Mexico: Un fraude electoral de la derecha

"Si no hay ninguna solución, habrá revolución"

Más que 500.000 trabajadores, estudiantes, intelectuales, desempleados y otros se aglomeraron en la gigante plaza central de Ciudad México, el Zócalo, el sábado, el día 8 de Julio. Un mar de color amarillo (el color de la campaña electoral del candidato presidencial Obrador) se derramó de la plaza a todas las avenidas mayores yendo a la plaza. La masiva protesta fue en responder a la apelación del candidato radical populista en las elecciones presidenciales de México, Andrés Manuel López Obrador (popular conocido como "AMLO", el candidato del PRD (Partido de la Revolución Democrática) a sus partidarios participar en la manifestación.

La protesta fue llamada para lanzar una campaña masiva en contra del evidente fraude electoral realizado a conceder a Felipe Calderón, el candidato del derecho neo liberal PAN (Partido Acción Nacional), a ganar las elecciones.

La lucha por el resultado de las elecciones que resultaba a final sigue a una campaña electoral más polarizada y amarga la que había en la historia de México. La campaña fue caracterizada por una masiva polarización de las clases y geográfica. La clase trabajadora, los campesinos, los indígenas, radicalizados estudiantes urbanos e intelectuales apostaron por AMLO de quién los votos fueron concentrados en el sur del país y en la mega metrópoli de Ciudad México. La elite rica y partes de la clase media y la mayoría en el norte rural apostaron por Calderón. La clase dominante tenía miedo que si Obrador es concedido asumir la presidencia se abrirían las esclusas a las luchas de la clase trabajadora y de los campesinos pobres.

Las elecciones importantes también descubrieron la marginalización histórica de que es actual el tercer partido de México, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que era gobernando el país entre 1929 y 2000. Su candidato, Roberto Madrazo, se cayó humildemente en el tercer puesto con unos 20 % de votos y por la primera vez sin ninguna mayoridad del PRI en cualquier de los 32 estados de México. Esto es algo muy diferente en comparación con las electorales pasadas, antes de 2000, cuando el corrupto, represivo, paternalista y populista PRI fue elegido para el poder por 80 % y 90 % de "votos".

El PRI fue cada vez más conocido por corrupción y manipulaciones de votos – un lugar que ahora es ocupado por el neo liberal PAN.

Un masivo fraude electoral

AMLO es como es reportado reclamando contra el resultado de las elecciones en 45 de 300 distritos electorales. El periódico español "El País", el día 6 de Julio, citó a Claudia Sheinbaum, una portavoz de PRD, afirmando que en 18.000 colegios electorales había más papeletas de votación que votantes registrados. En 50.000 de los 130.788 colegios electorales había más votos reportados que la totalidad del electorado registrado.

En la protesta justificada de PRD son documentados amplios irregularidades. En particular, la informe nota que en el parcial recuentro el que han hecho, solamente las papeletas de 2.600 colegios de los 130.000 fueron recontadas. Y ya por eso se rajó la ventaja de Calderón desde 400.000 hasta 244.000 votos. Vertiginosos 2 ½ millones de votos de 11.000 urnas electorales no eran incluidas en el resultado provisional publicado el día 3 de Julio debido a "irregularidades en talones de control, datos personales poco claro y errores aritméticos".

Según la revista mexicana "El Universal en Mexicali, Baja California" habían "errores aritméticos" en respecto a la totalidad de las papeletas de votación en 80 % de los colegios electorales. Otros reportajes incluyen colegios cerrando tempranito, a las 6 de la tarde, dejando cientos de gente sin la posibilidad de votar. "El Universal" también citó un portavoz de PRD, Manuel Camacho, afirmando que en el estado de México había hasta cajas de votos de algunos colegios siendo sumadas 85 veces al resultado final. Otro caso incluye un colegio en Ciudad México siendo registrado 188 votos por Obrador pero solamente 88 recordado en el número publicado por la comisión electoral nacional.

En el Norte, siendo fuerte la derecha, había más "votos" por los candidatos presidenciales que por senadores y diputados congresales, mientras en el Sur, siendo fuerte el PRD, había más votos por senadores y diputados que por los candidatos presidenciales!

También, este masivo fraude electoral va más allá de la frontera de México. A los trabajadores "sin papeles" en los EE.UU. fue impedido el voto por correo en los consulados y embajadas mexicana y más que un millón de votantes no pudieron ejercer su derecho de votar porque sus tarjetas del registro electoral eran expiradas y les fue denegado a ellos prorrogarlas a fuera de México.

"El País" (el día 7 de Julio) comentó que durante el recuento, "lo que despertaba la atención en el cuartel general de PAN era la tranquilidad sintiendo en el aire de los líderes nacionales no mostrando ningún disgusto especial por los primeros resultados (que ponían el PRD a la cabeza). `La situación va a cambiarse', decían.

Y se ha "cambiado". El PRD mantenía su ventaja durante 20 horas del recuento hasta que 99,6 % de los votos eran "revisados" y el PAN se encontró de repente misteriosamente a la cabeza!

Fue considerablemente parecido a una repetición de la campaña electoral presidencial del año 1988, cuando el candidato de PRD, Cuhautémoc Cárdenas, fue a la cabeza hasta que los contadores computadoras se apagaron de repente. Al empezar a trabajar de nuevo, el PRI fue a la cabeza. Cárdenas, igual que el ex candidato presidencial de los Demócratas de los EE.UU., Al Gore, aceptaba servilmente el resultado, bastante al disgusto de muchos partidarios del PRD en aquel tiempo.

La manifestación más grande en la historia de México

El neo liberal PAN ya comenzaba a intentar a impedir una victoria del PRD antes de que la campaña electoral empezara. El año pasado, el presidente saliente, Vicente Fox, intentó a impedir a Obrador, el alcalde pasado de Ciudad México, a presentarse a las elecciones tratando de ponerlo preso. Este provocó a Obrador a organizar la manifestación más grande en la historia de México cuando estimados 1 ½ millones de manifestantes obligaron a Fox a dimitir.

Pero las fuerzas derechas solo dieron un paso atrás para reorganizarse y dar los pasos necesarios para robar al PRD su mayoridad electoral. Durante la campaña electoral había en el website del PRD ataques de hacker, informes falsos en el nombre del PRD y otros trucos sucios. En el estado Guerrero fueron dos observadores electorales del PRD matados a tiro por "desconocidos".

Detrás de ese intento decidido a impedir a Obrador a ganar la presidencia hay una masiva polarización entre los ricos y los pobres. Durante la campaña electoral, la clase trabajadora, los campesinos, los pobres urbanos, los jóvenes, la clase media radical e intelectuales apostaron por Obrador imponentemente, mientras los ricos y la derecha apoyaron a Calderón.

El apoyo de AMLO refleja que Obrador daba con el tono adecuado entre las masas en México. Denunciando la corrupción y la elite rica, prometía a partir el sueldo presidencial por la mitad. Además aseguraba a subir los salarios de la mayoría de los trabajadores por 20 % y reducir los precios de corriente, gasolina y fuel por 10 %. Y proponía un subsidio estatal mensual de 70 dólares a los ancianos, las madres solteras y los parados. Al mismo tiempo demandaba renegociar el NAFTA con los EE.UU. Esta demanda provocó la oposición del imperialismo norteamericano y del régimen Bush.

Estas demandas radicales populistas llevaron a Obrador a ganar el imponente apoyo por las masas mexicanas. Sin duda, si Obrador surgiera de la elección como ganador, sería un amargo revés para el imperialismo estadounidense y la clase dominante mexicana. Bush y los EE.UU. están acostumbrados tratarse con el sumiso, neo liberal presidente Fox y no con uno más radical, populista nacional como Obrador.

Sin embargo, lamentablemente, Obrador aunque en contra de la corrupción y proponiendo reformas a favor de los pobres, no tiene ninguna programa para quebrar con el capitalismo. Durante la campaña electoral, subrayaba que no es en contra del negocio y del capitalismo. "Estoy en contra de … la corrupción que crea tan dolor en nuestro país, pero no tengo ningún problema con los hombres de negocio en este país", dijo él en un mitin electoral en Tijuana.

Un capitalismo "con una cara humana"

En una entrevista por el periódico "Washington Post", Obrador explicó: "Tengo buenas relaciones con hombres de negocio. Tengo problemas con los "negociantes influyentes" los que aprovechan el gobierno solo por su mismo beneficio."

Con otras palabras, el prefiere un capitalismo "con una cara más humana" y uno que sea menos corrupto.

Un líder en la campaña de Obrador y una opción como ministro de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, dijo al "Financial Times" en Londres (el día 4 de abril de 2006): "Disciplina fiscal es la condición disminuir los costos de financiar las deudas y mantener la inflación abajo … tales ideas sensatas pensaba Sr. López quién debe ser visto más como Luis Ignacio da Silva de Brasil que el radical Hugo Chávez de Venezuela."

Estas palabras son bien entendido por algunos comentaristas capitalistas en México. Eduardo García, estando escribiendo en la revista financia "Sentido Común", comentó: "Hay un poco malestar entre el mundo de los negocios, pero no es muy racional. Se basa más en el hecho de que un desconocido toma el poder si él gana de verdad, y ellos jamás trataron con él anterior. Es el miedo de no conocerlo, de que posiblemente no cumpla la orden. Pero Obrador debe ser en contra de ciertos hombres de negocio pero no en contra del negocio por sí."

El hecho de que Obrador acepta el capitalismo, llevará probablemente a una crisis de las esperanzas si consiga ganar la presidencia.

De lo que algunas partes de la clase dominante mexicana tienen miedo también es que al ganar Obrador la presidencia la clase trabajadora y los pobres de México ganarían más confianza y fuerza y las esclusas se abrirían para luchas y demandas aumentadas para un cambio por la clase trabajadora y los pobres de México. Un ejemplo de este era la reciente pelea de más que 70.000 profesores en el estado Oaxaca por los salarios. De ese se desarrollaba una levantada popular demandando la dimisión del gobernador del estado. Otros trabajadores, tales como los mineros y los obreros metalúrgicos, también entraron en acción. Organizaciones sociales y sindicatos locales representando hasta 10 millones de trabajadores convocaban una huelga general el día 28 de Julio. Es un aviso de las inminentes luchas cuales están empezando extenderse en México.

Bajo tales condiciones, la clase dominante tiene miedo de que Obrador no fuera digno de confianza y podría ser empujado a un camino más radical y podría introducir una política radical como más intervenciones estatales, de que están en oposición.

El crisis reflejaba: con estas elecciones se abre un capitulo nuevo en las luchas de la clase trabajadora en México – y se va más allá de la frontera con el imperialismo norteamericano. Las consecuencias serán sentidas a lo largo del continente incluido a los EE.UU. Sigue a masivas manifestaciones por millones de trabajadoras hispañoles, muchos de ellos son Mexicanos, demando sus derechos en los EE.UU.

Para una huelga general de 24 horas

Reflejando el empujón masivo, Obrador era obligado llamar protestas masivas y reclamar la validez del resultado electoral. Demandaba un recuento, uno por uno de los votos discutidos. Después del fraude, Obrador denunció a Calderón como "una muñeca de los grupos más poderosos". También insultó al saliente presidente, Fox, como un "traidor". Sin duda, estos sentimientos reflejan la opinión de millones de gente apoyando la campaña de Obrador.

Inevitablemente, Bush mandó sus congratulaciones a Calderón inmediatamente – Bush ganó las elecciones presidencial estadounidense en el año 2000 también utilizando parecidos métodos en Florida. Las congratulaciones fueron resonadas por el conservativo presidente del gobierno canadiense, Stephen Harper, y con un considerable disgusto de mucha gente en México, por el "socialista" presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quién estaba quitándose la máscara para quienes que hayan tenido ilusiones en él.

Manifestantes entrevistos por "El País" (el día 10 de Julio de 2006) durante las masivas protestas en el Zócalo mostraron su amplio disgusto con Zapatero. "El es un traidor. Es el mismo como Aznár" (el pasado presidente de la derecha), dijo uno. Un trabajador mayor fue citado: "Recuérdense, acogemos refugiados de la guerra civil española … y ahora hacen tal cosa con nosotros. Digan Usted a Zapatero que aun no hemos terminado."

Hay un ánimo claro y decidido entre los trabajadores y la juventud habiendo votado por el PRD de no aceptar el resultado y desear luchar contra este fraude. La revista mexicana "La Jornada" reportó que denunciaron con carteles que los han hecho ellos mismos llevándolos al Zócalo el pasado sábado el fraude electoral. Otros escribieron: "Estamos listos, Señor, Usted ordene!" Protestatadores contaron: "Si no hay ninguna solución, habrá revolución."

Pero además de llamar estas protestas las que son primeros pasos necesarios es necesario movilizar totalmente la clase trabajadora y otros para evitar el fraude electoral. Significativamente había informes sobre gemir y gritar "fuera" durante la masiva manifestación cuando Obrador pidiera a sus partidarios que no bloquearan las calles mayores o hechos parecidos. El PRD ha llamado formar comités para informar la gente de la manifestación y de las protestas y documentar el fraude electoral.

Estos comités tienen que ser extendido y organizado de abajo por la clase trabajadora y todos aquellos quienes quieren luchar contra el fraude. Es necesario formar comités elegidos en todos los centros de trabajo, los colegios y los distritos de trabajadoras para movilizar y organizar una verdadera lucha para vencer el gobierno. Necesita ser interconectada entre los distritos, entre las ciudades, a nivel de los estados y nacional para organizar esta campaña. Tal lucha tiene que ser organizado en base democrática por la clase trabajadora, la juventud, los campesinos y la clase media radical y no debe mantenerse entre las manos de los líderes del partido.

Las manifestaciones masivas llamada por Obrador tienen que ser interconectada para organizar una huelga general de 24 horas como el primer paso en una campaña extensa para hacer parar el masivo fraude. Tal campaña necesita también ser interconectada para formar un movimiento independiente de la clase trabajadora y las masas para luchar hacer parar el fraude pero también para sustituir el actual corrupto sistema capitalista.

Corrupción y manipulaciones de votos los que son epidémicos en México son una parte del sistema capitalista. Terminar con este junto con la extrema pobreza enfrentándose la masa mexicana solo será posible estableciendo un gobierno de los trabajadores y campesinos con una programa socialista revolucionaria para vencer el capitalismo en México y a lo largo de América Latina

The CWI relies on the donations from working class people around the world to fund our campaigns.Please donate towards building the CWI.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*