Líbano: Las luchas de los trabajadores cortadas por la invasión israelí

Las consecuencias de la guerra y la pobreza llevarán a protestas en el futuro.

La situación aquí, en una de las áreas de los suburbios de Beirut que no ha sido muy bombardeada se está haciendo cada día más difícil. Debe ser una pesadilla para los que viven en el sur de Beirut y en el sur del país. Mucha gente allá se niega a abandonar sus casas a pesar de los bombardeos. Saben que si transforman en refugiados, entonces, no tendrán nada. También tienen un cierto orgullo en querer mantenerse a pesar del poderío militar del régimen israelí.

Los que han abandonado el sur, ahora están siendo albergados en escuelas abiertas para los refugiados. La Fuerza Aérea Israelí bombardeó una de esas escuelas bajo la excusa que el colegio estaba siendo usado por la guerrilla de Hezbollah.

La Fuerza Aérea israelí también ha bombardeado camiones con ayuda en alimentos. Ahora donde sea que un conductor de auto se encuentra detrás de un camión en el camino, se detiene inmediatamente, o da un viraje brusco, para no ser alcanzado por cualquier bombardeo que puede tener lugar.

La carne se ha acabado aquí, y el yogurt y la leche se están acabando. Solo tenemos generadores encendidos por dos horas y luego dos horas de pausa debido a la falta de diesel.

El día que el régimen israelí comenzó a bombardear El Líbano, para llevarlo de vuelta a la Edad de Piedra se suponía que sería el primer día de una Huelga General de trabajadores de la electricidad contra la privatización de su servicio. Una huelga como esa podría haber llegado a ser un movimiento de masas, implicando a amplios sectores de la clase trabajadora en una lucha más amplia contra las alzas de precios, el incremento del costo de la vida y por el aumento de salarios para tomar en cuenta la inflación desde 1996 cuando los salarios fueron actualizados por última vez. Por supuesto la guerra, cortó lo que podría haber sido el potencial para un movimiento unido de trabajadores por cuestiones de clase. Ahora esos trabajadores eléctricos, que no han sido muertos, están tratando desesperadamente de mantener el suministro de electricidad a hospitales y comunidades locales.

Pero la movilización social planeada solo era una entre muchas lucha y movimientos de trabajadores, algunas de las cuales han sido manipuladas por los líderes de organizaciones sectarias confesionales, y las han utilizado para dejar salir algo la presión pero a pesar de todo han mostrado la indignación que existe entre la clase trabajadora y los pobres rurales. Esto se debe a las constantes subas de precios y la privatización de lo poco que se mantiene del sector estatal. La mayoría de la clase media ha sido completamente empobrecida. Hablé con alguien el otro día, que me dijo que su familia solía vivir bastante confortablemente, con sus dos padres trabajando. Ahora están sin empleo y han tenido que vender la casa de la familia para poder pagar deudas y enviar a sus niños al colegio y a la universidad.

La situación para los trabajadores libaneses obviamente es mucho peor. Los salarios de la gente están muy lejos de poder cubrir los costos básicos de arriendo, alimentación y transporte.

El gobierno ha estado tratando de elevar el precio del pan durante meses hasta ahora. Esto golpeará a los más pobres. El alza de precios planeada era de 20.000 Lira a 10.000 Lira. Esto provocó enorme oposición y enojo. Michel Aoun, ahora dirigente del Movimiento Patriótico Libre, y un ex comandante militar nacionalista y populista de derecha en la guerra civil Libanesa, se ha reconvertido en un líder popular de masas. Aoun ha hablado de asuntos de clase, y cotidianos (de pan y mantequilla) Su movimiento organizó una manifestación contra los aumentos de precio del pan a principios de junio con la asistencia de cientos de miles de gente. Como resultado el gobierno retrocedió inmediatamente y retiró los planes de aumentar el precio del pan.

También hay una oposición generalizada contra el aumento de precios de la electricidad que era una preparación para la posterior privatización de la industria. En el sur donde está basado Hezballah y es ampliamente apoyado en lugar por todos los sectores de la ello la población, no se dio ninguna orientación para generalizar este movimiento, en lugar de ello la gente organizó su propio suministro eléctrico. La propaganda levantada fue que como resultado del boicot del sur los trabajadores del norte tenían que pagar más por su electricidad. Esto tenía una tendencia a dividir el movimiento de trabajadores según líneas de corte de las comunidades ya que el efecto de la propaganda del gobierno era decir que los Chiítas en el sur eran responsables de que subiera el precio de la electricidad para todos los demás.

Sin embargo, esos movimientos mostraron el descontento que había. El efecto de la guerra traerá de vuelta al escenario estas cuestiones nuevamente con los capitalistas tratando de hacer sobre ganancias sobre los sufrimientos de los trabajadores y los jóvenes.

 

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patreon! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


July 2006
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31