Egipto: Grandes protestas exigen la caída de Mursi

No a la intervención de los generales! Por un gobierno de los trabajadores!

El primer aniversario de Mohammed Mursi como presidente de Egipto estuvo marcado por manifestaciones, incluso más grandes que las que provocaron la caída de Hosni Mubarak en enero de 2011. Según fuentes militares y del Ministerio del Interior, entre 14 a 17 millones de personas, protestaron el domingo 30 de junio en las ciudades y pueblos de todo el país.

Veintidós millones de firmas se han recogido en una petición (que requiere una verificación de identidad) exigiendo la dimisión de Mursi. Eso es más de la cuarta parte de la población, y muchos más que los 13,2 millones que votaron por él en la segunda ronda de las elecciones presidenciales en el 2012!

Grandes multitudes de manifestantes permanecieron en las plazas de El Cairo, Alejandría y en otros lugares a lo largo de la noche. Otra gran marcha ha sido llamada para el martes 3 de julio. Oficinas de la Hermandad Musulmana (HM) fueron atacadas y manifestantes fueron asesinados por disparos efectuados desde el interior de los edificios.

Estas enormes manifestaciones son una nueva etapa de la revolución. Pero, como hemos visto en los últimos años, en ausencia de un fuerte movimiento socialista otras fuerzas pueden tomar ventaja del nuevo movimiento.

Hay muchas razones para la ira con el gobierno, dominado por la Hermandad Musulmana de Mursi. Colas de conductores de hasta siete horas para comprar gasolina. Los cortes de electricidad duran más de diez horas al día en muchas áreas. La libra egipcia ha reducido su valor en un 20%, empujando los precios de los alimentos más rápido que la inflación oficial, que ahora es del 8,2% anual. El desempleo sigue siendo alto, mientras que el crecimiento económico se ha desacelerado, con la caída de la inversión extranjera y el turismo. Tasas de ocupación hotelera son apenas del 15% en El Cairo y por debajo del 5% en Luxor, aunque centros turísticos del Mar Rojo están todavía ocupados.

Las políticas de Mubarak continúan pero las protestas crecen

Los compinches de negocios del régimen de Mubarak están ahora cortejados por el gobierno de Mursi. Algunos hombres de negocios que enfrentan juicio por corrupción y la especulación bajo Mubarak han recibido indultos. La Asociación Egipcia de Desarrollo de Negocios, fundada por el principal líder empresarial HM Hassan Malek, reúne a los capitalistas importantes para influir en la política del gobierno de la misma manera que el hijo de Mubarak, Gamal, solía hacer.

Muchas personas temen que se está creando un nuevo estado clientelar de la Hermandad Musulmana (HM) y están enojados con el nombramiento de Mursi de miembros HM a puestos públicos, como gobernadores de los estados, y para posiciones de liderazgo en la Federación de Sindicatos de Egipto. Los periodistas han sido atacados mientras cubrían manifestaciones y algunos críticos conocidos de la Hermandad han perdido puestos de trabajo en los medios de comunicación estatales. Los cómicos han sido detenidos por insultar al presidente. Incluso los cantantes y músicos en Cairo Opera House se declararon en huelga en solidaridad con el director, después de que fue despedido por el ministro de Cultura en mayo.

Las protestas han llegado a un "máximo histórico", según el Centro Internacional para el Desarrollo (CID). En el último año del régimen de Hosni Mubarak había un promedio de 176 protestas por mes. El promedio de 2013 ha sido 1.140 al mes, con un total de 9.427 protestas durante el primer año de la presidencia de Mursi. La mitad de ellas han sido protestas de los trabajadores, incluidos 1.013 huelgas y 811 sit-ins. Ha habido 500 marchas y 150 cortes de ruta.

Aquellos que esperaban que la caída de Mubarak marcaría el inicio de una era de derechos democráticos, han sido cada vez más irritados por las medidas represivas adoptadas por el régimen de Mursi. Mientras que a los hombres de negocios de la era de Mubarak se les da tratamiento blando por el régimen, el ministro de Aviación ordenó el despido de quince trabajadores en el aeropuerto de El Cairo después de haber participado en una huelga. Cinco estibadores en el puerto de Alejandría Contenedores Company fueron condenados a tres años de prisión por dirigir una huelga en octubre de 2011. Ellos acaban de lograr la revocación de sus sentencias, en apelación.

El 26 de junio, Mursi prometió nuevas medidas para hacer frente al "vandalismo" y "terrorismo", incluyendo bloqueos de carreteras – una amenaza apenas velada de mayor represión contra los trabajadores que toman medidas para defender sus medios de subsistencia y las comunidades.

La demostración del 30 de junio

Un nuevo grupo, Tamarod (rebelde), fue lanzado en abril por ex miembros de Kefaya – el grupo que organizó las protestas por los derechos democráticos bajo Mubarak. Se fijó la meta de recoger 15 millones de firmas para una petición en favor de la dimisión de Mursi. La petición se centra en temas democráticos, sociales y económicos candentes. En esta se afirma que no hay justicia para los muertos por las fuerzas de seguridad durante el levantamiento contra Mubarak, que los "pobres no tienen ningún lugar en la sociedad", que la economía ha "colapsado" y el gobierno se ve obligado a "rogar" al FMI por préstamos y el régimen de Mursi es condenado por estar "siguiendo los pasos de los EE.UU.". En pocas semanas, la campaña de petición alegó 6.000 voluntarios y más de 100.000 seguidores en Facebook. Muchos movimientos políticos de oposición existentes han apoyado la campaña, incluyendo el Movimiento Juvenil 6 de abril, el Partido de la Constitución liberal, Partido Alianza Popular Socialista y el Partido Egipto Fuerte, fundado por el ex líder de HM Abdel-Moneim Abul-Fotouh, que se opuso a Mursi en la elección presidencial.

Su objetivo es "evitar los errores del pasado período y para continuar en el camino de la Revolución del 25 de enero", según el co-fundador de este movimiento llamado Tamarod (que significa Rebelde o Rebelión en árabe), Mohamed Abdel Aziz. Los organizadores dijeron que "no habrá banderas o pancartas, excepto banderas egipcias en las manifestaciones, así como fotografías de los mártires de Egipto, comenzando por los mártires de la Revolución del 25 de enero."

Es necesario un partido de trabajadores de masas

Si bien hay un estado de ánimo comprensible por la unidad, un ambiente político anti-partido refleja la decepción que muchos sienten con las decenas de partidos que surgieron tras el derrocamiento de Mubarak. La mayoría de estos llamados son por alguna forma de democracia capitalista, dejando a los verdaderos gobernantes de Egipto en su lugar – grandes empresarios y generales no electos. El entusiasmo de los líderes de partido por cargos de elección popular bien remunerado no ha inspirado confianza entre los trabajadores y los pobres.

Aquellos en la izquierda que apoyaron a Mursi en junio de 2012, en oposición al candidato presidencial del régimen de Mubarak, Ahmed Shafiq, como los Socialistas Revolucionarios (RS), sirvió para crear aún más confusión. El desarrollo de la acción y organización independiente de la clase trabajadora y los pobres es la clave, que necesitan su propio partido de masas para luchar por sus intereses y los derechos democráticos.

El movimiento Tamarod pide a Mursi que renuncie, para ser reemplazado por un primer ministro independiente durante seis meses y que "va a encabezar un gobierno tecnocrático, cuya misión principal es la de armar un plan económico urgente para salvar la economía egipcia y ampliar las políticas de justicia social."

’Salvar la economía egipcia (capitalista) "significará más ataques contra los trabajadores y los pobres, con recortes en los subsidios de los alimentos básicos y más privatizaciones para satisfacer al Fondo Monetario Internacional – lo contrario a las demandas de enero del 2011, por pan, libertad y justicia social.

Los trabajadores y los pobres necesitan un salario mínimo vital, de una semana de trabajo más corta sin pérdida de salario, un programa masivo de construcción de casas, escuelas y hospitales e inversión en transporte público; lo que crearía puestos de trabajo muy necesarios. Demandas socialistas combinadas con un programa de derechos democráticos podría obtener un apoyo masivo si es son planteadas por un partido obrero construido por los sindicatos en crecimiento.

Sin este programa, los líderes HM pueden seguir apoyandose en una capa conservadora dentro de las masas pobres, sobre todo en el campo. Así como Erdogan en Turquía ha sido capaz de movilizar a un número importante en su apoyo, ha habido grandes manifestaciones de apoyo a Mursi, con cerca de 100.000 en El Cairo el 21 de junio, aunque había menos reportados manifestándose el domingo 30 de junio. Un programa socialista, apelando a los intereses de clase de los pobres y que exponga los grandes intereses comerciales de algunos miembros destacados de HM, podría dividir capas significativas de apoyo de Mursi.

¿Golpe militar?

El general Abdul Fattah Al-Sisi, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa, dijo el 23 de junio que los militares podrían ser llamados a intervenir para evitar que el país "se deslice por un túnel oscuro de criminalidad, traición, conflicto sectario, o el colapso de las instituciones del Estado ".

El lunes 01 de julio altos funcionarios emitieron un ultimátum a Mursi y los líderes políticos de oposición – llegar a un acuerdo entre sí dentro de 48 horas y detener la peligrosa polarización en Egipto.

Lo que los generales del ejército y de toda clase dominante temen más que nada es la acción independiente de las masas de la clase obrera y la juventud, lo que podría poner en peligro sus intereses fundamentales. Además, los elementos vinculados al antiguo régimen de Mubarak están tratando de defender sus intereses, como es el imperialismo EE.UU. Sin embargo, los generales no parecen confiar en la realización de una campaña militar directa, por el momento, y en su lugar se presentan como el papel de "árbitros", tratando de forjar un gobierno de "unidad nacional".

Una posición peligrosamente confusa de algunos líderes Tamarod sugiere que apoyarían a los militares para retomar el poder. Mahmoud Badr, un portavoz, dio la bienvenida a la declaración de los líderes militares. "El ejército de responde a las demandas de las personas que encabezan nuestro movimiento", dijo. Las multitudes en la Plaza Tahrir, se informa, aplaudieron cuando escucharon la noticia, cantando, "El Ejército y el pueblo son una mano."

Parece posible que detrás de la escena, el gobierno de EE.UU. ha cambiado el énfasis de respaldar a Mursi a respaldar al ejército, como el mejor medio para estabilizar el país y su economía capitalista. Diez ministros dimitieron el 1 de julio, lo que sugiere que Mursi puede tener dificultades para aguantar mucho más tiempo. Mursi, tratando de desviar las críticas fuera de la HM, culpa a "ex-socios" del régimen de Mubarak, derrocado por tramar la caída de su régimen y el 2 de julio rechazó las demandas del ejército.

Los oficiales más altos no quieren asumir la responsabilidad directa del gobierno, en esta etapa. Ellos han preferido dejar los MB asuma las críticas, mientras la oposición a su gobierno aumenta. Sin embargo, hay, indudablemente aquellos en las fuerzas militares y de seguridad que anhelan volver a tomar el poder que ejercieron durante el largo gobierno de Mubarak. Las fuerzas armadas poseen sectores claves de la economía, con oficiales de alto rango haciendo fortunas de su control sobre ella. Ellos quieren la estabilidad económica y política tanto como cualquier otro empresario capitalista, para poder seguir haciendo dinero.

Han pasado sólo dieciocho meses desde que el gobierno militar estaba disparando a manifestantes en El Cairo. Cualquier gobierno – islámico o secular, civil o militar – que defienda la continuación del capitalismo va a atacar los intereses de la gran mayoría de los egipcios.

La amenaza del sectarismo

La falta de un programa que responda a las necesidades del día a día de los trabajadores, por parte de Tamarod o cualquier partido importante es propiciar un peligroso vacío en el que el veneno del sectarismo podría explotar. Los cristianos coptos se han sentido amenazados por el programa de la HM de islamización y por los ataques a las iglesias.

Mursi y la Hermandad se han alineado con la reaccionaria Arabia Saudita y los jeques del Golfo para apoyar a la oposición sunita al régimen de Assad en Siria. Hay tres millones de musulmanes chiítas en Egipto. Extremistas salafistas clérigos chiíes han denunciado a los chiítas, a través de un miembro del parlamento que los describe como "más peligrosos que mujeres desnudas" y una amenaza para la seguridad nacional. En esta atmósfera sectaria, una multitud de 3000 personas atacaron hogares chiíes en la aldea de Abu Zawyat Musulam el 23 de junio, sacando a cuatro hombres de sus casas para luego matarlos.

Por un gobierno de los trabajadores y la democracia socialista

Activistas sindicales y socialistas pueden construir movimientos que superen las divisiones sectarias mediante la construcción de apoyo a un programa de solidaridad de clase contra el enemigo común de las grandes empresas, ya sea imperialistas o egipcios. Las luchas de masas liberadas por el inicio de la revolución en 2011 aún continúan. Muchos sindicatos independientes han surgido en todo el país en los últimos años. El mismo Mursi ha llamado la atención sobre 4.900 huelgas registradas que tuvieron lugar en los últimos 12 meses. Una huelga general puede aglutinar sectores oprimidos de la sociedad y podría obtener el apoyo de muchos de la clase media. Pero la huelga general no debe ser para derrocar a un dictador y ver como es reemplazado por otro, ya sea un general, un empresario o un político capitalista.

Comités de huelga elegidos democráticamente y los comités de acción de masas en todos los grandes lugares de trabajo, la comunidad local y la universitaria pueden discutir y elaborar un programa para un real cambio revolucionario. Ellos podrían vincularse a nivel local y nacional, sentando las bases para un gobierno de representantes de los trabajadores y de los pobres.

Apelando a los trabajadores de toda la región a tomar medidas similares contra la pobreza, el sectarismo y la represión podrían construir un movimiento por el socialismo en todo el Medio Oriente y el Norte de África.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patron! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


July 2013
M T W T F S S
« Jun   Aug »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031