Oriente Medio: Oponerse a la masacre de Israel en Gaza

Parar la guerra en Gaza

Introducción

En todo el mundo se ha producido conmoción e ira por la bárbara brutalidad de la embestida del gobierno israelí en la Franja de Gaza y el horror por las consecuencias de los aleatorios ataques con misiles contra civiles israelíes. Al igual que en el Líbano en 2006, el asalto aéreo israelí está acabando con familias enteras en nombre de la “paz”.

Ya está claro que el objetivo del gobierno israelí de derrocar a Hamás en Gaza por una combinación de bombardeos y un pequeño aumento de los suministros a Gaza está fallando y ha fortalecido a Hamas por ahora. Se trata posiblemente de preparar el camino para las medidas más desesperadas por el gobierno israelí, como una invasión terrestre, que podría ampliar el conflicto a una guerra más amplia.

Los socialistas que se oponen a esta agresión, sin embargo no dan apoyo político a Hamas que tiene, a pesar de su retórica anti-imperialista y anti-corrupción reaccionaria, políticas teocráticas que en última instancia, hacen retroceder la lucha por la liberación de Palestina. Su actual apoyo se debe a que muchos palestinos consideran a los líderes de Hamas como mucho menos corruptos que sus homólogos de la OLP y más militantes en su discurso contra la agresión israelí. La hipocresía del gobierno israelí con la demonización de Hamas es que inicialmente los servicios secretos de Israel apoyaron la fundación de Hamas, a fin de socavar su rival más fuerte en el momento, la OLP secular.

Los palestinos tienen derecho a defenderse, a través de la acción armada en caso necesario. Sin embargo, esta acción defensiva debe estar bajo la dirección democrática de la población en general, organizada a través de comités de base, en lugar de las milicias secretas que a menudo degeneran en la extorsión criminal y que pueden ser infiltrados por los servicios de seguridad israelíes. Pero la política de Hamas de apoyar regularmente los ataques con cohetes y los atentados suicidas contra ciudadanos israelíes, métodos a los que el CWI/CIT se opone, no puede defender a los palestinos y han contribuido a un mayor apoyo entre los trabajadores judíos a su elite gobernante.

Las protestas se están produciendo en todo el mundo para exigir un inmediato fin a esta lucha. Obviamente, en la actualidad, el ataque del gobierno israelí está siendo apoyado por Bush, y en silencio por Obama. Si bien finalmente los temores del escalamiento del conflicto en espiral hacia el exterior puede dar lugar a presiones de las grandes potencias al gobierno israelí para poner fin a esta campaña militar, es evidente que a los EE.UU. y otros gobiernos imperialistas les preocupa poco la difícil situación de la masa de los palestinos. Al mismo tiempo, los dirigentes de la la Liga Árabe en general guardan silencio, o son como en Egipto, cómplices en el ataque. Las Naciones Unidas han demostrado una vez más que no puede hacer nada que se oponga a las políticas de las grandes potencias, especialmente del imperialismo de EE.UU.

Es urgente aumentar las protestas contra de este ataques con urgencia para garantizar el fin a esta guerra en Gaza. Al mismo tiempo los socialistas en el CWI/CIT argumentarán que sólo un movimiento de trabajadores, con políticas socialistas, puede mostrar una salida a este marasmo y poner fin a la aparentemente interminable serie de guerras. Esto significa juntar a los trabajadores palestinos e israelíes en la acción conjunta para que puedan resolver los problemas que enfrentan como parte de una lucha contra la opresión y el capitalismo.

A continuación se presenta una traducción desde el idioma hebreo de una declaración publicada al comienzo de la guerra en Gaza el 30 de diciembre de 2008, por el Movimiento Lucha Socialista (Tnuat Maavak Sotzyalisti / Harakat Nidal Eshteraki Â? CWI/CIT en Israel). Esta declaración está siendo distribuida al público en Israel en un contexto de una fuerte ola reaccionaria de militarismo y nacionalismo entre los Judios israelíes.

socialistworld.net

Cientos de muertos, miles de heridos, y sigue si haber seguridad y futuro para los israelíes o los palestinos

Cientos de muertes en los últimos días no traerán la paz, pero traerán más rabia y muerte. Tnuat Maavak Sozialisti (Harakat Nidal Eshteraki / Lucha Movimiento Socialista) siempre se opuso al lanzamiento de misiles Qassam y los ataques a las familias de los trabajadores y los pobres en Israel, en los territorios palestinos y en el Oriente Medio. La actual ofensiva no es de ninguna manera una acción defensiva y no tiene por objeto llevar tranquilidad a los residentes del sur de Israel. Al igual que la segunda guerra del Líbano, a la que también nos opusimos, no sólo no estamos hablando de ninguna solución, estamos hablando de una intensificación del problema sobre el terreno. El actual gobierno es responsable ahora de la escalada y sus consecuencias. Este ataque no sólo no conduce a una solución, el ataque y sus consecuencias demuestran una vez más que el mayor peligro para la seguridad de los residentes de Israel y la región es el gobierno elitista en Israel.

Más de 365 palestinos muertos, 1600 heridos, y 4 judíos y árabes israelíes muertos, como consecuencia del mayor ataque aéreo que haya habido alguna vez en los territorios palestinos. Sólo en las primeras horas decenas de aviones de combate dejaron caer decenas de toneladas de explosivos. El gobierno y el ejército sabía muy bien que el lanzamiento de proyectiles, sólo algunos de los cuales son realmente los misiles, incrementaría la respuesta al ataque. Incluso estima que el número de ataques con proyectiles se elevaría a 100 por día durante el curso de la operación. Como era de esperar, el ataque inflama toda la región e intensifica la polarización entre los judíos y los árabes.

El verdadero objetivo del ataque no es ganar la tregua, al igual que este no era el objetivo de la operación “Invierno Caliente” en febrero de 2008 o en la anterior guerra de Gaza (la operación “lluvias de verano”), que se llevó a cabo en paralelo con la segunda guerra del Líbano en 2006. Nosotros también nos opusimos a los ataques que dieron lugar a 550 muertes. Ahora, como entonces, la guerra es una continuación de la política del gobierno, la política por medios militares. El objetivo del ataque no es un fin a los ataques con proyectiles, sino a dañar el gobierno de Hamas en la Franja de Gaza, junto con un intento de crear la impresión de que el gobierno está haciendo esfuerzos para encontrar una solución a esos ataques. En lo que respecta a la élite de Israel se refiere, sus juegos de prestigio en relación con Hamas son más importantes que la seguridad de los residentes del sur de Israel, que están utilizando como rehenes. Este extravagante movimiento se está llevando a cabo al amparo del período de las elecciones en Israel y en el período de transición entre los gobiernos en los EE.UU.. También se propone borrar la imagen de la derrota que ha acompañado a este gobierno desde la segunda Guerra del Líbano, así como para indicar su disposición de otro sangriento enfrentamiento con Irán y Hezbolá.

La guerra antes de las elecciones es un clásico giro de tácticas utilizadas por los gobiernos. Este gobierno fue responsable de la catástrofe de la segunda Guerra del Líbano, y también de algunas otras operaciones militares especialmente sangrientas y extravagantes. Pero ahora presenta otro movimiento militar que está diseñado para rescatar a los partidos “Kadima” y “Avodah” de su caída en las encuestas por comprometer la seguridad de los residentes de la Franja de Gaza, Sderot, Ashkelon, Netivot, y las demás ciudades en la zona.

El millonario Barak, el Ministro de Seguridad ya ha anunciado que pone fin a su campaña electoral, lo que no es sorprendente, porque él también entiende que la campaña militar es, en sí misma, su propia campaña electoral. Todas los partidos del régimen se benefician a corto plazo del deslumbrante efecto de esta iniciativa militar que también está siendo explotada para desviar la atención de la crisis económica mundial. Ninguno de los partidos del sistema, todos dando apoyo que al capitalismo, tiene una solución que pueda defender la seguridad en el empleo y el nivel de vida, al igual que no tienen ninguna solución para el conflicto israelí-palestino y los problemas que crea.

En su mejor tradición, la operación militar fue un enfermo y cínico nombre – «Plomo Fundido” (de una canción de Hanukah) Â? es como un recordatorio de que hay elementos, entre los gobernantes israelíes que ven la totalidad de la operación como no mucho más que un juego o una aventura. Esta aventura militar ya se ha cobrado un enorme precio en sangre – ya en las primeras horas el número de muertos ha aumentado varias veces el número de israelíes muertos de todos los misiles que han sido despedidos hasta hoy de la franja de Gaza.

Lamentablemente, esta aventura no ha terminado, el gobierno está empecinado en rechazar un alto el fuego, y sobre la mesa hay posibilidades de incursiones y también la apertura de un nuevo frente contra el Hezbollah en el Líbano. Ya miles de soldados de la reserva han sido reclutados por los decretos de emergencia. Es probable que se inicie el ataque lo que ciertamente enredará y encenderá aún más los difíciles acontecimientos en el Oriente Medio en las próximas semanas, como Barak, anunció: “No será fácil y no será corto”.

El gobierno saboteó la “tregua”

El gobierno israelí se negó a reforzar la “tregua” (Tahadiya / Regi`a) y convertirla en un verdadero cese del fuego. Esto traería al menos la mejora de la vida cotidiana de los israelíes y los palestinos, incluso sin la adopción de cualquier tipo de medidas reales para poner fin al conflicto palestino-israelí. Por el contrario – durante todo el mes de “tregua”, el gobierno continuó con sus acciones de provocación y violaciones – como por ejemplo el 4 de noviembre, día de las elecciones en los EE.UU., que fue utilizado para el bombardeo aéreo. Como nos dice ahora Barak, la operación militar fue planificada en detalle, durante esos mismos meses. En la Ribera Occidental y en los bordes de la franja de Gaza, continuaron las operaciones militares de rutina. El gobierno se negó a llevar a cabo un intercambio de prisioneros, que también podrían haber regresado al cautivo soldado GilÂ?ad Shalit a su familia.

Fundamentalmente, durante el período de “tregua”, el asedio económico y militar de la Franja de Gaza continuó, con la colaboración de las grandes potencias, de Egipto, del movimiento Fatah, y del resto de los regímenes de la Liga Árabe, la mayoría de los cuales ahora hipócritamente protestan por la matanza. Abbas (Abu Mazen) y el régimen dictatorial de Mubarak en Egipto, han superado incluso a los demás, cuando dieron apoyo implícito al ataque en una forma incluso más pronunciada que algunos de los gobernantes árabes hicieron al comienzo de la segunda guerra del Líbano. El Ministro de Asuntos Exteriores, Livni, fue invitado especial en una visita a El Cairo dos días antes de la guerra.

Esta colaboración ha enfureció a las masas árabes en el Oriente Medio. Aumenta el odio a los regímenes corruptos en la Liga Árabe, que al igual que el régimen corrupto de Israel, no actúan con el fin de servir al gran público de los trabajadores y pobres, si no a fin de explotar y reprimirla. La rabia que ahora ha explotado podría acortar el imperio del débil régimen de Mubarak en Egipto, y se espera que Abbas se debilite aún más ya que es visto como un títere del Gobierno de Israel.

La nueva situación ridiculiza la “conversaciones de Annapolis”, que ha sido suspendido como consecuencia de la guerra, y que fueron desde el principio desestimadas correctamente como una broma en Israel, los territorios palestinos y el resto del mundo.

Desde la retirada de los asentamientos y el ejército de la Franja de Gaza en 2005, Israel ha continuado la práctica de dominar el territorio como una gigantesca prisión. Después de la victoria de Hamas en las elecciones de enero de 2006 para el Consejo Legislativo Palestino, el gobierno israelí, con el respaldo de las grandes potencias, lanzó una escalada de ataques contra residentes de Gaza. Hamas había ganado las elecciones de 2006 como resultado de un voto de protesta contra los corruptos dirigentes de movimientos Fatah, y en el contexto de la quiebra de las organizaciones palestinas, que una vez que llamaban a sí mismas “socialistas”.

Hamas, por supuesto, lejos de ser un movimiento socialista es un obstáculo en la lucha de las masas palestinas por la liberación nacional. No presentó una estrategia para la solución de los graves problemas que enfrentan las masas palestinas y, por supuesto, Hamás es incapaz de construir apoyo entre los israelíes y los trabajadores pobres a los que perjudica.

Sin embargo Hamas se está fortaleciendo como resultado de la corrupción y la traición de Fatah, y las acciones del gobierno israelí. Esto es a pesar de que la mayoría de la calle palestina, al igual que en la calle israelí, ha tenido suficiente de los grandes partidos políticos que existen actualmente y hay sed de una alternativa.

Inmediatamente antes de la guerra, el gobierno israelí hizo una utilización cínica de la crisis humanitaria que fue su responsabilidad, y abrió temporalmente los cruces fronterizos a las importaciones limitadas de suministros de alimentos y medicinas. Después del comienzo del ataque, los funcionarios del gobierno admitieron que la intención fue aumentar el efecto de sorpresa al máximo. Los generales y políticos de todas las partidos justifican el sistema de la política de castigo colectivo contra los habitantes de la Franja de Gaza, como respuesta al dolorosa lanzamiento de proyectiles contra residentes israelíes en las ciudades alrededor de la Franja de Gaza. Este es una hipócrita auto-justificación. El mismo gobierno y oficiales militares cínicamente juegan con el miedo, preocupaciones y la angustia de los residentes del Negev occidental, y sólo proponen un empeoramiento del problema y una profundización del conflicto.

El precio del conflicto en última instancia, es pagado por la masa de las familias israelíes y palestinas de los trabajadores y pobres, y no por los elitistas que toman las decisiones, la mayoría de los cuales quiere sacar provecho político del conflicto nacional. El disparo de proyectiles es sólo un síntoma de una situación, de la que es responsable principalmente israel, incluso si los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y portavoz de las FDI están trabajando todo el día para desdibujar ese hecho. El saldo de víctimas cada año demuestra cómo el conflicto en el suelo está muy lejos de ser simétrico.

La política gubernamental ha sido durante años la ejecución de una ocupación y la opresión sistemática de las masas palestinas por innumerables medios las demoliciones, entre ellos, el hambre y asesinatos en masa. También en los últimos meses, el gobierno ha optado por dejar morir de hambre a los habitantes de la Franja, de modo que la gran mayoría de ellos sufren de extrema pobreza, en particular la falta de medios de vida, alimentos, medicinas y electricidad. Por supuesto, esta situación genera la resistencia. Hoy la arremetida militar se ejecuta en la resistencia natural, cuando los palestinos tratan de defenderse. La legítima defensa está justificada, pero es importante dejar en claro que los socialistas se oponen al indiscriminado lanzamiento de proyectiles de dañan a civiles y también, de proporcionan al Gobierno de Israel con más argumentos para justificar y recabar apoyo para sus acciones.

Mientras exista la opresión nacional, el conflicto nacional y el derramamiento de sangre continuará.

El conflicto es, en última instancia un problema social

Hay organizaciones palestina de derecha religiosa, como Hamas, que tratan de competir en el asesinato de civiles, aunque en mucho menor escala que el que se lleva a cabo por el gobierno israelí, a fin de dar la impresión de que están llevando una lucha en contra de sus ataques . En realidad, el lanzamiento de proyectiles no es más que un método de venganza, que es una realidad de la desesperación y el hambre a veces también recibe el apoyo del público palestino. El lanzamiento es, sin duda, incapaz de romper la política de asedio (a diferencia de las rupturas masivas en la frontera con Egipto), o dañar la opresión militar, sino que se limita a los daños civiles en torno a las fronteras de la Franja de Gaza, por lo que se está utilizando como una política de regalo al capitalismo de Israel, que tradicionalmente utiliza el conflicto y la cuestión de “seguridad” como medio de aumentar su apoyo. El mismo apoyo se está socavado de manera crónica como resultado de sus continuos ataques económico sobre los trabajadores y los pobres en Israel, y el consiguiente agravamiento de los problemas sociales.

Esta es también la razón por la que la propaganda del sistema hace un esfuerzo en la creación de una separación artificial entre los problemas sociales y problemas de seguridad. Pero el conflicto palestino-israelí es también un problema de combustión social, y no hay que confiar en los mismos partidos que ejecutan o apoyan la guerra económica contra la mayoría de la opinión pública israelí, que se preocupan por los intereses de ese mismo público cuando se trata de las cuestiones de seguridad. Ninguna de los partidos del sistema tiene una solución al conflicto y los problemas que crea.

Esta es también la razón por la que los partidos se abrazan en tiempo de guerra, y no presentan ninguna alternativa. Los mismos partidos que se encuentran en la llamada oposición se abren a una coalición, tal como lo hacen en una manera más oculta en los asuntos económicos. Por lo tanto, era posible ver a Bibi [Benjamin Netanyahu] del Likud y Jumas [Haim Oron] de Meretz hablando en la misma voz. El sistema de prensa también forma un coro alabando el ataque, y subraya su papel como guardián de la constitución capitalista y sus guerras.

Meretz, que se describe a sí misma como parte de lo que se llama “El Campamento de la Paz”, llamó a una acción en Gaza, incluso antes de la guerra, de la misma manera que apoyó la segunda guerra del Líbano, incluso recibió una notificación previa del gobierno acerca de la ataque. En un intento de ganar votos del partido laborista, Meretz continúa cumpliendo su papel histórico, de un esfuerzo por embellecer una política gubernamental que es destructiva y perjudicial hacia judíos y árabes como uno solo.

Una Alternativa Socialista

La seguridad de los judíos-israelíes nunca se logrará a expensas de la seguridad de los demás pueblos de la región. Los judíos y los trabajadores palestinos y pobres comparten el mismo interés en la seguridad y la paz verdadera. Para poner fin a los proyectiles de fuego, así como todos los métodos utilizados en contra de la opresión de las masas palestinas, hay una necesidad de un amplio movimiento social en el terreno para luchar por ella, y presentar una alternativa a la guerra permanente y sin derramamiento de sangre. Los sindicatos de trabajadores, entre ellos de la Histadrut General, debe apoyar la construcción de ese movimiento, a favor de los intereses de los trabajadores.

La falta de ese movimiento, un fuerte movimiento de trabajadores, un gran movimiento socialista, compuesto del pueblo trabajador, judíos y árabes que, en Israel y en los territorios palestinos, hace que la masa de las familias de los trabajadores pobres y las víctimas de los acontecimientos aquí no tengan control. En la actualidad, la clase obrera no está realmente organizada. Si la gente estuviera organizada, entonces la mayoría de los judíos-israelíes no estaría lo suficientemente desesperada para aceptar el llamado de propuestas de seguridad del gobierno. El hecho de que la mayoría lo hace es porque no encuentra una respuesta a la pregunta de “¿qué se puede hacer ahora para mejorar la situación?” El gobierno, como se ha dicho, podría haber hecho otras muchas cosas, pero optó por el ataque.

Si hubiera un gran movimiento socialista organizado, habría sido posible forzar al gobierno a iniciar una verdadera cesación del fuego, para poner fin al asedio y la opresión de la población palestina, y para llevar a cabo un completo intercambio de cautivos. Un amplio movimiento socialista podría trabajar tanto en los territorios palestinos y en Israel, con el fin de proporcionar una alternativa a los grandes partidos políticos existentes, y para la aplicación de tales medidas, incluida la lucha para poner fin a los misiles y poner fin a todos los actos de agresión del Gobierno israelí contra las masas palestinas.

Sin un amplio movimiento socialista de los judíos y los árabes en Israel y en los territorios palestinos, otras fuerzas políticas que sólo una intensificación del conflicto se reforzará, como ha ocurrido en los últimos años. Pero hay medidas urgentes que pueden y deben tomarse ahora, con el fin de proporcionar la base para este movimiento. El movimiento contra la guerra debe ser ampliado, en torno al mensaje de una solución alternativa, que proporcionará una verdadera paz y seguridad a los israelíes y los palestinos, como uno solo. Es necesario fortalecer las manifestaciones conjuntas de Judios y árabes en contra de la guerra, con oposición a cualquier tipo de represión de las protestas y manifestaciones contra la guerra, con el apoyo del derecho a la legítima defensa de los atacados por manifestantes, y la oposición a los provocadores y otras fuerzas que tratan de desviar la lucha contra los residentes.

Otro paso hacia la construcción de un amplio movimiento es organizar un debate sobre el ataque y sus consecuencias en cualquier organización de trabajadores, organización de estudiantes, una organización de la comunidad, o cualquier formación que lucha por un cambio social y para la defensa de los trabajadores y los pobres – y este incluye la organización “Ciudad para todos nosotros” en Tel Aviv y el “Poder para los trabajadores”. Es importante que en estas reuniones un debate se llevará a cabo entre los trabajadores árabes y judíos y activistas, que tendrá como objetivo un análisis conjunto de la situación actual, para encontrar soluciones conjuntas, para la organización de una ampliación de la protesta contra la guerra, y como la publicación de una condena pública [de la guerra].

El grupo “Kol Akher” (otra voz), que fue creado por decenas de israelíes y palestinos residentes en el Negev Occidental y la Faja de Gaza demuestra que los residentes pueden hacer otra cosa, antes incluso de que un amplio movimiento social está establecido, y de hecho lo que se puede hacer para construir ese movimiento. El grupo está ahora en una nueva campaña en favor de la tregua y en contra de la guerra, y cientos de residentes del sur de Israel ya han firmado su petición. El grupo organiza conversaciones directas entre israelíes y palestinos, que es especialmente significativo dado el nivel de incitación en la institucionalización de canales de noticias.

El objetivo de las conversaciones directas para llegar a un entendimiento de los intereses comunes, y encontrar una solución sensata. El grupo “Combatientes por la Paz” (compuesto por ex soldados y palestinos que han participado en la lucha contra la ocupación), también organizan reuniones de diálogo similar. Un amplio movimiento socialista podrían hacer avanzar el diálogo en un nivel mucho más amplio, en el marco de la paz y de comités de reconciliación, y podría abrir el debate oficial sobre cuestiones de seguridad y las “cuestiones fundamentales” del conflicto.

Tanto en Israel como en los territorios palestinos, hay una necesidad de grandes partidos socialistas de los trabajadores y pobres, lo que llevará ese movimiento, como parte de la lucha para derrocar el capitalismo en Israel, los Territorios Palestinos y en el Medio Oriente, y por un Israel socialista al lado de una Palestina socialista independiente, como parte de una federación socialista democrática de la región.

Manifestaciones contra la guerra bajo una fuerte represión

Muchas manifestaciones contra la guerra se han celebrado en muchas ciudades en Israel, la Ribera Occidental y en el Oriente Medio, algunos con la participación de masas. En la Franja de Gaza, los manifestantes lograron una vez más la violación de la frontera con Egipto, en un intento justificado de romper el sitio, pero fueron recibidos por disparos de los guardias de la frontera con Egipto. El Comité de Seguimiento Árabe Supremo de Israel declaró una huelga comercial, y una similar huelga fue declarada en la Ribera Occidental. Manifestaciones en la Ribera Occidental y en Jerusalén oriental fueron reprimidos. Al amparo de la guerra, la policía y los militares están aumentando sus medios de represión: por ejemplo, en la aldea Nilin en la Ribera Occidental, dos manifestantes fueron muertos a tiros. En todas las universidades israelíes las manifestaciones fueron dispersados por la policía antidisturbios.

La represión de las manifestaciones se acompaña de intensas incitación contra los árabes en el sistema de medios de comunicación, que respalda la represión y describe las protestas contra la guerra como “disturbios del orden público”. Todo el sistema está enlistado en el orden para silenciar a la oposición y la protesta y avivar las llamas de la incitación. La extrema derecha ha levantado su cabeza y con ella las llamadas racistas para restringir los derechos democráticos de los ciudadanos palestinos en Israel.

En el contexto de la atmósfera de superpotencia militarista, también se ejerce presión sobre las luchas obreras a retirarse. El comité de trabajadores de la Corporación Eléctrica de Israel, por ejemplo, suspendió la lucha previsto contra los despidos de trabajadores, tras el estallido de la guerra. Esta suspensión fue cancelada después de que la dirección anunció que, por su parte, no se suspenden los planes de despidos, y los representantes de los trabajadores descubrieron el intento de engañarlos.

En Tel Aviv el sábado por la noche, cientos de activistas judíos y árabes – incluidos los miembros de Tnuat Maavak Sotzyalisti – manifestaron frente al Ministerio de Seguridad. Nuestros miembros plantearon consignas tales como “Barak: ministro de Seguridad, no comprar el Estado con la sangre”, “Los judíos y los árabes se niegan a ser enemigos”, “La sangre se derrama por el bien del prestigio de los ministros del Gobierno”, “No hay paz, ni seguridad, sin desmantelar el Estado del Capital”, “Dinero para la educación y el empleo, no para la guerra y la ocupación”, “El gobierno ha creado una catástrofe en Gaza y en Ashkelon”, “En Gaza y Sderot, los niños quieren vivir”, “No más muros y refugios – conversaciones entre los residentes”, y más.

La “Conferencia Socialismo 2008”, que fue organizada por nosotros un día antes del ataque, con la asistencia de decenas de participantes, incluidos los residentes de la parte occidental de Negev, así como los principales dirigentes de las recientes luchas obreras. En la reunión se advirtió de los peligros de la “política de” seguridad del gobierno y el sistema partidos, y se advirtió de que no se puede confiar en los partidos que no proveen seguridad económica, para proporcionar seguridad con la guerra y el terror Â? el dominio del Capital no traerá la verdadera paz o la seguridad. En la reunión, la organización expresaron su solidaridad con las familias judías y árabes que se encuentran perjudicadas por la situación, en Sderot, Ashkelon, la franja de Gaza y las otras ciudades de los alrededores.

Los periódicos ya informan de creciente ira de la gente en el Negev occidental en relación con el mal estado de muchos refugios. Similar al estado de ánimo sobre el terreno durante la segunda Guerra del Líbano, la ola nacionalista disminuirá, a medida que más y más personas vean que están siendo engañados. Pero sin un amplio movimiento socialista, que puede proporcionar una alternativa política, también existe la posibilidad de que los populistas de derecha como Lieberman tengan éxito en la explotación de la ira en contra de la elite, y se fortalezca. Este es, por supuesto, un peligro real, y esta es otra razón porque la necesidad de construir un movimiento socialista es una necesidad crítica.

El Movimiento Lucha Socialista exige:

  • El cese inmediato de los bombardeos y el resto de las operaciones militares en la Franja de Gaza, y una amplia compensación de dinero por el gobierno israelí a las familias de las víctimas en ambos lados de la valla.
  • Una inmediata y total cesación del fuego, incluyendo un fin al asedio económico y militar sobre los habitantes de la Franja de Gaza, y poner fin a las operaciones militares en las zonas palestinas; Parar el lanzamiento de proyectiles contra los residentes del sur de Israel.
  • Continuar con el conjunto de manifestaciones de judíos y árabes en contra de la guerra en Gaza, contra el muro de separación nacional, el conflicto y la extrema derecha.
  • Fin de la represión militar y policial al derecho a manifestarse, y poner fin a la incitación racista- nacionalista institucionalizado contra los árabes.
  • Fin del juego con los temores de la opinión pública en Israel por el sistema capitalista, el uso de la vida de los residentes por el bien de las elecciones y el uso de soldados como carne de cañón.
  • Fin de la aventura militar de la elite gobernante y sus intentos de enterrar a problemas políticos y sociales de esta manera.
  • Un completo intercambio de prisioneros, que incluya la liberación del soldado Gilad Shalit.
  • Las conversaciones directas entre israelíes y residentes palestinos, y el fortalecimiento de los lazos entre los trabajadores y las organizaciones sociales de ambos lados de la división nacional.
  • Construir grandes partidos socialistas de trabajadores compuesto por personas, tanto en Israel como en las zonas palestinas, lo que provocará una lucha para resolver los problemas sociales quemantes, incluido el conflicto palestino-israelí.
  • Sacar el ejército de los territorios palestinos y eliminar todas las medidas de la opresión y la ocupación, que han sido impuestas a las masas palestinas, incluidos los puestos de control, barricadas, barrera de separación, y los asentamientos. No a las anexiones de tierra – el canje de tierras sólo sobre la base del acuerdo democrático completo entre israelíes y palestinos y los trabajadores pobres.
  • Real seguridad y paz – poner fin al conflicto israelí-palestino y el fin de la política, económica y militar de las intervenciones y los dictados de las grandes potencias sobre las masas del Medio Oriente y llevada a cabo por el gobierno israelí en los territorios palestinos y en los estados vecinos.
  • Una lucha por un Israel socialista junto a una Palestina independiente Socialista, con fronteras que se determinarán democráticamente por el debate directo entre los representantes de los residentes , con la garantía de la plena libertad de movimiento; una lucha por Jerusalén para que sea la capital conjunta de los dos estados socialistas, con gobierno autónomo para las dos partes de la ciudad.
  • Una lucha unida de las masas del Oriente Medio por la Vida, la Paz y el Socialismo; Por un Oriente Medio socialista democrático y en el que los derechos de todos los grupos y las minorías se garanticen.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patron! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


January 2009
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031