Extractos y actualizaciones de una serie de artículos en el sitio web del Movimiento de Lucha Socialista, la sección de Israel y Palestina del Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT).

Cuando se publica este artículo, el gobierno israelí ha puesto en marcha otra serie de ataques aéreos y bombardeos sobre la población asediada de Gaza bajo el nombre de operación "borde protector". La cifra de muertos en Gaza desde el inicio de la actual embestida ha alcanzado 11, entre ellos dos menores de cinco años de edad. Al menos 75 palestinos han resultado heridos desde el lunes. Este es un paso más de la escalada del gobierno israelí, que acerca más la amenaza de un conflicto más amplio.

El primer ministro israelí Netanyahu y otros ministros del gobierno se sintieron obligados a condenar el asesinato espantoso del adolescente palestino Mohammad Abu-Khdeir, de Jerusalén oriental, pero ellos derramaron lágrimas de cocodrilo. Los trágicos acontecimientos de las últimas semanas reflejan, ante todo, su política de ocupación represiva permanente de los territorios palestinos, y su agresivo programa de asentamientos judíos.

La incitación nacionalista israelí de venganza tras el brutal asesinato de tres adolescentes israelíes, cuyos cuerpos fueron encontrados el 30 de junio, ha sido expresada por Netanyahu y otros representantes de los partidos en el poder, que quieren un medio de distracción del fracaso y las consecuencias catastróficas de sus políticas . Este gobierno de las grandes empresas y los asentamientos ahora está luchando para mantener el control de los acontecimientos que han surgido como resultado de sus acciones y palabras.

Una serie de ataques racistas en Jerusalén por los nacionalistas israelíes de extrema derecha contra los trabajadores y los peatones palestinos - incluyendo el asesinato de Abu-Khdeir el 2 de julio - provocó una ola de indignación, protestas y disturbios en las comunidades palestinas en todo el territorio de Israel – se trata del movimiento más extendido de protesta entre los árabes en Israel desde hace años. También ha habido protestas y manifestaciones conjuntas de judíos y árabes en Jerusalén, Tel Aviv y Haifa contra los ataques de la extrema derecha y la postura inflamatoria del gobierno.

A medida que las protestas de los palestinos se extendian, los medios de comunicación israelíes se apresuraron a cubrir los casos más inquietantes de la destrucción de la propiedad y los ataques a los judíos, mientras que restaban importancia a los antecedentes de la incitación, la discriminación, los ataques racistas y la ira contra la ocupación que llevó a la indignación en las calles.

Desde la continua ocupación y bloqueo en los territorios palestinos, a la fuerte discriminación en todas las esferas de la vida que sufre la comunidad árabe en Israel, y la incitación a incesantes ataques raciales, las políticas gubernamentales han suministrado la pólvora de la ira, alguna de la cual está explotando en los acontecimientos actuales. Jóvenes palestinos, con su futuro crudamente pisoteada por este gobierno derechista israelí, han salido a las calles para manifestar sentimientos de alienación, frustración y rabia.

Ofensiva del Gobierno

Después de enterarse del secuestro de los tres jóvenes, el gobierno de Netanyahu explotó el trágico suceso mediante la promoción de su agenda política, el fomento de un ambiente de propaganda nacionalista, y los esfuerzos para desmantelar el gobierno de coalición de Al Fatah y Hamas en la Autoridad Palestina.

La inteligencia israelí sugirió que dos sospechosos de asesinato - que aún no han sido capturados - son activistas de la juentud de Hamas de Hebrón. Hamas negó toda responsabilidad, y es posible que algunos de sus adherentes actuaran sin el conocimiento o consentimiento de sus dirigentes o miembros que no son de Hamas llevaran a cabo los asesinatos.

El gobierno también llevó a cabo una campaña militar de castigo colectivo en los territorios ocupados. Siete, en su mayoría jóvenes, los palestinos fueron muertos a tiros por el ejército israelí en incursiones a través de la Ribera Occidental y al menos nueve personas murieron por los bombardeos de la fuerza aérea en la franja de Gaza, entre ellos un niño.

Las amenazas de destruir las casas de las familias de los sospechosos de asesinato, así como la decisión de demoler la casa de la familia del asesino de un policía que fue baleado cerca de Hebrón, son brutales castigos colectivos contra los familiares que no han sido condenados por ningún delito. En uno de estos ataques a las familias, un bebé de un mes de edad resultó herido.

Las demoliciones nunca logran "disuadir" ataques terroristas; de hecho, la experiencia muestra que es probable que refuercen la motivación en los sectores más desesperados de la sociedad palestina para llevar a cabo actos de represalia. Dicha política se utiliza principalmente para desviar la atención del fracaso de la estrategia de seguridad del gobierno de Netanyahu en la prevención de ataques. Medidas similares nunca se han infligido a las familias de los condenados asesinos judíos israelíes, como el de Baruch Goldstein, el terrorista de extrema derecha que perpetraron la masacre en la Cueva de los Patriarcas en Khalil / Hebrón en 1993, matando a 29 palestinos e hiriendo a más de 120.

Los intentos hasta la fecha de "los gobiernos israelíes desalentar a los autores palestinos de los ataques, secuestros y lanzamiento de cohetes han demostrado su bancarrota. Miles de personas han pagado con su vida a manos de las fuerzas israelíes, pero ningún problema significativo ha sido resuelto. Toda la "guerra contra el terror" de los gobiernos de las grandes empresas y los asentamientos hasta hoy sólo han derramado más sangre y provocado una y otra vez una situación más complicada.

Durante la primera intifada palestina, 1987-1993, el gobierno israelí trató de fortalecer al derechista partido islamista Hamas para contrarrestar las organizaciones palestinas laicas que reclamaban el fin de la ocupación. Ahora, el gobierno está en guerra contra Hamas, contra los palestinos en Gaza, causando angustia inimaginable y duelo, y está preparando el terreno para el crecimiento de nuevas organizaciones reaccionarias, incluidos los grupos de tipo al-Qai’da.

Peligro de escalada

En el contexto del Ramadán, la inestabilidad regional y la presión internacional sobre Israel parece que la mayoría de los líderes del ejército y el gobierno preferirían en esta etapa evitar una escalada militar. Sin embargo, a pesar de esta reticencia, han decidido llevar a cabo algunos ataques militares más sobre Gaza, sobre todo para tomar represalias frente a un aumento de los ataques con cohetes desde la franja. Las tropas se han puesto sobre aviso de "preparación para la escalada", se movilizan a lo largo de la frontera con Gaza y algunas reservas han sido convocados.

Además, el gobierno puede encontrar maneras de satisfacer algunas de las demandas del ministro Naftali Bennett y el consejo de Yesha (de los asentamientos), mediante la promoción de una nueva ola de construcción de asentamientos. Netanyahu habló de establecer un nuevo asentamiento en los nombres de los niños asesinados, explotando sus muertes para promover la agenda política de los colonos de extrema derecha.

Hay un gran peligro de la escalada de violencia en los próximos días y semanas, ya sea como resultado de los ataques militares, y la represión policial de las protestas, se provoca la incitación a más ataques terroristas por parte de individuos y grupos.

Recurren particularmente a la demagogia nacionalista y la incitación los ministros del gobierno de extrema derecha Avigdor Lieberman y Naftali Bennett, en un esfuerzo racista para movilizar el apoyo mediante la explotación de los sentimientos de conmoción y la inseguridad en la población judía. Ambos abogan por una gran ofensiva militar en la franja de Gaza, en otras palabras, más derramamiento de sangre que no va a resolver nada, pero causarán más pérdidas de vidas y trauma. Los habitantes de Gaza sufrirían con mucho lo mayor, pero los israelíes no escaparan del derramamiento de sangre, lo que ya atestiguan los ataques con cohetes.

Lieberman, quien es el ministro de Asuntos Exteriores, ha declarado el final de la alianza de su partido con el partido Likud de Netanyahu sobre el desacuerdo sobre la política de Gaza.

Lieberman también ha utilizado la actual tensión para volver a promover la idea de la anexión por la fuerza las comunidades árabes en Israel a un futuro estado palestino. Él no quiere reconocer los derechos de los ciudadanos palestinos de Israel y no quiere esas comunidades puedan decidir democráticamente si unirse a un estado palestino en el futuro. Más bien su objetivo es un Israel sin minoría palestina significativa en él.

Sin embargo, lo que refleja una visión de firme oposición y preocupación entre la élite israelí ha sido el ex jefe del Shin Bet (servicio de seguridad israelí) Yuval Diskin, quien en una nota en Facebook culpó el viernes pasado al gobierno por "el rápido deterioro de la situación de seguridad" y atacó "la ilusión de que todo se puede solucionar con un poco más de fuerza, la ilusión de que los palestinos simplemente aceptarán todo lo que estamos haciendo en Cisjordania y no responder, a pesar de su rabia, la frustración y el deterioro de la situación económica, la ilusión de que la comunidad internacional no nos impondrá sanciones a nosotros, que los ciudadanos árabes frustrados de Israel no saldrán a las calles por la falta de manejo de sus problemas, y la opinión pública israelí seguirá aceptando sumisamente la incompetente respuesta del gobierno a las brechas sociales que sus políticas sólo han empeorado , cuando la corrupción sigue devorando todo lo que es bueno, y así sucesivamente y así sucesivamente ".

Advirtió que incluso si vuelve la calma, "los vapores del combustible en el aire no se disiparan, y si no se disipan, habrá una situación aún más grave."

El desarrollo de las protestas

Actos desesperados de vandalismo y ataques nacionalistas contra civiles perpetrados por una pequeña minoría de manifestantes no ayudarán a lograr un cambio en la política gubernamental y mejoras para los jóvenes palestinos. Tales actos alienan a las personas comunes y corrientes que son víctimas de ellos y son utilizados por el gobierno como una excusa para la más dura represión de los manifestantes en el nombre de la "tolerancia cero".

Sin embargo, la escala de las protestas de los palestinos en Israel arroja luz no sólo sobre la frustración y la angustia, sino también muestar la posibilidad de una lucha más amplia contra el gobierno del gran capital y de los colonos, contra los ataques a los palestinos y en contra de la ocupación. Esta lucha requiere la construcción de un movimiento de protesta más grande judíos y árabes organizada democráticamente de, con un programa y acciones para desafiar seriamente al gobierno israelí y la extrema derecha.

El establecimiento de comités de acción en las comunidades donde las manifestaciones tienen lugar podría ayudar a organizar medidas audaces para avanzar en la lucha, incluida las de auto-defensa, llevadas a cabo democráticamente contra la represión estatal y la prevención de las protestas que desciendan hacia la auto-derrota por disturbios y ataques físicos nacionalistas. Estos comités podrían desarrollar una serie de demandas, incluyendo los requisitos para la paz y la solución de los problemas sociales, lo que podría movilizar a una amplia capa de judíos y árabes durante manifestaciones conjuntas, levantando también comités de trabajadores y organizaciones estudiantiles.

Muchos israelíes detestan la barbarie de la extrema derecha, y han tenido suficiente de las políticas del gobierno que sólo han traído una nueva ronda de violencia en el conflicto nacional, mientras que la crisis social en Israel se profundiza. Una encuesta Knesset Channel en los últimos días mostró un aumento del apoyo a los partidos Laborista y Meretz, lo que indica que a pesar de la reacción nacionalista presente, sectores de la opinión pública israelí están interesados en los partidos que se consideran estar en la izquierda.

Las encuestas de opinión continúan indicando que la mayoría de la población israelí apoya el desmantelamiento de los asentamientos y poner fin a la ocupación.

El Movimiento de Lucha Socialista argumenta la necesidad de la creación de un nuevo partido de "lucha" de los trabajadores, judíos y árabes, para promover los intereses de todos los trabajadores, y que proponga una alternativa socialista clara para el futuro ante la tragedia que es inevitable en las manos de los capitalistas y la derecha nacionalista.

El Movimiento de Lucha Socialista llama a:

Fortalecer las protestas contra la extrema derecha y el gobierno del "capital y los asentamientos” de Netanyahu. Sí a las manifestaciones conjuntas de judíos y árabes - No a los ataques nacionalistas. Establecer comités de acción en las comunidades donde las manifestaciones están teniendo lugar con el fin de ayudar en la organización de la lucha.

Apoyar el derecho a protestar, poner fin a la brutalidad policial. Por el control democrático sobre la policía, someterlos a un control democrático por los comités de vigilancia comunitaria. Descartar policías racistas.

Retirar el ejército de los territorios palestinos! Poner fin a la ocupación y de la extensión de los asentamientos. Poner fin a la ’política de liquidaciones "y todos los ataques y la política de bloqueo a Gaza. El conflicto nacional no se resolverá por medios militares!

Liberar a todos los presos políticos palestinos. Juicio justo a los israelíes y los palestinos sospechosos de responsabilidad por atrocidades como parte del conflicto, a través de los tribunales públicos especiales, bajo la supervisión de los representantes de los trabajadores y de las comunidades de ambos lados del conflicto, y con la participación de las familias dolientes israelíes y palestinos.

Por un estado palestino independiente democrático y socialista, junto a un Israel socialista democrático, con dos capitales en Jerusalén y la igualdad de derechos para las minorías, como parte de la lucha por Oriente Medio socialista y la paz regional.

Unidos contra la violencia racista

• El 2 de julio, alrededor de 1.000 personas asistieron a un mitin en el centro de Jerusalén, titulado "el duelo no es tomar venganza", organizada por la coalición "Tag Meir - Luz en lugar de terror". Posteriormente, algunos de los participantes marcharon hacia la oficina del primer ministro para resaltar la incitación que ha venido de Netanyahu, que ha fomentado la violencia de la extrema derecha.

• Al día siguiente, más de 1.000 manifestantes se reunieron en la Plaza Habima en Tel Aviv, también enojados con la incitación del gobierno, y la ocupación.

• El 5 de julio, 300 judíos y árabes se manifestaron en el centro de Haifa, en respuesta a una manifestación, dos días antes del 30 manifestantes de extrema derecha con un cartel que decía "muerte a los árabes". Entre los oradores de la manifestación estuvo Shay Galy del Movimiento de Lucha Socialista, quien escribe que durante las llamadas conversaciones de paz fracasadas, el gobierno: "en menos de nueve meses, logró aprobar la construcción de 13.000 nuevas viviendas en los asentamientos , destruyó más de 500 viviendas [palestinas] en Cisjordania y Jerusalén Este, dio muerte a 61 palestinos e hirió a 1.100 ". Luego pasó a la demanda:" No a los ataques militares en Gaza y no a la continuación de la opresión en la Ribera Occidental y Jerusalén Oriental. Sí a la seguridad real y la igualdad para los palestinos y los israelíes.

• La familia de uno de los tres adolescentes israelíes muertos condenó públicamente el asesinato del joven palestino Abu-Khdeir y se contactó con su familia para dar sus condolencias. Al mismo tiempo, los palestinos de la zona de Hebrón fueron a casa de esta misma familia judía religiosa (que no está en un asentamiento) para dar el pésame.

Committee for a workers' International publications

p128

p248 01

p304 02

imgFooter1