Este es sólo la última de las muchas “iniciativas de ciudadanos preocupados” que están en organizaciones enfrentadas a quienes critican la dictadura Chino (PCCh). En un video que circula por las redes sociales se ve a un grupo de policías cerca de una comisaria en Causeway Bay distribuyendo cintas azules a una grupo de hombres en su mayoría de mediana edad que más tarde fueron vistos atacando las ocupaciones.

La violencia desatada ayer por el gobierno es la continuación de un ataque llevado a cabo dos días antes por Heung Yee Kuk ,una organización rural pro régimen, contra un puesto de la campaña dirigida por la organización sindical pro-democracia Confederación de Sindicatos de Hong Kong (HKCTU). Alrededor de 10.000 miembros de la HKCTU - en sectores como el transporte, la educación y los servicios - han estado en huelga desde el lunes, como parte del actual movimiento de protesta .Esta violencia orquestada está respaldada por una intensa propaganda mediática contra el "caos" y la "parálisis económica".

También en el principal lugar de la protesta ,el Almirantazgo, existe ahora una necesidad urgente de organizar la defensa seria contra de los matones derechistas pro-Beijing y las nuevas agresiones de la policía. Se han producido enfrentamientos entre la policía y enfurecidos manifestantes en Almirantazgo por las maniobras engañosas de policía y provocadores. El viernes por la mañana, por ejemplo, la policía pidió a los ocupantes hicieran un corredor para permitir pasar una ambulancia que trasladaba a un policía enfermo,lo que aprovecharon para introducir en camiones gas lacrimógeno, balas de goma, y otro tipo de armamento. Un periodista informó que vio en la noche del jueves trasladar a las oficinas de gobierno contenedores con la etiqueta "redonda, 38 mm “ que es otro nombre para denominar las balas de goma.

Masas defienden la ocupación en Mong Kok

La acción policial ha convertido efectivamente la oficina del presidente ejecutivo CY Leung en una fortaleza armada después de que grupos radicales de estudiantes amenazaran con organizar una ocupación allí. Esto muestra la aparente frustración entre las secciones más radicales de la juventud no sólo con el juego de lenta espera del gobierno y los ataques violentos, sino también con un creciente temor de que los líderes "moderados" esten de nuevo buscando una manera de ir paralizando el movimiento.

Los ataques contra los sitios de ocupación fueron claramente coordinados, siguiendo un patrón y el momento casi idénticos - al mediodía, cuando el número de ocupacntes era más bajo. Los manifestantes por la democracia no tienen ninguna duda de que el contraataque contra el movimiento de protesta fue organizado y dirigido por el odiado gobierno de presidente ejecutivo CY Leung y los comandantes de la Fuerza de Policía de Hong Kong cuyo brutal ataque con gases lacrimógenos contra las protestas pacíficas que ha desencadenado la ’Revolución de los paraguas” es ya mundialmente conoocido.

En Mong Kok, un llamamiento pidiendo refuerzos para retomar el control de la zona por el movimiento de protesta ,tuvo como respuesta una autentica “marea pro-ocupación” de más de 10.000 personas la noche del viernes. Esta es una increíble respuesta, dado que las declaraciones emitidas por los líderes "oficiales" del movimiento - incluyendo la Federación de Estudiantes y la juventud ONG Scholarism – hacen llamamientos sólo para que las personas que se reúnen en el sitio principal de protesta,el Almirantazgo, frente a la sede del gobierno asediado. La movilización para defender el lugar de la protesta de Mong Kok fue una iniciativa de los grupos más radicales y de protesta "no oficial" y la gente común.

Varios sitios de ocupación

Esta es una cuestión importante. Tener varios sitios de ocupación aumenta la eficacia del movimiento de protesta en términos políticos y aún más importante en términos económicos . Pero tal vez su efecto más importante es hacer las ocupaciones más resistentes a los ataques de la policía. La descentralización de las ocupaciones en cuatro sitios, en un momento, fue una respuesta a la ofensiva de la policía del 28-29 de septiembre que pretendía romper el movimiento actual. Fue una respuesta táctica brillante y totalmente improvisada de los manifestantes que los comandantes de la policía no estaban preparados estratégicamente para controlar. El plan de ataque de la policía para aplastar el movimiento de ocupación se basaba en dar respuesta policial a la propuesta planteada por ’Occupy Central (una campaña dirigida por profesores liberales que realmente nunca se materializó) - para un solo sitio, en otras palabras, lo que podría haber sido mucho más fácilmente rodeado y derrotado.

La presión también está motivando que, dentro del ’Movimiento de los paraguas’, secciones de su liderazgo esten nquietos por la existencia de tantos lugares de protesta, porque esto hace el movimiento mucho más difícil de controlar para esos líderes en gran medida auto-designados El

sector "moderado" de politicos demócratas burgueses, que hoy tienen la influencia política dominante dentro del movimiento, están casi tan asombrados como los gobiernos de Hong Kong y China, por la magnitud escala y el espíritu de lucha de las protestas. Estos políticos siempre han temido la lucha de masas porque saben qu estas pueden radicalizarse y escapar a su control.

"En la actualidad, la situación actual es la confusión", dijo el ex líder del Partido Demócrata Albert Ho Chun-yan. Los políticos burgueses como Ho se oponen a la lucha de masas y ha dado crédito a la propaganda de miedo difundida por el gobierno contra el "extremismo" y las "protestas violentas. Este fue el caso cuando muchos políticos democráticos en 2011 condenaron con airadas protestas la actitud “violenta” de unos manifestantes que protestaban en un foro de debate organizado por el gobierno.Entre los manifestantes se encontraba el activista socialista Leung Kwok-hung ( conocido como “Pelo Largo” y que en 2004 fue elegido miembro del Consejo Legislativo de Hong Kong) que finalmente fue condenado a un mes de cárcel. La presunta "violencia" en este caso fue unos maceteros rotos y una puerta dañada hechos por los que incluso el propio tribunal que lo condenó no culpó a “Pelo Largo”,que por otra parte había sido agredido por un simpatizante del gobierno en este foro. Este y otros incidentes fueron aprovechado por los demócratas moderados para denunciar "protestas violentas", sobre todo porque estaban en época de elecciones (para los consejos de distrito) y se enfrentaban al reto que suponía la presencia en esas elecciones de los candidatos más "radicales".

Así que hoy no es de extrañar si moderados como Ho están "confunsos” por una lucha de masas sin precedentes. Pero lo más llamativo del movimiento actual en Hong Kong es más bien la claridad de los objetivos y las acciones decisivas que los jóvenes, los estudiantes y la gente trabajadora está exhibiendo en su enfrentamiento diario con el gobierno y la policía.

Los pan-demócratas "moderados” tienen como ’objetivo llegar a un compromiso, una "solución pragmática", que implica que sólo puede haber concesiones periféricas, dejando a los actuales gobiernos dictatoriales - con o sin CY Leung - en el poder. Este no es un programa para la "democracia plena", como exigen las masas, y por lo tanto corre el riesgo de dar rienda suelta a la insatisfacción masiva.

Los actuales ataques violentos contra el movimiento de masas forman parte de una estrategia del gobierno, como Socialist Action( CWI-CIT en Hong Kong) ya advirtió que así sería, para aumentar la presión sobre los demócratas pan-demócratas "moderados" y grupos como ’Occupy Central (OC) para buscar una salida a través de "compromiso". Los ataques también aumentan el nerviosismo de los dirigentes "moderados" que preferirían volver a centralizar el movimiento de protesta en un,- más fácil de controlar,lugar de la protesta. Esto explica por qué, mientras que han condenado los ataques violentos y criticado el papel de la policía, hay una evidente falta de interés por parte de estos líderes para pedir la continuación - y la defensa - de las ocupaciones de Mong Kok y Causeway Bay.

Negociaciones?

En esta etapa de la lucha, después del impulso inicial, caracterizada por la falta de una estrategia clara y un liderazgo real, existe incertidumbre sobre hacia donde debe ir el movimiento y cuáles deben ser sus demandas. Una cuestión clave es la actitud hacia las negociaciones, que el gobierno ,en un principio se negó a mantener.

En muchas ocasiones en Hong Kong, un movimiento de protesta de masas se ha quedado con las manos vacías, porque los líderes no están bajo el control democrático y hay miles de ONG pero no hay organizaciones auténticamente de masas, especialmente organizaciones de los trabajadores. Los políticos burgueses que dominan la lucha por la democracia en esta etapa no quieren una revolución – ni de “los paraguas” ni ninguna otra- ya que comparten el temor de la clase capitalista que esto irá más allá de las convocatorias de una persona, un voto (la democracia burguesa) y puede empezar a desafiar directamente a las grandes corporaciones que están desangrando al pueblo. Con demasiada frecuencia, los líderes pan-democráticos han caído en la trampa del falso diálogo con la dictadura del PCCh o sus secuaces locales - el diálogo que sólo tiene un propósito: hacer que la gente se vaya de las calles sin ofrecer ningún cambio real o significativo.

Ya hay división dentro del movimiento sobre esta cuestión crucial. Los principales grupos de estudiantes declararon inicialmente, con gran acierto, que las negociaciones estaban descartadas mientras CY Leung se mantuviera en el cargo.Se trataba de una posición de mínimos. Sin embargo, cuando el gobierno hizo una oferta a líderes de la protesta en la noche del jueves, 2 de octubre, un plan obviamente aprobado o dictado por Beijing, los "moderados" y especialmente los líderes de la ’Occupy Central( OC)”’ se mostraron indecisos al tener por una parte la necesidad de abrir las conversaciones y por otra la presión de ver que han perdido el control sobre el movimiento.

Los ataques en Mong Kok y Causeway Bay atraviesan este desarrollo del movimiento , con la presión de las masas a los dirigentes estudiantiles haciéndolos cambiar su posición y tener que decir que no a las negociaciones. Pero los líderes de ’OC’ han dado a entender que todavía están abiertos al diálogo con el gobierno. Su afán por desviar la lucha de las masas en las calles a reuniones en que los líderes de ambos bandos se sientan alrededor de una mesa es parte del ’ADN’ político de los pan-demócratas "moderados". Quieren usar cualquier conversación para reclamar "una victoria moral", argumentando que las protestas masivas se terminaron "por ahora". Sin embargo, tal posición sería desastrosa. Esto significaría tirar por la borda el enorme impulso que esta lucha de masas ha adquirido y dejar que el gobierno - que tiene unas reservas sin fondo de la falta de honradez y actitudes intrigantes y manipuladoras-de el golpe de gracia.

Postura de Socialist Action en la ocupación de Mong Kok.La necesidad de un partido obrero

Los éxitos de toda lucha, todo este movimiento histórico, tienen que ser medidos por las ganancias concretas, no por promesas vacías. Esto significa ni más ni menos que la caída del gobierno cruel y corrupto de la CY Leung y la negativa a aceptar cualquier sucesor que no sea a través de una elección verdaderamente democrática, sin intervención ni presión del mundo de los negocios, dominado por el PCCh, en el que no haya ningún tipo de restricciones. También significa la sustitución de la legislatura-montaje actual( en la que la mitade de sus miembros son elegidos por los sectores económicos y sociales afines a Pekín) por un consejo legilativo con sus miembros totalmente elegidos, sujetos a revocación popular, y a los que se les pague el salario correspondiente un trabajador calificado . Al igual que en el reciente referéndum de Escocia,se debe rebajar la edad de voto a los dieciséis años, pues los jóvenes que han demostrado sin lugar a dudas el papel crucial que desempeñan en el desarrollo político de la sociedad.

Los socialistas no somos dogmáticos que descartan la idea de las negociaciones por principio. Hay muchas ocasiones en que en una lucha en un lugar de trabajo o en movimientos sociales,los socialistas hemos tenido que negociar.En estos casos siempre respaldados por el apoyo de las masas y con una perspectiva de futuro. Pero las conversaciones con este gobierno de Hong Kong - bajo las órdenes de una dictadura que nunca va a negociar lejos de su poder y control - es una receta para un fracaso seguro. Esto es especialmente cierto si los negociadores son los mismos líderes pan-democráticos "moderados" cuyo limitado enfoque no ha dado un solo avance democrático real en más de tres décadas (y que no jugó ningún papel en el lanzamiento del movimiento de masas actual).

Socialist Action, como organización marxista, sirve como memoria del movimiento de la clase obrera. Recordamos a las masas los errores del pasado - la amarga experiencia de traiciones en la historia de la lucha de la democracia de Hong Kong - por lo que estas oportunidades perdidas se pueden evitar en la lucha de hoy.

Este magnífico movimiento de masas ha captado la atención de todo el mundo, especialmente los oprimidos, los trabajadores y la juventud. Ha habido expresiones de solidaridad de todo el mundo, incluyendo las organizaciones de trabajadores de Filipinas a Gran Bretaña. Durante el día de fiesta ’Día Nacional (1 de octubre) el número de personas que participaron en las manifestaciones en Hong Kong fue de más de 200.000.

Socialist Action ( CWI-CIT en Hong Kong)ha desempeñado un papel activo en el movimiento de ocupación y la huelga de estudiantes desde su inicio. Vinculamos la lucha democrática a la necesidad de luchar contra el capitalismo, sobre todo la necesidad de un nuevo partido obrero de masas que aglutine a la clase trabajadora y las capas de la izquierda de este movimiento. Esto es necesario para desafiar el poder económico dictatorial de familias-magnate de Hong Kong y construir apoyo para una alternativa socialista con, por ejemplo, el control público democrático sobre los bancos y las compañías de propietarios como la única manera de aliviar la carga insostenible de los costos de vivienda,uno de los más inasequibles en el mundo.

Socialist Action , como una de las pocas voces en este movimiento, llama a extender la lucha al continente, mediante el apoyo a las luchas de los trabajadores ilegales en talleres clandestinos de China y la lucha contra la represión estatal. Esta es la única estrategia viable para derrotar a la dictadura de partido único (PCCh), que hoy constituye un obstáculo para la democracia en Hong Kong, así como, por supuesto en la propia China. Desafortunadamente, muchos de los grupos de la protesta, especialmente aquellos influenciados por los partidos liberales pro-capitalistas como el Partido Demócrata, no ven la necesidad de este tipo de estrategia e incluso la rechazan abiertamente porque la ven como una "injerencia “ en los asuntos de China y consideran que llevará a la dictadura a tomar una más postura de línea aún más dura.

La "autocensura" y los intentos de separar las dos luchas son un enfoque de graves defectos que en realidad fortalece la mano dura del régimen chino. La “revolución de los paraguas" debe transmitirse de Hong Kong a China, y cuanto antes mejor. Pero esto requiere un programa basado en los intereses de la clase trabajadora y los pobres, en China y Hong Kong, en oposición a los intereses de los capitalistas que de todos modos están firmemente en el campo anti-democrático.

Hemos sostenido que las protestas de la democracia de masas deben organizarse en líneas democráticas, con comités de acción elegidos abiertos a todos los grupos participantes para ejecutar los trabajos, coordinados con los trabajadores en huelga y estudiantes para tomar todas las decisiones importantes sobre las futuras tácticas, incluyendo la postura a d tomar hacia eventuales concesiones u ofertas de conversaciones por parte del gobierno.

Nos enfrentamos a la crítica y a los intentos burocráticos para bloquear nuestra actividad de algunos de los grupos dentro de la lucha por la democracia ya en las protestas de 2012 y hay una ausencia similar de estructuras democráticas hoy.Mientras que la ocupación en gran parte espontánea y poco organizada corrió con una energía impresionante en sus primeros días, este modelo de la realización de una lucha de masas está siendo puesta a prueba por la campaña del gobierno para aterrorizar a las ocupaciones. La violencia contra el movimiento de protesta hace que el tema de la organización democrática sea de extrema urgencia, con la necesidad de crear comités de acción en todas las profesiones, para coordinar la movilización y sobre todo para organizar la autodefensa, con órganos democráticos similares establecidos en las escuelas y lugares de trabajo para construir el movimiento de huelga. Estos comités deben estar abiertos a todas las fuerzas en el movimiento de protesta, con discusiones abiertas y democráticas para decidir las tácticas y qué posiciones políticas a tomar a medida que el movimiento se desarrolla. Sólo un movimiento plenamente democrático es capaz de derrotar al gobierno.

Committee for a workers' International publications

p128

p248 01

p304 02

imgFooter1