La guerra regional plantea nuevos retos para la lucha por la autodeterminación kurda

Cada día trae noticias más espantosas de las acciones perpetradas por el denominado "Estado islámico" (IS): decapitaciones, crucifixiones, la esclavización de las mujeres y las masacres de las minorías y de prácticamente todo el mundo que esté en contra de su agenda completamente sectaria.

A pocos kilómetros de la frontera con Turquía, la norteña ciudad siria de Kobanê (Ayn al-Arab, en árabe) y su población predominantemente kurda constituye uno de los tres enclaves kurdos en el norte y el noreste de Siria. Durante más de dos años, estos han estado bajo el control del Partido Unión Demócrata (PYD), la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Estos tres cantones kurdos en el norte de Siria también son conocidos como Kurdistán occidental o ’Rojava’ en kurdo.

Hace dos semanas, IS lanzó una gran ofensiva coordinada en Kobanê, asediando desde el este, oeste y sur. Los jihadistas tienen armas y blindados modernos y pesados, incluyendo tanques, muchos de ellos obtenido del ejército iraquí en junio pasado. Las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular, las unidades armadas afiliadas a la PYD) YPG están armados, principalmente con viejas armas soviéticas y rifles automáticos.

Los pueblos kurdos alrededor de Kobanê, ocupados por el avance del SI en los últimos días, han sido escenario de nuevas atrocidades perpetradas por el IS, tales como ejecuciones sumarias de los aldeanos. Los informes indican que más de 150.000 refugiados, en su mayoría kurdos, huyeron a Turquía. Este es el mayor y más rápido éxodo de civiles desde que comenzó el conflicto sirio.

El papel de Turquía

Muchos acusan al régimen turco, gobernado por el AKP (Partido de Justicia y Desarrollo), de connivencia con IS. La convergencia de la sincronización entre la principal ofensiva del IS en Kobanê y la reciente liberación de 49 rehenes turcos ha levantado nuevas sospechas de colusión entre IS y el Estado turco. Cualesquiera que sean los detalles del acuerdo celebrado entre las autoridades turcas y el IS, es claro que la clase dominante turca no quiere una población kurda envalentonado y políticamente radicalizada en su puerta.

Un embargo económico-de facto ha sido impuesto por Turquía sobre Rojava. La revista alemana Spiegel reportó que funcionarios de seguridad turcas participaron en el patrocinio de los ataques de 2012 sobre los kurdos sirios por el Frente Nursa vinculado con Al Qaeda y el Ejército Libre de Siria.

Manifestantes kurdos que intentan cruzar la frontera para ayudar en la defensa de Kobanê se han enfrentado a una feroz represión por parte de la policía turca. "Quiero ir a Kobane y lucha contra el IS, que ahora mismo está descuartizando mi pueblo, pero no puedo", se quejó un turco-kurdo de 30 años de edad, entrevistado por los periodistas. Sin embargo, cientos de manifestantes desarmados han logrado cruzar las vallas fronterizas y se han precipitado hacia la ciudad sitiada.

En los últimos años, el régimen del AKP alentó el flujo de combatientes islámicos radicales en el campo de batalla sirio. Han sido utilizados como fuerzas aliadas contra el régimen de Bashar al Assad y también para minar la resistencia kurda en el norte. El Estado turco se enfrenta ahora a un monstruo Frankenstein, con el crecimiento del IS en Siria e Irak el Estado turco lo ve cada vez más como una amenaza potencial para su estabilidad interna. Los gobernantes turcos están aún menos dispuestos a tolerar una zona controlada por el PKK en el norte de Siria, lo que es visto por muchos como un símbolo de resistencia para los kurdos de toda la región, especialmente para la población kurda inquieta dentro de las fronteras de Turquía.

El PKK y el gobierno turco han estado en un "estado de no-conflicto" dentro de Turquía desde marzo del año pasado. Esto es parte de un "proceso de paz" negociada. El resultado incierto de la evolución de la región en general está potencialmente amenazando este proceso inestable. Esto fue destacado por las recientes declaraciones de los líderes del PKK al admitir que están teniendo problemas "de restricción" de sus propios combatientes. Incluso amenazaron con anular el proceso de pacificación.

Mientras que se han un paquete de reformas democráticas concedido a los kurdos en Turquía en el último par de años, la marginación económica y social de la población kurda sigue. Muchos están cada vez más escépticos acerca de los límites de las reformas. Por ejemplo, una de estas nuevas reformas fue la oferta de proporcionar educación en lengua kurda. Sin embargo, esta "reforma" sólo se aplica a las escuelas privadas y no en las escuelas públicas. La reciente apertura de tres escuelas privadas que ofrecen educación jóvenes kurdos en su lengua madre llevó a la policía el despliegue de vehículos blindados y cañones de agua para detener lo que se describió como una "institución educativa no permitida".

Dentro de esta situación cargada, los enfrentamientos entre la policía y los activistas en el sudeste kurdo de Turquía son cada vez más frecuentes. Un ambiente de intranquilidad que se avecina predomina. Si bien un retorno al conflicto armado abierto entre el PKK y el ejército turco sigue siendo poco probable, en esta etapa, ya que ninguna de las partes se beneficiaría de tal desarrollo, los eventos pueden asumir su propia lógica. Ilustrando las tensiones crecientes, el pasado viernes, tres policías turcos murieron en una emboscada entre las ciudades del sudeste de Diyarbakir y Bitlis.

El PKK y la resistencia al Estado Islámico

No hay duda de que, tanto en el norte de Irak, como en los alrededores de Rojava, la abnegación y la experiencia en la guerrilla de muchos combatientes del PKK y el PYD han jugado un papel importante en el mantenimiento a raya del IS. La determinación de muchos de los combatientes del PKK también está motivada por la situación comparativamente mejor que la población kurda goza en Rojava ya que las fuerzas del régimen sirio fueron expulsados ​​de esta zona.

Los kurdos que suman más de 25 millones siguen siendo la mayor nación sin Estado del mundo, dividido entre cuatro territorios nacionales diferentes. Se les ha negado sistemáticamente su identidad nacional y cultural y los derechos democráticos básicos, y han sido sometidos a una brutal represión. Dentro de ese contexto, rodeado por un océano de reacción, compuesto por los regímenes dictatoriales y la violencia yihadista, la experiencia de las llamadas "zonas liberadas" de Rojava, en la que los kurdos puedan ejercer sus derechos culturales y lingüísticos, ha sido vista por muchos kurdos en la región como un motivo de orgullo e inspiración.

Las unidades del PKK han ganado más simpatía después que consiguieron abrir un corredor para ayudar a la minoría yazidi escapar del peligro de un genocidio inminente por las bandas del reaccionario IS en las montañas Sinjar, en el norte de Irak, en agosto pasado. A pesar del mejor armamento en manos del ’peshmerga’ (las fuerzas militares kurdas vinculadas al PKD y PUD, los corruptos, los partidos neoliberales gobernantes de la región autónoma kurda en el norte de Irak, o el sur de Kurdistán), estos últimos se retiraron sin luchar. Las fuerzas del PKK intervinieron, proporcionando la mayor parte de la lucha contra el IS en esa área.

Acto de equilibrio del régimen turco

Estos acontecimientos han puesto al Estado turco en una posición cada vez más incómoda y ante un dilema creciente. El PKK y el PYD están siendo vistos, incluso por una capa de trabajadores turcos y jóvenes, jugando un papel activo en la lucha contra el IS. Al mismo tiempo, el AKP gobernante ha sido expuesto por haber fomentado el crecimiento del IS de diferentes maneras. Esto está poniendo, una vez más, la credibilidad de la política exterior del régimen en serio peligro. Por otra parte, como miembro de la OTAN, la clase dominante turca ha estado bajo una creciente presión del imperialismo estadounidense para tomar una participación más activa en la coalición contra el IS. En la Asamblea General de la ONU en Nueva York, el presidente turco Erdogan mostró un cambio de enfoque. Anteriormente Turquía se mostró renuente a respaldar los EE.UU. Pero en la ONU, Erdogan ofreció "tanto contribuciones militares como políticas" a las acciones lideradas por Estados Unidos. Tal medida podría cubrir un intento por parte de Turquía para utilizar la coalición anti-IS para dar un golpe a la resistencia kurda por otros medios.

El 2 de octubre, el Parlamento turco votó una moción sobre el papel de Turquía en la coalición, que incluye un posible despliegue de tropas en Siria e Irak en el caso de una "amenaza para la seguridad nacional", así como la autorización para el tránsito de tropas extranjeras a través de Turquía. Uno de los proyectos de Erdogan es también el establecimiento de una "zona de seguridad" dentro de Siria a lo largo de la frontera con Turquía. Esto ayudaría al régimen para limitar el flujo masivo de refugiados sirios en Turquía. También ayudaría a aislar y estrangular aún más los enclaves kurdos.

Un compromiso más concreto del ejército turco en la lucha contra el IS, tales como permitir el uso de sus bases militares para los ataques aéreos apoyados por Estados Unidos, o la entrada de las fuerzas terrestres turcas en Siria o Irak, expondría a Turquía a posibles represalias terroristas en su territorio continental. Los turcos volverían a pagar el precio de las aventuras en el extranjero de sus élites dirigentes.

La lucha por la defensa de Kobanê y Rojava

En el enfrentamiento que se avecina entre el pueblo de Kobanê y Rojava y Estado islámico, los socialistas no se colocan al lado y toman una posición neutral, como si el resultado de esa batalla no fuera de importancia para el destino de las masas de la región.

Geográficamente rodeada y vulnerable a los ataques, la ciudad amenazada de Kobanê también está ubicada muy estratégicamente. La captura de esa zona por el IS plantea la peligrosa posibilidad de masacres a gran escala de los kurdos, que son vistos por el Estado Islámico como secularistas que deben ser eliminados físicamente. Cientos de miles de kurdos podrían ser expulsados ​​de las tierras donde han vivido durante miles de años, al tiempo que daría al IS más fácil acceso a la frontera con Turquía y al noroeste de Irak.

El CIT sostiene el derecho del pueblo kurdo a la resistencia armada para defender, sus pueblos, barrios y familias contra la embestida de Estado Islámico, - así como contra cualquier fuerza sectaria o el terror de Estado. Frente a la amenaza de la reacción salvaje, una movilización armada de las masas de los trabajadores kurdos y los campesinos pobres organizadas y controladas democráticamente para resistir el avance del IS es una necesidad vital.

Para ello, los socialistas deben reconocer el derecho del pueblo kurdo a adquirir las armas que necesitan para defenderse. Sin embargo, para ganar el derecho de autodeterminación de los kurdos en una forma genuina y significativa, es importante advertir contra cualquier intento del imperialismo y las elites dominantes locales para explotar el destino de los kurdos para sus propios fines. No es ningún secreto que las potencias imperialistas occidentales suministraron armas a las fuerzas sectarias religiosas en el pasado para promover sus intereses. Cuando las armas se volvieron contra ellos, tratan de armar a la oposición. Lo hacen no para fortalecer las fuerzas que luchan contra la represión, pero para ganar el control de los recursos en la región. No hay que crear ilusiones en el papel del imperialismo occidental, cuyas acciones sólo promueven nuevas divisiones sectarias religiosas.

No a la intervención imperialista!

La supuesta motivación "humanitaria" de Occidente para intervenir militar en la región es una excusa vieja y bien conocida para encubrir los cálculos siniestros del imperialismo. En ese sentido, la difícil situación de los kurdos ha ofrecido un nuevo argumento cínico a las potencias occidentales para justificar su escalada militar en el Medio Oriente. La amenaza a la gente de Bengasi también se utilizó hace tres años para justificar el bombardeo de Libia por la OTAN. La realidad es que los yihadistas han perpetrando masacres en Siria durante los últimos dos años, por lo menos, sin que los gobiernos occidentales y los medios de comunicación expresaran la indignación mundial que escuchamos ahora.

La historia del pueblo kurdo ha demostrado muchas veces que las potencias imperialistas y las élites capitalistas no son amigos de la larga lucha del pueblo Kurdos por la liberación nacional. Cuando el régimen de Saddam Hussein mató a los kurdos iraquíes a una escala masiva, incluyendo el uso de gases venenosos y el asesinato de 5.000 personas en el pueblo de Halabja, en 1988, la llamada "comunidad internacional" no levantó un dedo para ayudar.

Cuantas más armas son trasladados en avión a la región por los gobiernos occidentales, más grande es la influencia de estas potencias capitalistas y más probable para ellas imponer su agenda política y tratar de impedir cualquier desafío serio a su sistema o intereses en el proceso. En esta lucha por el poder, los elementos más izquierdistas es muy probable que sean en última instancia marginalizados, rayados o incluso aplastado por las facciones que actúan como intermediarios para los objetivos del imperialismo norteamericano y sus aliados capitalistas.

Es por eso que la decisión de los partidarios danesas del Secretariado Unificado de la IV Internacional (SU-CI) de votar en el Parlamento danés en favor del envío de un avión Hércules lleno de armas y municiones al Gobierno regional kurdo de Iraq - un gobierno de derecha en gran parte dócil a los intereses del imperialismo - es una política peligrosa y equivocada.

También parece ser que mientras los líderes del PKK y el PYD critican regularmente la agenda del imperialismo en la región, sino que también están tratando de construir mejores relaciones con las potencias occidentales. Algunos informes hablan incluso de representantes del PYD (que, contrariamente al PKK, no está prohibido por la UE y los EE.UU.) que viajan a Londres para reunirse con el Foreign Office británico. En el mismo sentido, algunos políticos capitalistas y comentaristas están discutiendo la posibilidad de que el PKK sea retirado de las listas europeas y estadounidenses de organizaciones terroristas. Esta es una expresión de como la lucha del PKK contra los yihadistas ha contribuido a su popularidad, especialmente, pero no sólo, entre la comunidad kurda. Al mismo tiempo, estos acontecimientos y otros también indican que algunos sectores de la clase dirigente occidental están coqueteando con la idea de normalizar al menos temporalmente su relación con el PKK, en beneficio de sus propios fines cínicos.

La historia del pueblo kurdo es una historia de resistencia. Pero también es una historia de vendepatrias y traiciones por diversos líderes kurdos, algunos de los cuales han llegado a acuerdos con el imperialismo por el bien de sus propios beneficios personales. Esto se demuestra por los ejemplos de la talla de Masoud Barzani, el famoso presidente corrupto del Gobierno regional kurdo, en el sur de Kurdistán (norte de Irak). Su proyecto un "autogobierno" kurdo no es más que la construcción de un estado-cliente dependiente en gran medida de las potencias regionales e imperialistas. Su economía está destinada a enriquecer a una pequeña élite kurda, las grandes empresas de Turquía y las corporaciones multinacionales.

Cualquier solución para la lucha kurda apoyándose en el respaldo político del imperialismo occidental debe ser rechazado, y la entrega de armas sólo puede aceptarse sobre la base de un rechazo de "condiciones" impuestas por las potencias extranjeras que funcionan en contra de los intereses de la masa del pueblo kurdo. Por otra parte, los líderes que hablan en nombre de la comunidad kurda deben rendir cuentas por sus palabras y acciones, sin ningún secreto detrás de las escenas de sus conversaciones con los líderes imperialistas y capitalistas.

La formación de comités de defensa electos democráticamente, no sectarios en todas las áreas kurdas, barrios, ciudades, pueblos y aldeas, es esencial. Esto permitiría que la masa de la gente común pueda tomar un papel activo en la resistencia contra el IS, y también decidir democráticamente el curso de acción, incluyendo las decisiones sobre el suministro, uso y distribución de armas, y ser capaz de desafiar cualquier acuerdo por la puerta trasera que podría poner las ganancias de su lucha en peligro.

En una situación de creciente desesperación y miedo en el terreno, repetidas peticiones de Occidente para ’intervenir’ son comprensibles, pero sin embargo, amenazan con ahogar la misma lucha por la liberación que tantos kurdos quieren ver realizada hasta su conclusión victoriosa.

Los ataques militares lideradas por Estados Unidos lanzaron sobre los objetivos es, por ejemplo, en lugar de ayudar a la población kurda, bajo la amenaza de la IS tienen sólo empeoró las cosas. Decenas de civiles en las zonas dominadas por los sunitas árabes han sido asesinados, y esto sólo conduce a nuevos reclutas a los brazos de IS. Los habitantes de Kobanê se quejan de que estos ataques sobre algunos combatientes que están fuera de sus bastiones, los empujan hacia las zonas kurdas.

Es por eso que al tiempo que se reconoce intransigentemente la legitimidad de la resistencia armada contra la IS, es vital que todos los aspectos de esta resistencia sean controlada democráticamente desde abajo.

Los cantones autogobernadas de Rojava

Se ha informado que hay un impulso de los pasos hacia un proceso de toma de decisiones más democrático en Rojava. Esto es particularmente cierto cuando se trata de organizar a las mujeres que luchan por sus derechos y que juegan un papel más importante en la sociedad, incluyendo en el frente militar. Una tercera parte de las milicias YPG se compone de mujeres. Esto se destaca en la región, sobre todo en comparación con la agenda ultra-reaccionaria de subyugación de la mujer defendida por IS y otras fuerzas religiosas de derecha en la región.

Desafortunadamente, los informes de algunas organizaciones de derechos humanos también ponen de relieve algunas tendencias en los métodos de gobierno en la zona del PYD que los socialistas tienen que criticar sin ambigüedades. Esto incluye, por ejemplo, el secuestro de periodistas críticos de puntos de vista de ese partido. El PYD insiste en que todas las organizaciones políticas tienen que reconocer su papel de liderazgo. Los líderes de esta organización consideran que debe darse por sentado que desempeñan el papel principal en lugar de permitir un proceso de debate democrático, controlado desde abajo. A pesar de su actual apoyo popular, esto ilustra administrativa, de arriba hacia abajo, los métodos burocráticos de los dirigentes PYD y el PKK, a los que los socialistas deben oponerse.

El proyecto de la dirección del PKK y el PYD se basa en lo que ellos denominan como "Confederalismo Democrática", basado en los consejos y asambleas auto-administrados. Estos consejos pueden jugar potencialmente un papel fundamental en el fomento de la participación activa y democrática de la masa de la población, los trabajadores, los campesinos pobres, las mujeres y los jóvenes, no sólo en las tareas inmediatas de la defensa de la reacción del IS, sino también en la transformación revolucionaria de la sociedad. Sin embargo, este tipo de concejos y asambleas deben tener poder de decisión y ser unidos entre sí a nivel local, regional y general. Es esencial que todos los ayuntamientos se formen sobre la base de la elección sistemática de los delegados, derecho a destitución, a todos los niveles, y el derecho de todos los partidos políticos para defender democráticamente sus puntos de vista y programas. Necesitan ser un sistema de control y gestión democrática de los trabajadores y no simplemente que sean correas de transición para la aplicación de las decisiones de la dirección del PYD de manera de arriba hacia abajo. Como, por ejemplo, fue el caso de la revolución cubana y recientemente bajo Hugo Chávez en Venezuela.

La "Constitución del Cantón de Rojavan", tiene por objeto establecer un "contrato social" para gobernar los territorios autónomos, el derecho al trabajo, la seguridad social, la salud, la vivienda adecuada, etc. Sin embargo, la base económica sobre la que se supone que tales demandas se haga realidad y sean garantizadas sigue siendo muy evasiva. Mientras se hacen algunas referencias ocasionales al "socialismo", en realidad, esto es visto como algo para el futuro y mientras tanto las organizaciones políticas que ejecutan el plan en la región trabajan dentro del capitalismo.

Es por eso que - si bien es importante defender Kobanê y Rojava, en su conjunto, en contra la devastación del IS, la represión estatal y la intervención imperialista, y para preservar los logros positivos establecidos en esas áreas - la lucha debe estar vinculada a una amplio y viable estrategia política que pueda garantizar a largo plazo una verdadera solución a la opresión y la marginación de los kurdos, en Rojava y en todas las partes del Kurdistán.

Por la unidad de la clase y la solidaridad

El PKK y el PYD afirman que están entre las únicas fuerzas políticas involucradas en el conflicto militar no apoyándose en una política sectaria religiosas. Que esto tiene un eco, muestra cómo un llamado de clase sobre las líneas sectarias y nacionales podría ser una palanca poderosa para atraer a los trabajadores, los pobres y los oprimidos de todas las comunidades y religiones en la región en general. De hecho, no sólo a millones kurdos, sino también a los trabajadores iraquíes, sirios, iraníes y turcos, campesinos y desempleados se les niega el derecho a una existencia digna, libres de la pobreza y la violencia.

Del mismo modo, las garantías de la igualdad de derechos se deben proporcionar consistentemente para todas las minorías que viven en todas las zonas kurdas: asirios, árabes, turcomanos, etc. La fuerza y ​​la viabilidad de la resistencia kurda en Rojava dependerá de la movilización más amplia y del apoyo que puedan ganar de los trabajadores, los pobres y los jóvenes a nivel internacional, y en la extensión geográfica y el fortalecimiento de sus rasgos más progresistas.

La acción de protesta organizada en Estambul por la KESK (Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos) y TMMOB (Unión de Cámaras de Ingenieros y Arquitectos Turcos) en solidaridad con la lucha en Kobanê, y en contra de la complicidad del gobierno del AKP en las acciones del IS, es un pequeño ejemplo de lo que puede hacerse por la izquierda y el movimiento sindical en una escala más amplia; para construir la solidaridad internacional y la unidad de la clase obrera a favor de la lucha de los kurdos a la autodeterminación.

La creciente agenda de guerra por la puerta trasera contra los kurdos sirios El La creciente agenda del AKPs está motivado en parte por su intento de desviar la atención de sus problemas internos. Es por ello que este tipo de movilizaciones, que es bienvenida, en apoyo a la resistencia kurda deben estar vinculados a la construcción de una lucha de masas de los trabajadores, los pobres y los explotados por el capitalismo; Turco y kurdo por igual, dentro de Turquía, en contra de la agenda neoliberal y autoritaria de la clase dominante turca. Esto también ofrecería un poderoso camino alternativo a esos activistas kurdos en Turquía que podrían verse tentados por una vuelta a los atentados individualistas y tiroteos sin salida para hacer que sus quejas sean escuchadas.

Por el socialismo

Si se hace consistentemente, y las organizaciones de trabajadores, de la izquierda y kurdas en la región como a nivel internacional, un enfoque basado en la clase ayudaría en el inicio de la reconstrucción de un movimiento de masas unido de todos los trabajadores y los pobres no sólo en Turquía, sino en la región más amplia. Esto proporcionaría una plataforma para comenzar a revertir la tendencia amenazadora dominante de derramamiento de sangre sectaria y la guerra.

Esta lucha debe ser armada con un programa socialista revolucionario destinado a llevar bajo la propiedad pública y el control de la clase trabajadora los ricos recursos de la región, proporcionando la base material para empezar a solucionar la crisis multidimensional en juego, mediante la planificación democrática de la economía para proporcionar infraestructura, empleo y los niveles de vida decentes para todos.

La respuesta internacional de trabajadores a la crisis en Kobanê y Rojava es tanto más esencial ya que los enclaves kurdos, aún cuando cuentan con algunos yacimientos de petróleo, carecen de fábricas y tienen una clase obrera numéricamente débil. Esto hace que les sea imposible permanecer en aislamiento por un largo período de tiempo y ciertamente no son capaces de construir una sociedad socialista plenamente desarrollada.

Sólo un programa revolucionario e internacionalista, que iría a la par de la lucha contra el capitalismo, el latifundismo y el sectarismo religioso con la lucha por los derechos democráticos, culturales y religiosos, por la igualdad para todas las comunidades y minorías, podría alterar el profundo sentido de alienación y atraer a millones en la región, y levantar un punto de vista común, positivo para transformar la sociedad, para el beneficio de todos. Tal programa, asistido por la construcción de fuerzas multiétnicas y supra-religiosas de masas basadas en la clase obrera y los oprimidos, debilitarían el caldo de cultivo de los grupos fundamentalistas religiosos, tales como IS, de manera mucho más eficaz que cualquier cantidad de bombas imperialistas sean capaces de hacer.

El CIT defiende una confederación voluntaria, socialista y democrática de Oriente Medio, sobre la base de la planificación de los recursos por parte de los trabajadores y sobre el derecho de autodeterminación de todas las nacionalidades, y la garantía de los derechos de todas las minorías, dentro de cada estado. En ese marco, todos los kurdos, en cada parte del Kurdistán, sería capaz de determinar libre y democráticamente su propio futuro y el carácter del Estado que quieren vivir. Esto podría empezar a construir un camino para salir de la situación de pesadilla creado por el capitalismo y el imperialismo en la región.

Committee for a workers' International publications

p128

p248 01

p304 02

imgFooter1