Chile: Los movimientos de la elite política

La renuncia a la precandidatura para la presidencia por parte de Soledad Alvear, demócrata cristiana, forma parte de la transformación de las tácticas de la elite dominante por evitar a toda costa que las relaciones de fuerza se vuelvan en su contra y desestabilicen un sistema que se implemento hace mas de treinta años.

Con la aparición de Sebastián Piñera como candidato presidencial, de una supuesta derecha "liberal" se refleja un realineamiento de las fuerzas burguesas que a primera vista parece ser el camino para  una división mayor en el futuro.

Sin embargo, hasta hace poco tiempo la situación era distinta.  La confrontación entre la derecha y la Concertación supuestamente iba ser entre un candidato de cada sector. Pero los resultados de las elecciones municipales que reflejaron la derrota de los candidatos de derecha, que se sacaron fotos con Lavin, la perdida de minicipios y una baja en las votaciones, resultados que también, pero de manera no tan traumática, afectaron a la Concertación, cambiaron el cuadro político radicalmente en la derecha.

Pero lo más relevante de elecciones municipales fue que la izquierda, con la alianza Juntos Podemos, obtuvo casi un 10% de la votación. Con esos resultados se abrió un nuevo escenario, que por parte de las cúpulas dio paso a una serie de conversaciones que incluyeron reuniones y declaraciones publicas para un posible acuerdo entre la Concertación y el Partido Comunista, principal integrante del pacto de izquierda.

Pronto vinieron los sondeos públicos, y en todos ellos se comprobaba la debilidad del hasta ese entonces candidato único de la derecha, Joaquín Lavin y de sus dos principales partidos, la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN).  Frente a un fuerte y sostenido apoyo en las encuestas de la candidata del llamado sector progresista de la alianza de gobierno, que integran el Partido Socialista, el Partido por la Democracia y el Partido Radical Socialdemócrata, la ex ministra de Salud, Michelle Bachelet

Las posibilidades de que la derecha saliera nuevamente derrotada se hacia evidente. Además de esto, dentro de la Concertación, la posición de la Democracia Cristiana como carta presidencial tambien era un camino que conducía a la derrota en las elecciones primarias fijadas para finales de julio, frente a Michelle Bachelet.

Estos movimientos que han hecho las figuras de los principales partidos burgueses, reflejan que tras el aparente enfrentamiento y división que se ha producido hay una estrategia común que se dirige a tratar de conformar una derecha liberal, que pueda defender mucho mejor que Bachelet "la obra" del gobierno de Lagos. En varias columnas, algunos analistas han hablado de Piñera como el hijo natural del liberalismo democrático. 

La palabra neoliberalismo sin embargo no se usa, es decir se usa solo cuando hay que criticar los efectos del capitalismo neoliberal.  Esto en general se hace en la prensa de izquierda y en algún que otro documento ligado a los autoflagelantes de la Concertación.

Piñera es el mejor exponente del neoliberalismo criollo, que hizo su fortuna bajo la dictadura y luego la multiplico bajo los gobiernos de la Concertación.  Es un producto genuino de las garantías que introdujo Pinochet, aunque después haya votado como muchos burgueses por el NO.

Hasta ahora la Democracia Cristiana había sido el receptor natural del voto conservador o de derecha que apoyaba a la Concertación, esto con la UDI y su candidato Lavin, era fácil de obtener. Además con una derecha debilitada, se suponía que el principal enfrentamiento en la elección presidencial iba a ser entre las candidatas de la DC y del PS.  Hasta que  en una rápida y esperada reacción de una parte de la derecha, surge la figura del empresario Sebastián Piñera como carta presidencial de Renovación Nacional. 

Lo que demostró la bajada de Soledad Alvear es primero que nada el hecho de que la DC ha dejado de ser el único partido que puede dar estabilidad al actual sistema mediante la negociación con la izquierda como lo hizo bajo la dictadura y en los primeros años de la vuelta a la "democracia. Una de las causas que permite la prescindencia de la DC como partido gravitante en el pacto social acordado tras el termino de la dictadura ha sido sin duda la tremenda seguridad para el estiblishment que representan hoy los partidos que apoyan a Michelle Bachelet, en particular,  el Partido Socialista.

También debemos recordar que la candidatura de Soledad Alvear venia precedida de una fuerte pugna entre facciones al interior de la DC, entre sectores neoliberales y los sectores tradicionales encabezados por Adolfo Zaldivar. Fue evidente el desinterés de la dirección de la DC por apoyar su carta presidencial, con esto se puede deducir que la intención de levantar un candidato presidencial no es lo que más preocupa a la DC.  Su interés esta mas bien ligado a establecer el mejor puente con los sectores que si pueden alterar el juego, esto es la izquierda.  Es mas, la candidatura de Sebastián Piñera ha sido una especie de alivio para la cúpula DC.  Porque además les ayuda para negociar en mejores condiciones mas cupos parlamentarios con sus "socios" del PS y PPD.

Con la decisión de Piñera, la dirigencia de la DC estará en mejores condiciones que la propia Bachellet incluso para llegar a acuerdos con la izquierda extraparlamentaria.  No por nada, Adolfo Zaldivar, en sus declaraciones tras la salida de Soledad Alvear, ha vuelto a plantear "la corrección del modelo" y la "apertura del sistema hacia otras fuerzas que hoy no estan representadas".

Por otro lado la izquierda y los sectores antineoliberales han logrado levantar un pacto que los compromete a apoyar un candidato único Tomás Hirsch (PH), una lista parlamentaria y un programa único. Esto le va a dificultar a la elite dominante un probable acuerdo electoral con el PC, que era el único sector de la izquierda interesado en esto.

Hasta el momento ni Bachellet ni el PS han tenido  que esforzarse por realizar  acercamientos públicos hacia la izquierda y con esto provocar al empresariado y darle dardos a la UDI para satanizar la figura de la candidata.   Esta tarea será realizada por la DC, siempre y cuando Bachelet y sus asesores se mantengan lo mas alejados posible de la izquierda, que siga manteniéndose a la cabeza de las encuestas y sobre todo se comprometa a continuar con la actual política económica en su virtual gobierno.  

A pesar de que la dirigencia DC negocie mejores posiciones de cara a conseguir asientos parlamentarios, su forzada marginación –hasta la fecha- de la carrera presidencial podría traerle mas costos que beneficios.  Seguramente, al igual que se ha hecho en el pasado, el tema de la foto con el candidato presidencial por parte de los postulantes al parlamento reflejara nuevamente el nivel de compromiso de los partidos con la opción presidencial.  No cabe duda que para varios dirigentes DC que postularan al Senado o a la Cámara de Diputados, el tema de la foto en sus campañas los pondrá en serios aprietos.

Pero con la irrupción de Sebastián Piñera y dado que sus intereses, están mas ligados a los intereses de clase de la DC, no seria nada sorprendente que incluso sé vea a algunos demócratas cristianos apoyando a Piñera y también que el propio candidato apoye a postulantes DC. 

Si Soledad Alvear planteo semanas antes de su bajada que no tendría ningún problema en incluir a Piñera en el gobierno, este ultimo tras su irrupción tampoco se negó a incluir en su virtual gobierno a figuras DC, de hecho en el programa noticioso Ultima Mirada anuncio que Soledad Alvear seria una carta segura en la Cancillería, si ella acepta.

El resurgimiento de la llamada "derecha liberal y democrática" que  supuestamente encabeza Piñera es en ultima instancia una movida de la elite dominante para evitar una derrota aplastante del candidato natural del pinochetismo.

Sin duda el hecho de que Bachellet pertenezca al PS aun genera preocupación en un sector del empresariado quienes nuevamente apostaran no solo a dos sino a tres bandas. Esto a pesar de las señales claras que ha dado la propia candidata de continuar con la obra del gobierno de Lagos.

No es la primera vez que la derecha se presenta  dividida en las elecciones, esto solo tuvo su excepción en la presidencial del 2000.  

Esta vez se presenta una oportunidad inmejorable para la izquierda y los sectores antineoliberales de que su candidato pueda competir de verdad. Para esto se deben evidenciar aun más las diferencias con los dos principales bloques que hoy defienden el sistema capitalista.

Por otro lado el bloque de izquierda debe plantear claramente cual es su opción de sociedad y por supuesto plantear la necesidad de construir una sociedad socialista.

 

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patron! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


July 2005
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031