Brasil: PSOL – un congreso de crisis y de futuro incierto

Luchando para que el PSOL esté listo para enfrentar los desafíos del momento histórico

El segundo congreso del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) tuvo lugar en São Paulo los días 21-23 de agosto, en un contexto de incertidumbre generalizada sobre el proceso de recomposición de la izquierda socialista en Brasil. Aunque el Congreso eligió una dirección con una composición diferente, no pudo dar respuestas a las preguntas más importantes que enfrentan millones de trabajadores brasileños y la juventud.

En las garras de una crisis interna que estuvo a punto de poner en peligro la unidad del partido, (provocada por una división en el sector que ha conducido el partido desde su primer congreso en 2007) el Congreso no decidió sobre su posición respecto a la importante elecciones de 2010. Tampoco extrajo las lecciones más importantes del proceso que condujo al desarrollo de una crisis de tal magnitud.

PSOL nació en 2004, con el fin de reunir a la izquierda socialista que no se "vendió o entregó", para usar una expresión repetida a menudo por la figura pública principal del partido, la ex senadora Heloísa Helena. Después de obtener una base social importante en los sindicatos más radicales y los movimientos sociales en lucha contra las políticas neoliberales del gobierno de Lula, (como la contrarreforma de pensiones, la reforma de 2003), el partido desempeñó un papel importante en las elecciones generales de 2006. En esa ocasión, el PSOL logró mostrar a amplias capas que la izquierda no había muerto con el PT (Partido de los Trabajadores) después que el gobierno de Lula había abrazado a las grandes empresas.

Con más de 6,5 millones de votos (casi el 7%), Heloísa Helena, incluso con un progorganización local más moderado que el del partido en su conjunto, logró presentarse como una alternativa a la falsa polarización entre la derecha tradicional, representada por el PSDB ( Partido de la Democracia Social de Brasil), y la nueva derecha, representada por el PT. El mismo desafio sigue estando planteado para las elecciones de 2010. Sin embargo, esta vez Heloísa Helena probablemente no va a postularse y el partido está en un dilema respecto de qué hacer en 2010.

Elecciones 2010

En el período previo a 2010, el gobierno de Lula está tratando de conseguir apoyo para la ministro Dilma Rousseff, basándose en la afirmación de que la crisis económica ha tenido poco efecto en Brasil. La derecha tradicional (PSDB) está tratando de utilizar el hecho de que Lula no podrá presentarse de nuevo para intentar conseguir que el gobernador de São Paulo, José Serra, sea elegido.

En este sentido, con la primera elección presidencial desde el fin del régimen militar, sin postulación de Lula, el escenario electoral es aún muy incierto. Lula mantiene altos índices de aprobación por el rápido crecimiento económico de los últimos años y la expectativa de que el país tendrá éxito en evitar la crisis a través de una enorme inyección de fondos del Estado en la economía. Sin embargo, la posibilidad de transferir el apoyo a Lula a un candidato menos conocido como Dilma, que carece del “carisma” de Lula, no es automático ni fácil.

Incluso si el gobierno logra, a través de la inyección de cientos de miles de millones de reales de los fondos públicos, la contención de los peores efectos de la recesión, evitar un empeoramiento de la crisis hasta las elecciones, no será capaz de asegurar buenas condiciones para el próximo gobierno. Ambos, Dilma Rousseff, y José Serra, representaran gobiernos mucho más débiles que el actual y se verán obligados a aplicar medidas de austeridad para frenar el déficit fiscal. Esto significa que tendran que enfrentarse a la clase obrera, lo que lleva inevitablemente a la inestabilidad política y económica.

Incluso sectores del gobierno reconocen que hay mucho espacio para una alternativa a la izquierda del PT y el PSDB. El ex ministro Ciro Gomes, (del mal llamado Partido Socialista Brasileño, PSB) ha argumentado a favor de que él sea el candidato del gobierno, ya que supuestamente tiene un perfil más izquierdista-que Dilma y podría abrir un diálogo con los votantes que podrían ser atraídos por Heloísa Helena, por ejemplo.

Sin embargo, el nuevo factor importante en la disputa por la sucesión de Lula es la aparición de la candidatura de Marina Silva, también ex-ministro, de Medio Ambiente, y actualmente senadora, quien recientemente rompió con el PT y se unió al Partido Verde (PV) . Su decisión de romper con el PT se vio favorecido por la profunda crisis en el Senado, con escándalos de corrupción que implican a varios senadores y, principalmente, al Presidente del Senado y ex Presidente de Brasil, José Sarney (PMDB), que cuenta con el apoyo incondicional de Lula y los senadores del PT. El desgaste causado por este apoyo a Sarney, odiado por el público, llevó a la deserción de otro senador, Flávio Arns, quien también dejó PT.

Marina Silva, como candidato a la presidencia, explícitamente trata de ocupar el espacio dejado por Heloísa Helena. Su perfil político y personal es similar al de Heloísa. Al mismo tiempo, trata de no presentarse como candidato de la oposición. La historia de su vida, procedente de una familia pobre en la región amazónica, que luchó junto con el conocido sindicalista y activista ambiental Chico Mendes (asesinado por los propietarios de tierras en 1988), recuerda la propia historia de Lula y es atractiva para las capas que simpatizan con el gobierno.

Al mismo tiempo, Marina critica (aunque moderadamente) la falta de compromiso del gobierno en cuestiones ambientales, en particular, la preservación de la Amazonía. Recientemente, el gobierno aprobó una ley que estimula la toma de tierras en la Amazonia por las empresas agroalimentarias y los que toman ilegalmente la tierra, lo que conducirá a mayor devastación de los bosques tropicales. En esto, ella trata de deshacerse de la carga de haber sido miembro del gobierno y abrir un diálogo con los votantes más críticos.

El Partido Verde, al que se unio ella, no tiene ningún compromiso ideológico con la protección del medio ambiente. Es sólo otra etiqueta política en el mercado electoral de Brasil, utilizada por políticos de carrera de todo tipo. El partido apoya al gobierno de Lula y obtiene su parte de los privilegios y puestos en el aparato estatal, pero apoya gobernadores y políticos de la derecha, como en São Paulo, donde apoya al gobernador del estado, José Serra (PSDB) y al alcalde de la capital, Gilberto Kassab (de los "demócratas" de derecha y explícitamente neoliberales).

La candidatura de Marina Silva, no representa ninguna alternativa coherente, debido a su compromiso con las políticas de Lula y su negativa a oponerse, incluso a los partidos tradicionales de la derecha. Incluso sus políticas ambientales no escapan a la lógica del mercado y del capitalismo. Aun así, su candidatura podría aparecer como algo nuevo en el escenario electoral de 2010 y atraer a una capa de los desilusionados con la elección de los candidatos presentes, sobre todo en la ausencia de Heloísa Helena.

PSOL y las elecciones

El Congreso PSOL no decidió nada respecto a las elecciones de 2010. En cambio, se celebrará una Conferencia Electoral en octubre para tomar las decisiones principales. La justificación para esto es el intento de convencer a Heloísa Helena a presentarse de nuevo. Sus planes son postular al Senado como representante de su estado (Alagoas) y no a la presidencia.

Al posponer esta decisión, los grupos que condujeron y conducen el partido evitaron la discusión de un balance de sus políticas, incluyendo que en 2008, hicieron alianzas con los partidos que apoyan al gobierno o tienen una base social burguesa, por primera vez. Una discusión sobre el hecho de que el partido acepta el apoyo financiero de grandes empresas privadas, entre ellas, la gran empresa siderúrgica multinacional de origen brasileño (Gerdau), para su campaña electoral en la ciudad de Porto Alegre, también fue evitada.

Todas las propuestas para el 2010 del bloque ‘Resistencia Socialista’ (un bloque integrado por LSR – CIT en Brasil – y tres otras corrientes) se aplazaron para una discusión posterior.

Nuestro documento de congreso, con el título "Poner el socialismo en la agenda! Poner al PSOL a la altura del momento histórico! ", Defendió un Frente de Izquierda para las elecciones, sólo de partidos, incluidos aliados en las luchas de la clase obrera (como el PSTU y PCB), con una plataforma anti-capitalista y socialista, como alternativa a la la crisis y con una campaña electoral enraizada en los movimientos sociales y las luchas de los trabajadores, con el apoyo financiero consciente de los trabajadores.

A pesar de las divisiones dentro de la mayoría anterior en la dirección del partido, ambos bandos defienden una política amplia de alianzas que incluyen partidos de la base del gobierno de Lula y partidos oportunistas, con bases sociales burguesas.

Ninguna corriente en el partido admitió la posibilidad de una alianza formal entre el PSOL y el Partido Verde (PV) de Marina Silva, pero el tema fue parte del debate político. Si el PSOL no presenta un candidato propio, perderá el apoyo y esto podría llevar a la desilusión entre capas que búscan una alternativa a la del PT. Marina Silva, a pesar de su posición ambigua, puede acabar ocupando parte de este espacio y reducir drásticamente el apoyo disponible para una oposición de izquierda coherente.

En una situación en la que el PSOL no está postulando candidato, sectores del partido podrían acabar llevando a cabo campañas electorales ambiguas en relación con Marina Silva, o incluso hacer alianzas informales, por no mencionar la posibilidad de alianzas formales con el PV en los estados.

Por esta razón, el mejor candidato para las elecciones de 2010 es Heloísa Helena. Sin embargo, Heloisa, que ha estado entre el 10% y 24% en las encuestas de opinión, en función de diferentes escenarios y oponentes, deja claro que ella no tiene intención de oponerse a Marina Silva, y sólo aspira a recuperar su mandato en el Senado.

Hay un estancamiento en la cuestión de un candidato alternativo. Existe la posibilidad de que el apoyo a Plínio de Arruda Sampaio, un viejo activista de izquierda que proviene de la izquierda católica y que tiene una posición más radical hoy en día, podría crecer como una alternativa. Plínio se ha alineado con la izquierda en el PSOL en el último período y debido a eso, se encuentra con resistencia interna, pero podría ganar si sectores la derecha del PSOL pensaran que en parte puede contener su postura de inclinación izquierdista.

El PSOL y la reorganización de los sindicatos y los movimientos sociales

Uno de las pocas votaciones que tuvo lugar, a pesar del caos del congreso, fue sobre el proceso de reorganización de los sindicatos y movimientos sociales que están teniendo lugar en Brasil. Con la llegada al poder de Lula, la CUT (central sindical nacional), fundada en 1983, durante los movimientos de masas contra el régimen militar, se transformó en una correa transportadora de las políticas gubernamentales. A partir de ese momento, han surgido nuevas iniciativas para coordinar el sindicalismo de lucha.

La Coordinación Nacional de Lucha (CONLUTAS) fue fundada en 2004 por sectores de la izquierda de los movimientos sindicales y populares, incluyendo el movimiento estudiantil, en particular aquellos con vínculos con el PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificado), pero también con el PSOL, y se convirtió en una alternativa a la CUT en 2006. También en 2006, surgió Intersindical, que une a sectores del movimiento sindical (pero no los movimientos populares) vinculados a PSOL, pero también otros que se habían retrasado en romper los vínculos con la CUT.

En su primer congreso en 2007, incluso con un fuerte desacuerdo y debate interno, el PSOL aprobó una resolución, confirmada posteriormente por la Conferencia Sindical, llamando a la formación de una federación nueva, uniendo CONLUTAS y la Intersindical. Este proceso de unificación ha ganado impulso con los efectos de la crisis capitalista y los ataques a los trabajadores. Los seminarios regionales y un seminario nacional están previstos entre septiembre y noviembre, y una Conferencia Nacional para fundar una nueva federación unida, incluyendo la lucha contra sectores del movimiento sindical, podría tener lugar el próximo año.

El principal debate de hoy acerca de este proceso es el carácter de esta nueva federación. Algunos grupos, sobre todo la Intersindical, argumentan que debería ser exclusivamente de los sindicatos. Por otra parte, la mayoría de CONLUTAS, incluido el Bloque de Resistencia Socialista (que también funciona dentro de CONLUTAS), argumentan que organiza, junto con los sindicatos, los trabajadores organizados en los movimientos populares, como los sin techo, sin tierra, movimientos de lucha contra el racismo y de opresión de género, y también los movimientos estudiantiles, con una orientación de clase obrera.

La resolución aprobada en el Segundo Congreso de PSOL reafirma la necesidad de una nueva federación sindical, aunque ya ha decidido en favor de una exclusivamente de los sindicatos. Sin embargo, un profundo debate se llevará a cabo sobre este tema, así que esto es sólo el comienzo. Detrás de esta actitud está el deseo de prepararse para una disputa con el PSTU dentro de la nueva federación sindical, lo que no será una base sólida para una nueva organización que se creará.

El Bloque de Resistencia Socialista presentó en el Congreso una resolución que defiende la fundación de un nuevo "centro" y, al mismo tiempo, abrió el carácter del nuevo Centro al debate, sin decidir una posición de antemano. Sin embargo, sólo una minoría apoya esto. De todos modos, el debate se llevará a cabo dentro del movimiento, y el bloque seguirá defendiendo su posición a favor de la organización de la clase obrera y sus aliados en un sentido amplio, y con una perspectiva democrática y socialista, con una base de clase.

Disputa interna dentro del partido

Las dos principales corrientes que forman el campo de la mayoría en el partido después del primer Congreso eran el MES (Movimiento de Izquierda Socialista), dirigida por el diputado federal (MP) Luciana Genro, uno de los "radicales" expulsados del PT por votar en contra de la reformas a las pensiones del gobierno en 2003, y la APS (Acción Popular Socialista), del diputado federal Ivan Valente, que entró al partido en 2005, junto con otros sectores que salían del PT.

Ambas corrientes son responsables de la política de alianzas con los partidos que apoyan al gobierno de Lula y los partidos burgueses en 2008. El MES presentó a Luciana Genro como candidato a la alcaldía de Porto Alegre (capital del estado de Rio Grande do Sul), en alianza con el Partido Verde, que en las elecciones anteriores, había estado en coalición con el partido que apoyó el régimen militar. APS presentó el candidato a alcalde de Macapá (capital de Amapá, en la región amazónica), en una alianza encabezada por el PSB (Partido Socialista Brasileño, que apoya a Lula y en algunos estados, apoya el derecho tradicional). Además de estos casos, hubo más de 20 ciudades con el mismo tipo de alianzas.

Ambas corrientes también fueron responsables de la adopción de las normas para el segundo Congreso, en oposición al concepto original del PSOL como un partido con una base de activistas, en que se fundó PSOL. Para participar en el Congreso, fue suficiente con haber firmado a tiempo un formulario de adhesión y llegar a una reunión para votar por un delegado.

No había obligación de pagar las cuotas de afiliación o tasas del congreso (las tasas del Congreso terminaron siendo pagadas indirectamente por las corrientes o mandatos parlamentarios), a participar en una reunión de la organización local o incluso participar en cualquier debate real sobre los documentos presentados. En consecuencia, alrededor de 11.000 participaron en el proceso de congresos.

Sin embargo, si las cifras se inflaron, hubo un estrecho embudo en la parte superior. Las organizaciones locales del partido no podían elegir directamente a los delegados al Congreso Nacional. Los delegados eran elegidos en los congresos estatales, lo que desalentó la existencia de las organizaciones locales. En total, 373 delegados participaron en el Segundo Congreso, la mitad del número del primer Congreso.

A pesar de la unidad política entre las dos corrientes, siempre hubo una disputa por el control del partido. Las diferencias comenzaron a aparecer cuando MES, que niega la importancia de la crisis internacional y plantean el problema de la corrupción como el foco principal de la intervención del partido, y que trató de manera totalmente apolítica de reclutar al agente de la Policía Federal Protógenes Queiroz , que dirigió la operación que llevó a la detención de uno de los banqueros brasileños más odiado. Protógenes Queiroz apoya el gobierno de Lula y no se presenta a sí mismo como un socialista, a pesar de que, después de todas las crisis en PSOL, eligió afiliarse al PCdoB (Partido Comunista de Brasil, que apoya el gobierno de Lula). Si se hubiera unido al PSOL, esto habría interferido con la relación de fuerzas dentro del partido. Un resultado electoral bueno para Queiroz habría reforzado el MES en su interior.

El riesgo de una pérdida de estatus por la corriente mayoritaria, llevó al MES a librar una virtual guerra interna en el período previo al congreso. Por otra parte, la APS intentó crear una atmósfera de unidad entre las corrientes, incluyendo la izquierda del partido, contra el MES. En el Congreso del Estado de Rio Grande do Sul, por ejemplo, donde el MES es dominante, casi todas las corrientes (incluyendo parte de la izquierda), se unieron en una lista donde el único punto de la unidad era el deseo de derrotar al MES. El bloque Resistencia Socialista (a través de Alternativa Socialista, un grupo que participa en el bloque), que tiene una base importante en el partido y el movimiento sindical en el estado, se negó a adoptar esta postura y pidió a la izquierda dentro del partido formar una lista a la izquierda, pero terminó postulando solo.

En el Congreso Nacional del PSOL, ante el hecho de que perdería su posición como parte de la mayoría, el MES consiguió unir a sus aliados en una salida desde el Congreso, amenazando con una escisión en el partido. Para ello, utilizaron como excusa que el Presidium del Congreso y el presidente del partido, Heloísa Helena, había sido despreciado por el grupo de mujeres del partido, que en voz alta exigió defender el derecho al aborto por parte de las organizaciones locales del partido. La cuestión del aborto es muy polarizante dentro del partido, porque Heloísa Helena insiste en presentar una posición pública contundente contra el aborto, aunque el partido votó una resolución en favor de los derechos de aborto en el primer Congreso.

Durante la noche del sábado 22 de agosto) después de un fallido intento de reunir el Ejecutivo Nacional, el partido estaba prácticamente dividido en dos alas y las diferentes fracciones ya estaban discutiendo los mecanismos legales para controlar el nombre del partido, finanzas, etc.

El domingo por la mañana, la sesión plenaria del Congreso se llevó a cabo, sin la participación del MES, sus aliados y Heloísa Helena. Pero, después de un tiempo, regresaron al Congreso, después de un compromiso de la APS, que, incluso si estuvieran en una mayoría con sus aliados, ofrecería la presidencia del partido de Heloísa Helena, a pesar de que, en ese momento, de manera explícita estaba en el lado del MES.

A pesar de esta concesión de la APS, hubo una polarización extrema en el Congreso. Un efecto de esto fue que, de los tres grupos que componían la lista de la izquierda en el primer Congreso, sólo dos mantienen esa posición. Nosotros, el Bloque de la Resistencia Socialista, compusivos una lista junto con la Corriente Socialista de Trabajadores (CST, una sección de la UIT, una organización internacional de origen Morenista). El Colectivo Socialismo y Libertad (CSOL, una escisión del PSTU-LIT) terminó uniéndose el campo de la nueva mayoría, junto con la APS, alegando que ello garantizaría una derrota del MES.

La corriente llamada Enlace (que cuenta con miembros vinculados al ex SecretariadoUnificado de la IV Internacional), fue la más enfática en la defensa de la unidad con la APS para formar una nueva mayoría.

El resultado final en la elección de la dirigencia fue que la lista nueva mayoría, incluyendo APS, Enlace, CSOL y otros, obtuvo el 48,9% de los votos. La lista con MES, Heloísa Helena y otros consiguieron 40,8%. La lista compuesta por el Bloque de Resistencia Socialista y el CST tuvo 10,2%.

PSOL y la recomposición de la izquierda brasileña

En comparación con el primer Congreso, la izquierda del partido terminó más pequeña, debido a la adhesión de CSOL a la nueva mayoría. En el primer congreso, la izquierda obtuvo el 23,6% de los votos, frente al 10,2% actual. A pesar de ello, el partido no se ha movido más hacia la derecha.

La razón de ello es, en primer lugar, el impacto de la crisis internacional en el partido. Estoha obligada a sectores del partido a asumir consignas de lucha más claras, como la suspensión del pago de la deuda pública y la nacionalización de los bancos y las empresas que aplican despidos masivos, y la renacionalización de las empresas estatales que habían sido privatizadas en el pasado.

Cualquiera sea el candidato del partido en el 2010, estas consignas estaran mucho más presentse que en la campaña electoral de 2006, por ejemplo.

Pero, aparte de los efectos de la crisis capitalista en PSOL, la división del campo de la mayoría forzó a diferentes sectores a tratar de moverse hacia la izquierda, en relación a sus adversarios. Incluso si no es coherente, por lo menos ha servido para congelar o por lo menos hacer más lento el impulso hacia la moderación del partido.

La nueva mayoría seguirá dando prioridad al ámbito electoral, subordinando la intervención en los movimientos sociales. La diferencia es que la APS trata de conseguir mejores resultados electorales también usando una base organizada en los movimientos sociales, en contraste con el MES, que prefiere invertir en figuras públicas, "buenas en conseguir votos", como un atajo, para ganar posiciones parlamentarias.

El daño a la democracia interna y el concepto de un partido con una base activa, causado por el proceso de pre-congreso, será difícil de revertir. En su lucha contra el MES, la APS se vio obligada a plantear algunas cuestiones sobre la democracia interna en el partido, como la necesidad de aclarar las reglas sobre la distribución proporcional de puestos en el liderazgo del partido. Pero no van a llegar muy lejos. Su concepto del partido se hizo evidente en el período pre-congreso, cuando utilizaron los mismos métodos que el MES.

El sector que ha perdido la mayoría en el Congreso, encabezado por el MES, tiende a presentarse como una facción pública del Partido, o la "oposición abierta", como dicen. Ellos trabajan con la perspectiva de que en 2010 se las arreglarán para conseguir que Luciana Genro sea reelecta como diputado federal con facilidad, y también contará con Heloísa Helena como senador. Por otra parte, la APS podría tener dificultades mucho mayores en la elección de diputados, si no pueden garantizar a Heloísa Helena como candidata a presidente.

Esto puede conducir a un conflicto entre la mayoría formal en la dirección del partido y los representantes en el parlamento y su principal figura pública, actuando por su cuenta, dando lugar a una situación de conflicto permanente y de caos interno. Las perspectivas para la Conferencia Electoral en octubre no son claras. A pesar de la decisión de celebrar el Congreso, podría ser pospuesto y una grave crisis nueva no se descarta.

El hecho de que el Congreso casi se vino abajo y el nivel de tensión en las relaciones internas señala un futuro incierto para PSOL. Durante 2010, algún tipo de acuerdo tendrá que hacerse entre las grandes corrientes. Después de todo, todos ellos necesitan la etiqueta del partido para las elecciones. Pero, ¿qué ocurrirá después de 2010?

A pesar de todo, Libertad, Socialismo y Revolución (LSR – CIT en Brasil) y el bloque de Resistencia Socialista, salió fortalecido de este proceso. En octubre, el Bloque llevará a cabo un importante seminario para discutir la estrategia política y la necesidad de una relación más orgánica entre los grupos que componen el bloque. Esto ayudará a crear una izquierda coherente, tanto dentro PSOL y en el nuevo centro sindical que será construido.

El PSOL sufre en primer lugar, debido a las contradicciones en la conciencia y en el movimiento organizado de trabajadores. Si la crisis tuvo un impacto positivo sobre el partido, la falta de un salto cualitativo en el nivel de la lucha de las masas, incluso después de los principales efectos iniciales de la crisis, aumenta las dificultades para el proceso de recomposición de la izquierda socialista en Brasil.

Aun así, el PSOL es considerado por millones de jóvenes y trabajadores como la única alternativa de los trabajadores. Es necesario que el PSOL a fines de 2009 y durante el año 2010 trabaje para acumular fuerzas junto con los movimientos sociales, en la lucha contra el gobierno de Lula y los gobiernos de la derecha tradicional, y también en el proceso electoral, para crear un fuerte referente político para la izquierda. En un escenario más favorable, con un gobierno mas débil que el de Lula, con más dificultades en la aplicación de sus políticas contra la mayoría de la gente, esta resistencia puede conducir a una nueva ofensiva de los trabajadores, con una perspectiva anti-capitalista y socialista.

Liked this article? We need your support to improve our work. Please become a Patron! and support our work
Become a patron at Patreon!