Después de la Guerra de Irak…: ¿Es invencible el Imperialismo americano?

" Una Guerra para rehacer el mundo " es cómo Michael Ledeen, un neo-conservador partidario del gobierno de Bush describió la guerra en Irak. Esto ha sido explicado con mayor exactitud por el Halcón de la Casa Blanca Richard Perle, cuando dijo que la victoria para el imperialismo americano en Irak ha permitido entregar un corto mensaje, de tres palabras: "Ustedes son los próximos".

Los planes de invasión a Irak siempre estuvieron en la agenda de Bush y Cia, como una guerra, no para la democracia o la defensa de los derechos humanos, sino para aumentar la dominación económica y militar del imperialismo americano en el mundo.

Una parte de su estrategia es atemorizar, no solo al pueblo de Irak, sino todos los pobres del mundo, particularmente a los países neo-coloniales. El régimen de Bush quiere hacer creer que el imperialismo americano es todopoderoso y que no existe ninguna fuerza capaz de oponerse a sus planes.

Las amenazas de guerra contra Siria en las ultimas semanas dan una ilustración grafica de cómo el imperialismo americano pretende usar su victoria en Irak para intimidar al resto del mundo. Sin ninguna justificación que respalde tales amenazas, ellos advierten diciendo "Ustedes pueden ser los próximos" si no entran en la línea que hemos diseñado.

El movimiento contra la guerra en Irak no tiene precedentes, por su magnitud y el carácter internacional que adquirió. Nunca antes tantos se manifestaron contra una guerra antes de que esta comenzara. Sin embargo, a pesar de las masivas protestas la guerra prosiguió y las fuerzas americanas y británicas triunfaron.

En realidad, la guerra no fue el "pan comido" que los políticos americanos habían predicho, cuando tomaron 21 días, en lugar de los siete que habían pronosticado. Sin embargo las tropas angloamericanas se enfrentaron con una resistencia limitada, pudiendo afianzar una victoria relativamente fácil. La pregunta que ahora pesa en las mentes de los millones que protestaron es: ¿ Se puede desafiar al imperialismo americano?, O es como ellos nos quieren hacer creer; todopoderoso?

Para los socialistas la victoria de EE.UU. y de su aliado Británico no ha sido ninguna sorpresa. Desde hace tiempo Bush había comenzado a tocar los tambores de guerra, nosotros sostuvimos que, una vez comenzada la guerra, la victoria para los EE.UU. era inevitable. El régimen Iraquí fue derrotado rápidamente debido a su inferior capacidad militar y su débil base social en la sociedad Iraquí.

Contrariamente a las expectativas del imperialismo, la mayoría del pueblo Iraquí no dio una bienvenida como libertadores a las fuerzas norteamericanas y Británicas, tampoco estaban dispuestos y preparados para defender a una dictadura brutal como la de Saddam Hussein. Las fuerzas anglo-americanas enfrentaron una oposición feroz en varias ocasiones, pero esto fue realizado por un sector reducido de milicias iraquíes y de fuerzas armadas.

La actitud de la inmensa mayoría de la población, incluyendo a gran parte del ejercito Iraquí, fue intentar permanecer ileso y aparte del conflicto y preocuparse de sobrevivir esta guerra devastadora.

Una victoria limitada

Por estas razones el régimen Iraquí se derrumbo rápidamente, pero esto no significa que el imperialismo de EE.UU. sea todopoderoso. Al contrario, aunque la victoria en Irak ha fortalecido al imperialismo americano en lo referente al despliegue de su poderío, su creciente presencia militar en Irak y su control sobre el petróleo, no obstante es una victoria muy limitada.

Ha creado –a nivel mundial- una situación más inestable, con tensiones dramáticamente en aumento entre los distintos poderes imperialistas, creando a la vez problemas internos para el propio imperialismo americano que terminaran por revelar su debilidad fundamental.

En Medio Oriente, la Liga Árabe ha señalado que esta guerra en Irak "abría las puertas del infierno". En el corto plazo, esto no ha sido el caso, pero esta guerra sin duda ha aumentado enormemente el odio de las masas árabes contra el imperialismo americano.

A la herida abierta que sufre el pueblo palestino, se ajohna hoy la ocupación de Irak. A partir de ahora, en lugar oponerse a los crímenes cometidos por Israel, las masa árabes volcaran todo el enojo contra la intervención colonial directa del imperialismo americano

En la actualidad la rabia de las masas árabes puede tomar la forma de un odio aparentemente pasivo, es el desanimo que viene con la derrota. Pero si la ocupación americana en Irak se prolonga o si otro país es invadido por EE.UU., hará erupción una tormenta de incalculables consecuencias. Por ejemplo; si EE.UU. atacara a Siria, habrá probablemente un numero mayor de personas que se movilizaran y dispuestas a viajar a la zona para luchar contra los EE.UU..

La victoria de Bush padre en la ultima guerra del Golfo fue claramente más incompleta, después de todo Hussein permaneció en poder. Sin embargo en esa ocasión las consecuencias, con el trasfondo del derrumbe del Estalinismo, fueron más favorables para el imperialismo americano.

Entonces, por un periodo de tiempo ellos pudieron llegar a un acuerdo, el Acuerdo de Oslo, que se vio como un avance para las masas palestinas y árabes que esperaban que el imperialismo ofreciera una solución para los palestinos. Sin embargo las esperanzas se estrellaron estrepitosamente y de manera cruel, y el resultado fue la segunda Intifada.

Ahora, después de una década de fuerte represión, cualquier tratado que pueda resultar en los planes de Bush hijo, no levantara ni una milésima parte las esperanza que el Acuerdo de Oslo pudo haber levantado. De hecho, es más probable que el enojo de las masas árabes aumente día a día.

Uno oposición creciente

Dentro de Irak, aunque existe alivio de que Saddam se haya ido, la oposición a la ocupación americana y Británica esta creciendo rápidamente. Tras décadas de dictadura los Iraquíes no aceptaran fácilmente a un nuevo opresor, menos aun una ocupación colonial.

El plan original de Bush y Cia, de imponer como "administrador civil" a un ex general norteamericano y principal proveedor de armas a Israel y de tecnología militar en el ataque contra Irak, Jay Garner por dos años, se esta haciendo cada día más inviable. Si EE.UU. quiere tener a uno de los suyos controlando a Irak y darle estabilidad a un gobierno rápidamente deberán tratar de imponer un gobierno amable.

Al intentar establecer un régimen servil, el imperialismo americano, sin embargo se ve enfrentado al problema étnico y religioso presente en la población Iraquí. La mayoría Chiíta, particularmente oprimida bajo el régimen de Hussein donde se impusieron los Sunitas, esta determinada a no volver a esa situación y es la principal fuerza que se opone a la ocupación americana.

Existen muchas tendencias dentro de la población Chiíta y es prematuro establecer desde el exterior si el animo dominante será representado por ellos, apoyados desde Irán o si habrá mas de una perspectiva nacional Iraquí.

Rumsfeld, sin embargo ha establecido claramente la posición americana cuando declaro que no permitirían un gobierno simpatizante del Shá Iraní, definitivamente el pueblo Iraquí no tendrán una opción libre. De hecho, EE.UU. intentara impedir cualquier régimen cercano al molde Iraní, a menos que garantice el dominio estratégico de EE.UU. sobre el petróleo Iraquí.

Bush ya ha declarado que las bases militares americanas en Irak no se iran a casa una vez instalado Jay Garner, lo más probable es que las fuerzas militares se establezcan en forma permanente. Ante esta realidad, incluso la resistencia de las masas Iraquíes podrá crecer, así como los atentados suicidas y ataques de guerrilla. Las vidas de los soldados americanos y británicos, estarán mas amenazadas bajo la pacificación que cuando estaban bajo acciones guerra

Bus representa al sector más prepotente del imperialismo americano, luego de esta guerra ellos han se pavoneado de su poder. Sin embargo, su arrogancia no esta basada en la realidad. Ellos pagaran el fracaso de sus cálculos erróneos, puesto que no han considerado el poder de los oprimidos y particularmente el poder de la clase obrera.

En Irak ellos han tenido una ventaja, debido a la escasa base social de apoyo con que contaba Saddam, aunque esto es temporal y podría revertirse a futuro. Sin embargo, si el imperialismo americano decide ir a una guerra contra cualquier régimen elegido democráticamente, con una base popular numerosa entre la población, ellos se enfrentaran a una tarea más difícil, esto seria aun más seguro con un gobierno socialista.

Un ejemplo claro de esto, ha sido demostrado por los eventos en Venezuela en abril del año pasado. Cuando el radical y populista gobierno del presidente Hugo Chávez fue derrocado por un golpe militar de derecha. Quedo claro que el imperialismo americano apoyó el golpe, en parte porque ellos quieren tener un régimen amistoso controlando el petróleo de Venezuela, antes de que fueran a la guerra con Irak. ¡La respuesta de varios mandatarios y dirigentes de partidos socialdemócratas y de derechas, Latinoamericanos y Europeos, fue saludar este golpe militar y expresar su satisfacción porque Chávez había sido derrocado!.

Sin embargo, hablaron demasiado pronto. El pueblo más pobre, proveniente de los barrios más pobres en alianza con sectores de base del ejercito salieron a las calles y devolvieron el poder a Chávez. Enfrentado con este poderoso movimiento, al imperialismo no le quedo otra opción mas que retirarse.

El gobierno de Bush entendió el poderoso mensaje, a pesar de querer y apoyar a un derechista en el poder, habría sido un desastre la intervención directa del ejercito americano contra un levantamiento del pueblo Venezolano.

The Times, correctamente declaro durante la revolución Iraní de 1979: "Nunca invada una revolución". Para el imperialismo, intentar usar la fuerza militar directa contra cualquier movimiento popular es una estrategia sumamente peligrosa, debido a la masiva oposición mundial que esta acción puede provocar, particularmente en el propio EE.UU.

Los planes secretos

A un sector de la pandilla de Bush, por ejemplo, le gustaría usar al ejercito para acabar con el régimen de Castro en Cuba, hostil al imperialismo americano, porque esta frente a sus narices y particularmente porque todavía esta basado en una economía planificada (aunque sin una autentica democracia obrera).

Sin embargo a pesar de la naturaleza del gobierno de Bush, que estaría gustoso de invadir la isla, los estrategas más serios del imperialismo entienden que es mejor seguir utilizando las medidas económicas y los planes secretos para intentar derrotar a Cuba.

Ellos entienden que el gobierno Cubano cuenta con gran apoyo, no solo al interior de Cuba, sino a lo largo de toda América Latina. Debido fundamentalmente a los logros de la revolución y porque Cuba se ha puesto de pie frente al imperialismo americano.

Una invasión se encontraría con la resistencia armada de los cubanos y un fuerte movimiento de masas por todo el continente. Esto tendría efectos, a su vez, en la población norteamericana, donde los inmigrantes latinos conforman una gran minoría. Ante estas dificultades, incluso los halcones americanos optaran por aumentar la intervención en otras zonas de América Latina, como Colombia, en lugar de un ataque directo a Cuba.

Los trabajadores norteamericanos pagaran la factura

Los representantes más serios del imperialismo americano están preocupados por las irreflexivas acciones de Bush y su pandilla, esto fue demostrado por la advertencia de quien fuera la Secretaria de Estado bajo el gobierno de Bush padre, Lawrence Eagleburger, que apunto contra las intenciones de Bush, señalando textualmente que a este se le debería acusar si intenta ir a una guerra contra Siria o Irán.

Ante todo, será la creciente oposición a las políticas de Bush dentro de EE.UU. lo que aterra a los imperialistas. La sociedad en EE.UU. no es ningún bloque homogéneo, la mayoría de la población vive oprimida bajo el imperialismo americano. El 0,5% de la población se apropia del 90% de la riqueza.

Por ejemplo, cuando empezaba la guerra en Irak, la Cámara de Representantes voto a favor de recortes a los beneficios de los veteranos de guerra. La actual crisis de la economía americana ha hecho aumentar la pobreza sobre millones de trabajadores en EE.UU. Incluso durante el crecimiento de los años noventa ya vivían bajo la línea de la pobreza unos 45 millones de americanos.

Sin duda la clase obrera norteamericana tiene mas en común con la clase obrera y los pobres de Irak o Venezuela que con Bush, Rumsfeld o los dueños de las grandes compañías petroleras.

Es verdad que la clase dominante americana ha podido utilizar con éxito el 11 de septiembre para ganar el apoyo –temporalmente- de la mayoría de los trabajadores americanos en la guerra en Afganistán y luego en Irak. Sin embargo, el impresionante movimiento anti-guerra de este año, a nivel mundial, ha tenido un gran impacto en EE.UU.

Las manifestaciones contra la guerra han sido masivas, con centenares de miles participando. Estas han sido más grandes que el movimiento contra la guerra de Vietnam. Y fue precisamente el movimiento contra la guerra de Vietnam en EE.UU., el que gano apoyo entre la clase obrera, quien jugo el papel más importante que obligo al retiro de las tropas americanas.

El apoyo a la posición de Bush en Irak, según encuestas de opinión, llega a un 71%. Sin embargo, solo el 44% aprueba sus políticas económicas. El malestar contra Bush crecerá, porque será la clase obrera la que estará pagando la factura de esta guerra, los costos llegan a cifras que superan los 74 mil millones de dólares.

Es probable que Bush y Cia puedan ganar apoyo para otra guerra contra el terrorismo, esta vez contra Siria o algún otro estado. Pero también es posible que Bush sufra el mismo destino que su padre, quien tenia encuestas de apoyo de 91% luego de la primera guerra del Golfo, pero perdió en la siguiente elección.

El Socialismo Internacional

Sin embargo, la clase obrera en EE.UU. y en otros países imperialistas como Bretaña no cuentan con una voz organizada, para una acción de masas que lleve adelante una campaña contra la guerra imperialista o contra la guerra de clase dirigida por las grandes corporaciones de sus propios países. La lucha para realizar esto –con partidos masivos que representen genuinamente a la clase obrera en los países imperialistas- es un punto crucial en la lucha contra la guerra imperialista.

Si tal partido hubiera existido por ejemplo en Bretaña, España, Italia o Francia, cuando millones se manifestaron el 15 de febrero, nuestro llamado por una acción de Huelga General, para detener al país como protesta contra la guerra, habría sido una posibilidad real.

La oportunidad para construir nuevos partidos obreros de masa aumentara en el próximo periodo. La guerra en Irak, y sus sangrientas consecuencias, ha revelado ante millones la naturaleza brutal del capitalismo del siglo 21. Esta brutal experiencia alimentara y fortalecerá el movimiento anticapitalista a nivel mundial. Una nueva generación intenta encontrar los medios para cambiar este brutal mundo. Las oportunidades para ganar apoyo para las ideas socialistas son potencialmente amplias.

A futuro, cuando el movimiento socialista se haga mas fuerte, la actitud del imperialismo ante los gobiernos socialistas se tornara una cuestión fundamental para el movimiento obrero. Los gobiernos socialistas serán sin duda una amenaza al imperialismo americano.

Por ejemplo, estos gobiernos empezaran devolviendo a propiedad publica las grandes compañías que han sido privatizadas, utilizando estos recursos para mejorar los niveles de vida de toda la población. En muchas zonas del planeta hoy, muchas de estas compañías son propiedad de multinacionales americanas.

No obstante, es erróneo concluir que un gobierno socialista se encontraría impotente frente al poderío del imperialismo americano. De hecho ha sido un factor fundamental –de propaganda- para el imperialismo ganar el apoyo a sus acciones contra el reaccionario régimen del Taliban o la dictadura de Saddam. Pero seria una situación completamente diferente justificar un ataque contra un popular gobierno socialista, que este haciendo un llamado abierto a la clase obrera americana por apoyo.

A comienzos del siglo pasado la clase obrera toma el poder por primera vez en la historia, en la Rusia de 1917. Aunque luego se degenero, la Unión Soviética comenzó como un estado obrero sano y genuino. Hoy es muy distinta la situación, pero ahí están las lecciones que nosotros hoy podemos aprender.

La Unión Soviética se enfrento contra el ataque de 21 ejércitos imperialistas que intentaban aplastar este primer esfuerzo por el socialismo. Sin embargo, este país pobre y atrasado, con un ejercito mal provisto y hambriento pudo lograr la victoria en poco menos de tres años. Con el extendido apoyo al socialismo entre las tropas que fueron enviadas a atacar a la Unión Soviética, los ejércitos imperialistas se vieron obligados a retirarse por temor a la "plaga" socialista que se extendía a sus propios países.

Hoy, los ejércitos imperialistas poseen armas que eran inimaginables en 1917. Pero a la vez ellos hoy, también tienen una clase obrera mucho más informada. Con los modernos medios de comunicación, a pesar de todas las distorsiones y mentiras de los medios de comunicación capitalistas, los trabajadores son más concientes de los eventos internacionales.

Puede ser completamente posible para un futuro gobierno socialista ganar el apoyo internacional, en una proporción tan grande, que el imperialismo de EE.UU. seria incapaz de tomar acciones militares contra este. Incluso la perspectiva de un EE.UU. socialista, como un paso crucial hacia un mundo socialista, se levantaría

Sin embargo, es vital que el movimiento socialista se organice internacionalmente. Por esta razón es que el Comité por una Internacional de los Trabajadores esta organizado y tiene miembros y partidos en 36 países del mundo, incluyendo a EE.UU.

Únete al CIT, para luchar por un mundo socialista, en donde la guerra y sus brutales consecuencias para los trabajadores y los pobres del mundo, queden en basurero de la historia. El capitalismo y el imperialismo pueden y deben ser desafiados a nivel mundial. La única súper potencia que puede hacerlo y cuenta con una cohesión natural es la clase trabajadora.

Socialist Party, England and Wales – Comité por una Internacional de los Trabajadores

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patron! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


May 2003
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031