China – La gran desaceleración

Los signos de la burbuja inmobiliaria gigantesca estallando finalmente desmienten los datos del PIB optimista de Beijing

El 16 de julio, el gobierno chino dio a conocer sus cifras del PIB para el segundo trimestre, haciendo que los mercados financieros globales exhalaran un suspiro de alivio cuando se anunció un crecimiento del 7,5 por ciento. Sin embargo, esta cifra (los datos del PIB de Beijing son notoriamente propensos a la manipulación) no es señal de que la segunda mayor economía del mundo se ha "estabilizado". Esto fue "una recuperación, en papel", señaló Keith Bradsher, corresponsal del New York Times (16 de julio de 2014) de Beijing. Como el informe de Bradsher señala, "las encuestas independientes de las empresas a través de China muestran que en el sector tras sector, las ventas y la confianza siguen deteriorandose."

El elevador de la estadística, a partir de un crecimiento anualizado de 7,4 por ciento en el primer trimestre, se logró principalmente con la ayuda de otro "mini estímulo". Al igual que medidas similares el año pasado, esto ha sido empujado subrepticiamente por el primer ministro Li Keqiang y su equipo económico, que oficialmente se adhieren a la línea de: "¡No más estímulo", las últimas medidas de Li incluyen el gasto adicional en la vivienda pública y la construcción de ferrocarriles – hasta un 32 por ciento en junio respecto al año anterior – y un paquete de recortes fiscales y de crédito más flexible (requerimientos de reservas más bajos en algunos bancos más pequeños) para impulsar el sector de la pequeña empresa.

Deuda se dispara

Pero la excepcionalmente rápida acumulación de la deuda de China ha reducido el alcance del gobierno para el estímulo. Según Bloomberg, la deuda total aumentó de 166,6 por ciento del PIB a finales de 2011 a 202,1 por ciento en el primer trimestre de 2014, y 206,3 por ciento en el segundo trimestre. El aumento de la deuda en los últimos cinco años ha sido más rápido en China que lo en 1980 en Japón, 1990 Sudeste de Asia o la economía de EE.UU. en la década de 2000 – todos los cuales producen graves crisis financieras. En Japón, por ejemplo, la relación entre deuda y PIB se incrementó en alrededor del 45 por ciento de 1984-89. China ha logrado una hazaña similar en menos de tres años.

Es cada vez más claro que la economía china ha entrado en un período de crisis que pueden desencadenar erupciones sociales y políticos. Las medidas tomadas por el presidente Xi Jinping para reforzar la seguridad del Estado y la represión contra cualquier expresión organizada de la disidencia, equivalen a "prepararse para los difíciles tiempos venideros" antes de entrar en los mares agitados. La dictadura del PCCh (Partido Comunista Chino) se enfrenta a un "trilema" de alternativas desagradables: el desarme de la bomba de la deuda (desapalancamiento), que también corre el riesgo de estrangular a la inversión y el crecimiento, permitiendo que la burbuja inmobiliaria estalle, lo que podría desencadenar una crisis bancaria, y frenar las riendas a los gobiernos locales que, sin embargo, son la fuente de la mayor parte de la inversión. La presión de Beijing sobre las regiones para acelerar el gasto en infraestructura de conformidad con el último mini estímulo "contradice sus esfuerzos para reducir el apalancamiento de la economía y agrava el problema de la deuda.

Esto ha llevado a comentaristas capitalistas a quejarse porque el gobierno está demorando más las reformas de mercado neoliberales prometidas en la Tercera Sesión Plenaria del PCCh a finales de 2013. Del mismo modo, lamentan el hecho de que el prometido "reequilibrio económico" hacia un mayor gasto de los consumidores y un PIB con inferior participación de la inversión (que alcanzó un récord de 54 por ciento del PIB el año pasado) no está sucediendo. Para Beijing, como se muestra en el pasado, un reequilibrio de este tipo es mucho más fácil de decir que de llevar a cabo. Incluso una modesta desaceleración en la inversión podría traducirse en una desaceleración de la economía mucho más dolorosa, que a su vez podría desencadenar una crisis financiera vinculada con la propiedad. Por eso, algunos economistas describen a China como una "economía de la bicicleta" que podría caerse si se ralentiza demasiado.

Crisis de la vivienda

En una encuesta realizada por CNNMoney en julio de 2014, ocho de cada 10 economistas dijeron que el mercado inmobiliario representa la mayor amenaza para la economía de China. Otro informe, del banco japonés Nomura, advirtió: "Ya no es una cuestión de" si "sino" qué tan grave ’será la corrección del mercado inmobiliario. "

El volumen de ventas de nuevas viviendas en las cuatro ciudades más grandes (Beijing, Shanghai, Guangzhou y Shenzhen) se redujo en un 40 por ciento año con año durante el primer trimestre de 2014. A nivel nacional, las ventas de nuevas viviendas cayeron más de un 25 por ciento en el trimestre y el valor de las ventas cayeron un 7,7 por ciento. De las 27 ciudades más grandes de China, 21 tenían niveles de inventario de vivienda superiores a la oferta de 12 meses. Nueve ciudades tenían más de dos años de suministro.

La caída del mercado es bien recibida por la gran mayoría que son excluidos de compra de una vivienda a los precios inflados de hoy. Los precios inmobiliarios se han disparado, en el caso de Shanghai en 273 por ciento en los últimos siete años. Esto explica por qué el 83 por ciento en la encuesta reciente del Diario del Pueblo dijo que el gobierno no debe "rescatar el mercado inmobiliario" mediante la relajación de las medidas de enfriamiento que impuso en 2011. The Financial Times (12 de mayo de 2014) informó que el 1 por ciento más rico de los hogares posee alrededor de la tercera parte de la propiedad residencial de China. Otro informe de CLSA, un grupo financiero con sede en Hong Kong, dice que el 53 por ciento de la compra de viviendas en China son "con fines de inversión" en vez de un lugar para vivir. La mayoría de estas propiedades se deja vacía para esperar el precio de venta más alto.

Funcionarios del PCCh corruptos han sido muy activos en el mercado de la vivienda, en muchos casos, la adquisición de cientos de apartamentos sirve como un medio para dejar su riqueza ilícita. No es de extrañar, por tanto, el esfuerzo anticorrupción de Xi Jinping también ha contribuido a la caída del mercado al reducir el apetito de los funcionarios por la propiedad. La campaña de Xi ha superado la magnitud de las campañas anteriores de pantalla, lo que refleja una aguda crisis y lucha por el poder dentro del estado.

Un frenesí de construcción a una escala que el mundo nunca había visto era el elemento más importante en el paquete de estímulo monstruo lanzada por el régimen chino en 2008, en un intento de compensar los efectos de la crisis global. Como siempre en el contexto de China, los datos económicos figuran algunas cifras sorprendentes. "En sólo dos años, de 2011 a 2012, China produjo más cemento que los EE.UU. hizo en todo el siglo 20", informó Jamil Anderlini en el Financial Times (13 de mayo de 2014). China construyó la mitad de los nuevos edificios residenciales en el mundo el año pasado, según el vicepresidente del Centro de Investigación del Desarrollo del primer ministro Li. Se estima que 200 millones de viviendas se han construido en los últimos 5 a 6 años – más de 1,5 veces el saldo total de viviendas en los EE.UU. (130 millones de unidades).

La construcción a esta escala es muy superior a la ’demanda’ del mercado – lo que no está determinado por las necesidades de casi 1,4 mil millones de habitantes de China, sino por la distribución de la riqueza groseramente desigual que ha acompañado los últimos 30 años de "reforma y apertura" capitalista. Los bajos salarios y la protección social inexistente siguen siendo la realidad para la mayoría de la población, e incluso las clases medias enfrentan cada vez más dificultades para comprar un apartamento a precios de hoy.

Los comentaristas capitalistas y especuladores de China descartan la evidencia de un exceso de oferta de vivienda masiva, en particular las innumerables ’ciudades fantasmas’, argumentando que "no es una burbuja", porque, según ellos, decenas de millones de personas se trasladarán a las ciudades y luego llenarán los desarrollos inmobiliarios vacíos. Este argumento es una versión moderna de la consigna asimismo viciada de los capitalistas británicos en la década de 1850, que soñaban con que "si todos los chinos agregan cuatro pulgadas a sus faldones, las fábricas de algodón de Lancashire se mantendrán ocupadas durante generaciones."

De hecho la migración urbana ya ha tocado techo en China. El número de recién llegados del campo cada año se ha reducido a la mitad desde 12.500.000 hasta 6.300.000 desde 2010, según Nomura. El banco pronostica que podría haber una salida neta de migrantes en 2016. Más al punto, la proporción de trabajadores migrantes que compran una casa es menos de 1 por ciento por año.

El auge de la construcción de China, especialmente durante la época de mega-estímulo desde 2008, ha sido impulsado por una forma extrema de la especulación financiera. Los gobiernos locales, promotores inmobiliarios, funcionarios corruptos, los bancos estatales y sus ramificaciones financieras en la sombra, todos han conspirado para inflar los precios del suelo, masificar el crédito e inflar el desempeño del PIB. Este proceso ha enriquecido enormemente a una pequeña élite, mientras que provoca la miseria económica en la mayoría. Entre los 10 multimillonarios de propiedades de todo el mundo, siete son de China, según el South China Morning Post (26 de febrero de 2014).

Al igual que en Japón en la década de 1980, los valores de propiedad inflados han contribuido a alimentar una ola sin precedentes de préstamos bancarios, que ahora amenazan con actuar a la inversa. "La propiedad [es] esencialmente el activo que suscribe todo el crédito en la economía china", señaló el profesor de economía con base en China Patrick Chovanec. La caída de los precios del suelo erosiona el valor en libros de los activos en poder de los bancos y otras empresas, lo que aumenta el riesgo de impagos que podrían paralizar el sistema financiero.

A nivel mundial se ha producido un aumento de la deuda de $ 30 billones de dólares norteamericanos en los últimos cinco años, de los cuales China representa la mitad. Según JPMorgan, el sector bancario en la sombra por sí solo ha disparado de $ 2,4 billones dólares de EE.UU. a $ 7,7 de dólares de EE.UU. desde 2010, lo que representa el 84 por ciento del PIB de China. Estas sumas hacen enana incluso la escala de la crisis ’subprime’ los EE.UU.

¿Giro a la Japonesa?

Hay sorprendentes similitudes con lo ocurrido en Japón casi un cuarto de siglo atrás, que detuvo el ascenso económico estelar de ese país y lo condenó a dos décadas de estancamiento. En Japón, como en China hoy en día, alrededor del 80 por ciento de los préstamos fueron vinculadas directa o indirectamente con el sector inmobiliario. El colapso de los precios de bienes raíces, que comenzó en 1989, se derramó en el sistema bancario de Japón creando un tsunami de préstamos incobrables (con los deudores que no los puedan devolver). En China, una gran parte de la deuda se concentra en el nexo de los gobiernos locales y sus vehículos de inversión, promotores inmobiliarios sobre extendidos y las entidades bancarias a la sombra creados por los bancos (e incluso empresas estatales no financieras) para moverse sin los controles gubernamentales .

Las comparaciones con 1980 Japón son comunes en las discusiones económicas de hoy, lo que no es sorprendente. Una grabación filtrada de un discurso de Mao Daqing, quien es vicepresidente del mayor promotor inmobiliario de China, Vanke Group, precisó la triste realidad de que los voceros del gobierno preferirían ocultar:

"En 1990, el valor total de la tierra de Tokio representó el 63,3 por ciento del PIB de EE.UU., mientras que Hong Kong alcanzó un 66,3 por ciento en 1997. Ahora, el valor total de la tierra en Beijing es el 61,6 por ciento del PIB de los EE.UU., un nivel peligroso," dijo (The Telegraph , 2 de mayo de 2014).

"En general, creo que China ha llegado a su límite de capacidad para la nueva construcción de proyectos residenciales … No veo ninguna posibilidad de que un aumento en los precios de la vivienda, especialmente en ciudades con gran inventario de viviendas, a menos que el gobierno inyecte otros cuantos billones de dólares [como estímulo]. Beijing y Shanghai ya han sido incluidas entre las ciudades más caras del mundo en términos de la mediana de los precios de propiedad de la ciudad central. "

Esta admisión, desde uno de los mejores conocedores de la industria, no deja ninguna duda de que existe una gigantesca burbuja inmobiliaria en China, y esto está llegando a sus límites. Mientras que el tiempo no se puede predecir con certeza, es claro que esta situación es insostenible, y lo que es insostenible llegará a su fin en algún momento. Al igual que en Japón y los EE.UU., más recientemente, cuando estallan las burbujas de activos que desencadenan una reacción en cadena de la caída de los precios – la deflación – que pueden exacerbar masivamente los problemas actuales de la deuda en la actualidad.

La dictadura china, con su control – al menos formalmente – sobre el sistema bancario de propiedad estatal, ya ha comenzado a tomar medidas para tratar de evitar una crisis financiera. Los malos préstamos en el sistema bancario están ocultos y subregistrados. En un sistema autoritario con un control casi total de los medios de comunicación, los encubrimientos se incrementarán con el fin de evitar que se sepan las malas noticias que desaten el pánico del mercado.

El régimen se prepara para nuevo plan de rescate de las instituciones financieras y restablecer los llamados ’bancos malos’ como lo hizo hace 15 años, en el momento de la última explosión de morosidad en el sistema bancario. Se trata de empresas donde están enterradas las deudas que no se pueden recuperar, el equivalente financiero de los residuos tóxicos. Esto crea la impresión – como por arte de magia – que los balances bancarios han sido restaurados a la salud. Los bancos son entonces recapitalizados con una inyección de dinero del gobierno. La magnitud de esta operación tendrá que ser mucho más grande en esta ocasión, sin embargo, y en vez de un rescate nacional, en esta etapa, Beijing quiere que las provincias y ciudades establezcan los "bancos malos" de forma que los rescates se puedan a nivel local, en parte para evitar la aparición de una crisis sistémica. La anterior ronda de rescates bancarios, en el período 1999-2000, costó tanto como el 40 por ciento del PIB de China. Esto se utilizó para "limpiar" los Cuatro Grandes bancos de propiedad estatal y prepararlos para la flotación en los mercados de valores en China y en el extranjero. Pero las deudas incobrables que se transfirieron a cuatro ’bancos malos (empresas de gestión de activos) en el inicio del siglo todavía están allí hoy. La repetición de este truco en una escala aún mayor no será tarea fácil.

Desde principios de este año, el gobierno ha tratado de manejar, sobre una base selectiva, los primeros ceses de pagos de empresas que se produjeron, así como la participación en "valores" altamente especulativos vendido a través del sector bancario en la sombra. Este es un intento de frenar las formas más destructivas de la especulación. Pero en la mayoría de los casos Beijing ha optado por permitir los rescates y evitar incumplimientos, tan grande es el temor a que incluso algunos oscuros productos financieros en las sombras puedan desencadenar una crisis sistémica más amplia. No en vano el Premier Li ha comparado la reforma de los bancos de China con "desarmar a las minas terrestres".

La crisis de la vivienda ya ha comenzado a pesar en el crecimiento económico, mediante la reducción de la inversión, que es el principal motor del PIB. También está exacerbando los problemas financieros de los gobiernos locales muy endeudados, que dependen de la venta de tierras para una gran parte de sus ingresos -. un promedio de 39 por ciento en 2013. En algunas provincias, especialmente donde la burbuja inmobiliaria ha sido más extrema, la situación es más aguda. En la provincia de Zhejiang, los ingresos procedentes de la venta de tierras representa casi el 70 por ciento de las deudas directas de los gobiernos locales, con el Tianjin no se queda atrás este nivel.

Caída Global

"El sector inmobiliario chino es el más importante en la economía mundial", declaró el ex economista jefe de UBS, George Magnus en el Financial Times. Esto pone de relieve las altas apuestas en juego para el capitalismo global. Según datos oficiales, los bienes raíces contribuyeron el 16 por ciento del PIB de China el año pasado, en comparación con el 8,9 por ciento del PIB en los Estados Unidos en la época de su burbuja inmobiliaria (2006). Un estudio realizado por Moody ’s Analytics sitúa la cuota del mercado de la vivienda del PIB de China en un 23 por ciento en 2013.

El auge de la construcción de China ha absorbido recursos de todo el mundo, creando un "super ciclo" global de los precios de los productos básicos – desde combustibles fósiles al mineral de hierro y la madera – que han aumentado las tasas de crecimiento del PIB de África, América Latina y Asia. El fin de este auge señalará, malas noticias para el capitalismo global.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patreon! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


August 2014
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031