Medio Ambiente: Cumbre de Copenhague

Los políticos de las grandes empresas no tienen soluciones

El destrucción del medio ambiente por el capitalismo

En medio de una ola de nuevas investigaciones sobre el clima que muestran el peligro cada vez más grave del calentamiento global, el comité sucesor del Acuerdo de Kioto de 1997 se reunirá en Copenhague en diciembre.

Según un informe reciente de la ONU, el ritmo actual de cambio climático llevará a casi el 70 por ciento la desertificación del planeta en 2025, poniendo la seguridad alimentaria mundial en situación de riesgo enorme.

Otras investigaciones apuntan a niveles en rápido aumento de la acidez oceánica, con un 50% del Océano Ártico con una acidez cada vez corrosiva en 2050. "En todo el planeta, habrá un aumento en tres veces de la acidez media de los océanos … Ese nivel de acidificación causará enormes daños al ecosistema y la cadena alimentaria", afirma el profesor Jean-Pierre Gattuso, del Centro Nacional de Francia de la Recherche Scientifique.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente lanzó una actualización de su evaluación del cambio climático en septiembre, concluyendo que el "ritmo y la escala del cambio climático ahora puede estar superando incluso las previsiones más preocupantes de la presentación del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)." El informe sugiere que para evitar los peores efectos del calentamiento global se requiere "una acción inmediata y coherente y decisiva".

Sin embargo, el estado de los debates que llevan a la cumbre del clima en Copenhague revela un compromiso con el problema como de costumbre.

La posición de los EE.UU., como segundo mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, es vital para el éxito de la conferencia.

Si los EE.UU., que nunca firmó el tratado de Kyoto, no ha pasado la legislación nacional sobre el cambio climático, pondrá en peligro profundamente la posibilidad de cualquier acuerdo de fondo en Copenhague. El asesor de energía del gobierno de Obama, Carol Browner, hablando recientemente sobre las posibilidades de aprobación en el Senado proyecto climático de ley de Kerry – Boxer antes de la conferencia, afirmó rotundamente que no "va a pasar".

En junio, tras la convocatoria del IPCC para un 25-40% de reducción de emisiones para el año 2020, el enviado de EE.UU. climático Todd Stern llamó el objetivo "no viable", no "necesari0", y "no en las tarjetas."

En cambio, la administración de Obama está presionando por un cambio fundamental en la forma en que las deducciones de carbono se cuentan a nivel internacional, de manera que cada país debería decidir unilateralmente la forma de cumplir sus objetivos. Un proyecto de propuesta de EE.UU. incluye una cláusula que especifica que las reducciones de emisiones serían objeto de "conformidad con la legislación interna", que los expertos legales dicen que está diseñado para proteger corporaciones de EE.UU. de tener que seguir las posibles normas internacionales.

Todo esto está fundamentalmente en desacuerdo con las encuestas que muestran consistentemente el apoyo del público de EE.UU. por la regulación del medio ambiente. Una encuesta de junio por ABC News / Washington Post encontró 75% a favor de la regulación de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El retiro de la administración de Obama de las restricciones ya limitadas establecidos en el marco de Kioto, ha lanzado las negociaciones previas de la conferencia al caos.

''Las posibilidades de concluir un tratado general final en Copenhague son sumamente pequeñas, ‘‘, dijo Michael Levi del Consejo de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, el propio Protocolo de Kioto 1997 ha hecho muy poco para alterar la trayectoria del cambio climático.

Kyoto estableció un "tope y" sistema de comercio de mercado basada en créditos canjeables que representan las emisiones de carbono. Ha enriquecido la industrias del petróleo y el carbón a través de la subvención pública de créditos de carbono, mientras que no se realizan progresos importantes hacia su objetivo declarado de reducir las emisiones de carbono en un 5,2% por debajo de los niveles de 1990.

Un número creciente de defensores del medio ambiente ven los sistemas de compensación de carbono, tales como el Protocolo de Kyoto o el proyecto reciente proyecto de ley de EE.UU. Markey Waxman, como poco más que contaminación como de costumbre.

En una reciente entrevista con Democracy Now, Ted Glick, director de política de Chesapeake Climate Action Network, ha explicado las fuerzas que configuran la legislación climática de EE.UU., diciendo que el problema es que el Congreso de los EE.UU. sigue siendo un bastión de los intereses del carbón y los intereses petroleros.

Si bien esto es cierto, la raíz del problema está mucho más lejos. Bajo el capitalismo, las corporaciones y las naciones compiten con fiereza por las ganancias mientras se trabaja para externalizar todos los costes humanos y ambientales. Las industrias presionan a sus propios gobiernos nacionales a hacer valer su derecho a contaminar, como una manera de ganar ventaja competitiva máxima.

Lo que se necesita con urgencia es inversión pública masiva en energías renovables y programas de transporte masivo. Energía eólica y solar son los únicos capaces de escalar para satisfacer las necesidades energéticas de todo el mundo, incluso con la tecnología actual. En última instancia, la crisis no es un fracaso de la tecnología, sino más bien el producto de un conflicto de intereses irreconciliables entre las empresas y la gran mayoría de la población del mundo.

A menudo se afirma por los comentaristas de las grandes empresas que un cambio a la energía renovable podría dañar la economía. Lo contrario es cierto: una inversión pública masiva en energías limpias daría un enorme impulso a la economía y crearía millones de puestos de trabajo. Los trabajadores de las industrias contaminantes pueden ser re-entrenados con goce de sueldo y beneficios. En un estudio reciente de Greenpeace Internacional y el Consejo Europeo de Energías Renovables, se encontró que un programa para avanzar a partir de carbón a las energías renovables para la generación de electricidad, se crean tres nuevos puestos de trabajo de energía limpia por cada uno perdido por las empresas del carbón.

Dichos programas, sin embargo, reducirían drásticamente los beneficios de los gigantes corporativos de las industrias de combustibles fósiles, que son la verdadera fuente de la resistencia a la energía renovable.

La rápida y constante destrucción del medio ambiente por el capitalismo demuestra su completa incapacidad para atender las necesidades presentes y futuras de la humanidad y su compromiso supremo de beneficios a corto plazo para unos pocos.

Sólo la creación de una economía socialista planificada, de propiedad y control democrático por los trabajadores y los consumidores, puede resolver la crisis ambiental y utilizar sosteniblemente la tecnología para cumplir con las necesidades humanas.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patreon! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


November 2009
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30