Euro elecciones 2009: Europa en el borde.

Poca o ninguna confianza en los gobiernos, pero no hay una verdadera alternativa socialista.

Las elecciones europeas de junio entregaron una foto instantánea, aunque a menudo distorsionada por la baja participación, del estado de ánimo de ansiedad y desconfianza, si no hostilidad, a la mayoría de los gobiernos en el continente. En varios países, como Gran Bretaña, Grecia, Irlanda y Hungría, los partidos gobernantes sufrieron reveses dramáticos. Pero en general, con pocas excepciones, esto no se tradujo en un crecimiento en el apoyo a la izquierda genuina o incluso a fuerzas verdes, sino que se expresó en una nueva caída de los votantes y aumento la de la derecha nacionalista o partidos de extrema derecha.

Europa se hunde en una profunda recesión, la peor desde la década de 1930. Justo antes de la elección, el Banco Central Europeo empeoró su previsión de recesión en los 16 países de la zona euro a una caída del PIB del 5,1% este año. Días después de la elección se anunció que en abril la producción industrial en la zona del euro fue 21,6% menor que hace un año. Después de esta rápida y profunda ha habido pequeños signos de estabilización económica, en torno a un punto bajo, en unos pocos países. Pero esto es todavía frágil, existe la posibilidad de que siguen tumbos hacia abajo en algunos países y la casi certeza de que el desempleo seguirá creciendo como que la "recuperación", cuando se produzca, será muy débil.

Sin embargo, la masa de la población tiene miedo del futuro, al tiempo que todavía tiene esperanzas de que este será un episodio de corta duración. Hay rabia, sobre todo contra los banqueros y los especuladores financieros, y también una creciente falta de voluntad de sufrir tanto entre los trabajadores como en las clases medias, mientras que los políticos corruptos y los súper ricos escapan. Existen esperanzas a medias de que en algunos países las políticas gubernamentales pueden ser capaces de evitar lo peor. Pero, hasta ahora, en general no se entiende de que estamos pasando por un punto de inflexión que está dando lugar a un período de bajo crecimiento, alto desempleo y, en el futuro, fuertes batallas entre las clases por la distribución de una menor " torta nacional”.

En este contexto, de rechazo general a la mayoría de partidos gobernantes y de búsqueda, entre algunos de los que votaron, de una alternativa incluso la baja participación de votantes en estas elecciones ha demostrado, junto a la alienación de la Unión Europea y de la correcta comprensión de que el llamado Parlamento Europeo era impotente, un rechazo de muchos de los partidos establecidos.

No obstante, mientras que las ganancias de la derecha nacionalista y los partidos de extrema derecha ha capturado la mayoría de los titulares, la victoria de Joe Higgins, del Partido Socialista (CIT, en Irlanda) candidato que ganó uno de los asientos europeos de Dublín, ilustra cómo es posible crear conciencia sobre la base de echar raíces en la clase obrera, estableciendo una tradición de lucha y de defender políticas socialistas. Pero lamentablemente esto no fue la experiencia general en esta elección. Sólo el Bloco de Izquierda en Portugal y el "Movimiento de los Pueblos contra la UE" en Dinamarca, aunque con programas políticos más débiles, anotaron importantes éxitos de izquierda.

Desde el comienzo de esta crisis ha sido absolutamente claro que se trata de una causada por los propios mercados capitalistas. En ningún momento ha sido posible para la clase capitalista culpar a esta calamidad económica a la clase obrera, los sindicatos o el «socialismo». Históricamente, habría sido esperar que posiblemente después de una pausa, hubiera ocurrido una oleada de apoyo para los partidos que se sitúan frente al capitalismo, o que al menos ofrecen una visión diferente de la sociedad.

Ya ha habido protestas a gran escala, incluidas las manifestaciones y un día de huelga general, en una serie de países europeos. En particular en Francia, estas tomaron el carácter de una creciente ola de oposición a los intentos de los capitalistas de descargar los efectos de la crisis sobre los trabajadores y las clases medias, y contra el gobierno. Pero otros países, como Bélgica, Grecia, Portugal y España, también han visto acciones significativas.

Sin embargo, casi todos los dirigentes sindicales no pretende basar en esto los primeros pasos para crear un movimiento más amplio. En cambio las protestas quedaron como acciones aisladas, a menudo las utilizan simplemente como válvulas de escape para que se exprese la ira o, en el caso de algunos de la Confederación Europea de Sindicatos, las manifestaciones de mayo fueron un intento de conseguir apoyo electoral para los partidos socialdemócratas.

El embotamiento de esta lucha se vio agravado por el hecho de que en una gran mayoría de los países de la Unión Europea en estos momentos no hay partidos de masas o grandes tratando de construir una oposición seria a los efectos de esta crisis. Esto no es accidental. El Comité para una Internacional de Trabajadores (CIT) ha sostenido desde comienzos del decenio de 1990 que, en general, la mayoría de los países ya no tienen ningún partido de importante que se oponga al capitalismo. Este es el resultado de una combinación de la ofensiva ideológica los capitalistas tras el colapso de la antigua Unión Soviética y la transformación de la mayor parte de los antiguos partidos obrero burgueses (partidos con una base de clse trabajadora y una dirección pro-capitalista) en partidos completamente capitalistas.

Esta ha sido el único “rayo de luz” para los capitalistas en esta crisis. Esto significa que, hasta ahora, la crisis económica no ha dado lugar a una oposición activa al capitalismo en gran escala. En muchos países europeos los trabajadores, la juventud y sectores de la clase media han proclamado que "no vamos a pagar por su crisis". Esta convocatoria es un buen punto de partida para la construcción de la resistencia a la pérdida de puestos de trabajo, la disminución de los niveles de vida y recortes sociales, pero es sólo un comienzo.

La crisis capitalista plantea la cuestión de oponerse al propio sistema capitalista y la defensa de una alternativa socialista. Pero en la actualidad en Europa, además del CIT, hay muy pocas fuerzas en el movimiento obrero que vinculen activamente la lucha contra la arremetida de la crisis con el apoyo a la consolidación del socialismo. Esto abrió el camino para los éxitos de la derecha en las elecciones.

En varios países, pero no Bélgica, los partidos de centro-derecha han avanzado o por lo menos sufrido menos pérdidas que otras. A menudo se trataba del resultado, como con Sarkozy en Francia, de cambiar de estrategia criticando los excesos del capitalismo o, como ocurre con Merkel en Alemania, de la ampliación de la financiación pública masiva para el trabajo a tiempo parcial con objeto de limitar las pérdidas de empleo.

Pero en toda la Unión Europea, los partidos más a la derecha ganaron, si no en votos reales al menos en porcentajes. La migración se convirtió en una cuestión fundamental con la explotación de los partidos de derecha del temor de los trabajadores por los migrantes, tanto de dentro como de fuera de la Unión Europea, a que tomaran los puestos de trabajo y "sobrecargaran" los servicios. El racismo, la hostilidad hacia los musulmanes, los gitanos y, en Austria, un semi-velado antisemitismo fueron factores importantes o simplemente utilizados en esta elección. Añadido a esto, a menudo sólo los partidos de la extrema derecha expresaron la ira popular en contra de la propia UE, tanto por su esencia antidemocrática como por su dominio de las grandes potencias europeas. Al mismo tiempo, hay que señalar que en algunos países pequeños, como Austria, la hostilidad hacia la UE parece haber disminuido recientemente, al menos por el momento, ya que muchos esperan que la UE y, en su caso, los miembros de la zona del euro puedan proporcionar alguna protección frente a las tormentas en todo el mundo económico. Sin embargo, a pesar de esto, la lista del euro escéptico austriaco Hans-Peter Martin ha aumentado su apoyo en estas elecciones de 349.700 a 501.054.

El resultado es que, en general en la superficie, esta elección parece mostrar un cambio hacia la derecha en Europa, y en algunos países, avances definitivos para partidos de extrema derecha. Uno de los ejemplos más notables de esto fueron los 769.000 votos, 17%, que la extrema derecha del PVV logró en los Países Bajos en su primera elección europea, lo que lo hizo el segundo mayor partido holandes. En Austria, la votación total de extrema derecha, con exclusión de la lista de Martin, aumentó de 157.700 en 2004 a 490.900 (17,4%) a pesar de la división en 2005 del Partido de la Libertad (FPÖ). Pero la derecha nacionalista y los partidos de extrema derecha también consiguieron importantes avances en el Reino Unido, Finlandia, Grecia, Hungría, Italia, Rumania y otros.

Sin embargo, en Alemania, donde el Partido de Izquierda, a pesar de sus deficiencias, sigue siendo visto como el principal oponente a los ataques a los niveles de vida, el total nacional de votación de extrema derecha apenas ha cambiado a pesar de que hizo algunas ganancias en las elecciones locales que tuvieron lugar simultáneamente.

Los comentaristas capitalista pueden describir los resultados de las elecciones como un cambio hacia la derecha porque fueron los partidos "socialistas" oficiales, los que a menudo sufrieron pérdidas en esta elección, quienes sólo por razones históricas, se llaman a sí mismos "socialistas" en el Parlamento Europeo. Estos partidos de "centro-izquierda" han llevado a cabo políticas neoliberales y son vistos vez más como algo poco diferente de la de centro-derecha. Cuando estos partidos están en el gobierno, como en Austria, Gran Bretaña, Alemania y España, sufrieron pérdidas. En los tres primeros de estos países obtuvieron record de baja votación, en Alemania, a pesar de que el SPD ha tratado de presentar una imagen un poco más amigable para el trabajador.

En algunos países en que estos partidos están en la oposición, ganaron, ya que son vistos como un «mal menor». Así, en Suecia subieron con 24,6% y también en Grecia, con 36,6%. Sin embargo, el Partido Socialista (PS) en Francia, aunque en la actualidad fuera del gobierno, sufrió de la memoria de lo que había hecho mientras estaba en el gobierno y, con 16,48%, sólo quedó el 0,20% por delante del nuevo Partido Verde.

En tres países los principales partidos de derecha en el gobierno quedaron arriba de la votación, pero esto fue a menudo con escaso número. En Francia, Sarkozy reivindica un éxito con el 28% de los votos, ignorando el hecho de que el 72% de los votantes se opuso a su partido. Mientras que en Alemania, la Canciller Merkel de la CDU, a pesar de mantener el primer lugar, consiguió 1.343.000 votos menos que en 2004. El gobierno polaco tiene el más alta porcentaje de votos, el 44%, pero sólo el 24% se tomó la molestia de votar, lo que significa que tuvo el apoyo activo de menos del 12% del electorado.

Muy pocos gobiernos mantuvieron su apoyo. La coalición de gobierno italiano fue uno de los que lo hicieron, ganando el 45%. Pero dentro de este total el nuevo PDL de Berlusconi no logró alcanzar su propio objetivo. El PDL perdió cerca de 2.850.000 votos, en comparación con su resultado de elecciones generales de abril de 2008, a pesar de ganar un poco en comparación con las últimas elecciones europeas en 2004. Sin embargo, su aliado, la extrema derecha de Lega Nord, obtuvo más de 100.000 votos adicionales en comparación con el año pasado en general y casi duplicó la votación de 2004 ahora con más del 10%. Italia es uno de los países que ilustra un tema de esta elección, la debilidad de una verdadera alternativa socialista, a pesar de la crisis económica que asola al capitalismo italiano donde se prevé que el PIB caerá más de 4% este año.

La fuerza de Berlusconi es fundamentalmente el resultado de la decepción con los gobiernos de centro-izquierda, la más reciente con la coalición del ‘Olivo’, y el fracaso del Partido de Refundación Comunista (PRC). Fundado en 1991, el PRC ya había obtenido un apoyo importante, no sólo electoralmente, si no en los lugares de trabajo y la sociedad, pero esto fue desperdiciado cuando sus dirigentes se sumaron a los gobiernos capitalistas en lugar de luchar para ganar el apoyo para las políticas socialistas. El resultado es que el PRC está cerca de la extinción. En comparación con 2004, el total de voto "comunista" disminuyó de 2.757.000 a 1.032.000 (8,47% a 3,37%), mientras que la "suave izquierda / verde" se redujo de 1.467.000 votos a 955.000 (4,51% a 3,12%). Pero todavía hay un importante bloque de la izquierda en Italia. La propia Refundación Comunista, en alianza con los comunistas italianos y la Izquierda Europea, ganó 1.032.000 votos, mientras que los nuevos ‘Trabajadores Comunistas’ ganaron 166.000 trabajadores, aunque esto es 42.000 menos de lo que obtuvo el año pasado. Sin embargo el total de este apoyo todavía proporciona una sólida base para un partido sobre la base de las ideas genunas del marxismo, en Italia.

En contra de este contexto general, la victoria de Joe Higgins del Partido Socialista en Irlanda (SP) fue en marcado contraste con lo ocurrido en el resto de Europa. El SP obtuvo 50.510 (12,4%) en primer lugar de preferencia de votos en Dublín, más del doble de su votación en comparación con sus 23.218 en 2004. Este fue un voto consciente por el SP, sobre la base de su programa y también su largo historial de lucha, porque se estaba ejecutando en competencia con el Partido Laborista Irlandés, en la oposición, cuyas primeras preferencias de votación en Dublín cuya también aumentaron, pasando de 54.344 a 83.741 y el Sinn Fein cuyo diputado saliente redujo su votación de 60.395 a 47.928.

El resultado de Joe sólo es comparable al del Bloque de Izquierda (BE), en Portugal, que más que duplicó sus votos a 381.000 votos (10,7%), superando por poco a la alianza liderada por el Partido Comunista, con 379.500 votos, y el “Movimiento de los Pueblos contra la UE" en Dinamarca que aumentó su votación de 97.986 a 168.035 (7,18%).

Desde comienzos del decenio de 1990 el CIT ha sostenido que la transformación de los antiguos partidos socialdemócrata y comunista significa que es necesario afirmar que, junto con la construcción de las fuerzas del socialismo, también son necesarios los pasos para la reconstrucción de los partidos políticos independientes de trabajadores. Estos partidos podrían proporcionar un punto focal para oponerse a la ofensiva capitalista y un escenario en el que las ideas socialistas se puedan debatir.

Los últimos años han visto una serie de intentos de formar nuevos partidos de izquierda. Esta elección ha visto en Gran Bretaña un importante paso en esta dirección, cuando el principal sindicato de los trabajadores el transporte patrocinaron una alianza electoral, “No2EU, Sí a la democracia", en el que participaron el Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales), y el Partido Comunista de Gran Bretaña, entre otros , que ganó el 1%.

Pero muchos de los nuevos partidos no han tenido la combinación de actividad seria y políticas claras que se necesitan para construir fuerzas reales y duraderas. Es una lucha por construir nuevos partidos, sobre todo cuando el hábito de votar a favor de los ex partidos de trabajadores aún existe y los partidos se presentan como un mal menor o algo que puede ser capaz de obtener algunas concesiones. Sin embargo, una combinación de nuevos eventos, experiencia y actividades pueden sentar las bases de una nueva fuerza, algo que se demostró en Dublín en esbozo.

Pero, en general, los nuevos partidos de izquierda no hicieron un impacto dramático. Esto fue en parte porque muchos se habían movido a la derecha, se negaron a hacer la campaña como socialistas y no presentaron sus programas y exigencias de forma clara, decidida.

En Alemania, el Partido de Izquierda, en comparación con el antiguo PDS en 2004, obtuvo 390.000 votos y un pequeño porcentaje de aumento a 7,5%, pero esto es alrededor de la mitad de las cifras que había recibido en las encuestas de opinión hace un año y por debajo de sus propio objetivo de más del 10%. Del mismo modo, en Grecia, la alianza de izquierda Syriza anotó un 4,7%, ligeramente arriba de su 4,16% en 2004, pero bajo el 18% que había alcanzado en las encuestas de opinión en 2008.

Lamentablemente se ha desarrollado una situación similar con el Nuevo Partido anti-capitalista (NPA) en Francia, que recibió el 4,8% de los votos, en comparación con el 9% se registró en las encuestas de opinión cuando se formó en enero de 2009. Un elemento clave en la formación de la fuerza del Nuevo Partido Anticapitalista fue la ex LCR, y la votación de 857.800 fue casi el doble de los 440.100 votos (2,56%) que la LCR ganó en 2004 en alianza con la LO. Esta vez fue la LO fue sola y recibió 200.900 votos (1,2%). Sin embargo, este 4,8% es decepcionante y está por debajo de lo que podría haber sido posible. Hace diez años una lista conjunta de LO / LCR lista obtuvo 914,700 votos (5,18%), sólo 144.100 menos de este vez. En 2002 en las elecciones presidenciales el eficaz líder del NPA, Olivier Besancenot, ganó el 4,25% para la LCR. En este sentido el resultado del 4,8% del NPA es pequeño, en vista la ola de protestas masivas de este año, y dos días de acción en Francia. No obstante si se cuentan juntos los sufragios del NPA y de la LO resulta un total mucho mayor que los votos que su lista común ganó entonces en 2004. La combinación de NPA y LO votación fue de 1.058.800 muy ligeramente por delante de que el Frente de Izquierda (Front de Gauche) del Partido Comunista (PCF) y el nuevo Partido de Izquierda (Partit de Gauche), que obtuvo 1.058.400 votos, sólo un poco mayor que el 1.010.000 que obtuvo el PCF en su propia lista en 2004. El enorme salto de la votación del NPA y LO, especialmente cuando se la compara con el Frente de Izquierda, muestra el potencial que existe en Francia para la construcción de un partido comprometido, no sólo con la lucha, sino también realmente para la lucha por el socialismo.

Algunos de las "antiguas" formaciones de izquierda se han estancado, como es el caso del Partido Socialista en los Países Bajos, en parte, en este caso debido al giro de la dirección del partido hacia la derecha, y especialmente su participación en coaliciones de gobierno local con los partidos capitalistas y una oposición nacionalista a la UE. La evolución futura puede dar un castigo para estos nuevos partidos, ya sea en términos de colapso virtual como parece estar ocurriendo con la Refundación Comunista en Italia o convirtiendo estos partidos simplemente en pequeñas formaciones con pocas perspectivas de desarrollo como fuerzas de masa.

En algunos países la debilidad de estos nuevos partidos significa que los partidos verdes recogieron el apoyo de los votantes potencialmente de izquierda, especialmente en Francia, donde la nueva Europa Ecologia obtuvo el 16,2%, y también en Gran Bretaña, Países Bajos y la parte Valona de Bélgica. El 7,1% obtenido por el Partido Pirata en Suecia, un partido contra la vigilancia del estado y por el acceso gratuito del uso compartido de archivos en Internet, es una indicación del estado de ánimo de lucha contra el sistema, especialmente entre los jóvenes.

Oportunidades para el futuro para los socialistas genuinos.

En general, estas elecciones dan una indicación de la inestabilidad en la situación de Europa. La victoria del Partido Socialista en Dublín y la duplicación del voto del Bloque de Izquierda en Portugal, aunque más modesto, con aumentos de votos de la izquierda en otros lugares, indican las posibilidades. El resultado del SP en Dublín demuestra que es posible ganar el apoyo a las ideas socialistas, incluso cuando muchos trabajadores y jóvenes votan por un "mal menor", mientras que el resultado del Bloque muestra lo que es posible cuando un aparente "mal menor", en este caso el Partido Socialista portugués, está en el gobierno y lleva a cabo las políticas capitalistas.

Muchos trabajadores, los jóvenes y los miembros de la clase media europea tienen miedo del futuro y, al mismo tiempo espera que esta crisis económica pase pronto. Desgraciadamente no será el caso. A medida que se entienda que las altas tasas de crecimiento económico no retornaran, seguirá habiendo desempleo masivo y los capitalistas demandaran más recortes en los niveles de vida, la necesidad de luchar comenzará a ser entendida. Batallas de clase se vislumbran en el horizonte. Por ejemplo, los conservadores de Gran Bretaña, que son los que tienen más probabilidades de formar un gobierno dentro de los próximos 11 meses, han dicho que Gran Bretaña se enfrenta a una "era de austeridad", en nuevos fuertes ataques contra el nivel de vida que, tarde o temprano, suscitaran resistencia. Este tipo de acontecimientos y batallas creará oportunidades reales para construir importantes fuerzas que pueden luchar por el socialismo. Pero esto no será automático. Hará falta un programa claro y una estrategia consciente para construir. El significativo voto de extrema derecha en esta elección es una advertencia de que si esto no se hace, las fuerzas reaccionarias que trataran de sacar provecho de la agitación social que tenemos por delante.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patreon! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


June 2009
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930