Alemania: El partido alem?n Die Linke celebra su primer congreso nacional

"Hay que juzgar a Die Linke por sus actos"

El partido Die Linke (en alem�n, "La Izquierda"), fundado el pasado a�o, se ha convertido en la esperanza de millones de alemanes. Seg�n un reciente sondeo, este partido obtendr�a el apoyo de un 15% de los votantes si se celebrasen ahora elecciones nacionales. En base a esto, se trata del tercer partido m�s fuerte de Alemania. En Alemania Oriental es el primero, de acuerdo con las encuestas de opini�n.

En su primer Congreso Nacional, que tuvo lugar en la ciudad de Cottbus los d�as 24 y 25 de mayo, Die Linke decidi� hacer campa�a contra la medida del Gobierno alem�n que retrasa la edad de jubilaci�n hasta los 67 a�os. Adem�s, Die Linke demanda un "programa de inversi�n para el futuro", que asciende a 50 mil millones de euros, con objeto de crear un mill�n de puestos de trabajo (remunerados al nivel de los salarios sindicales) en los sectores de educaci�n, sanidad y medio ambiente.

Tales demandas distinguen a Die Linke del resto de los principales partidos de Alemania y le garantizan apoyo de amplias capas de la poblaci�n. En el congreso del partido, Die Linke volvi� a pronunciarse claramente en contra la guerra de Iraq; y es correctamente considerado por mucha gente como el �nico partido que exige la retirada de las tropas alemanas de Afganist�n. En sus discursos, el l�der del partido, Oskar Lafontaine, hace referencia en tono positivo a hist�ricas figuras socialistas, como Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, y tambi�n ataca al capitalismo.

Al mismo tiempo que el partido celebraba su congreso, se hac�a con un 7% en las elecciones municipales del norte�o estado federal de Schleswig-Holstein, donde nunca antes hab�a presentado candidaturas, y donde no present� candidatura para todos los ayuntamientos. El partido socialdem�crata SPD obtuvo sus peores resultados, que descendieron hasta un 26,6%, con lo que prosigue su crisis. A los socios del SPD en la coalici�n del gobierno nacional, los dem�crata-cristianos de Angela Merkel, les fue a�n peor, pues su cuota de voto cay� del 50,8% a un 38,6%.

Pero, �cu�nto durar� el �xito de Die Linke?

A un a�o y medio de las pr�ximas elecciones nacionales en Alemania, en el congreso de Die Linke se deber�a haber debatido sobre cu�l ser� su posicionamiento pol�tico y estrat�gico en la carrera hacia las urnas. Por desgracia, las controversias pol�ticas s�lo se abordaron de manera marginal en este congreso. Pero una importante cuesti�n a resolver es dentro de Die Linke, es la de seguir� orient�ndose claramente hacia la actividad parlamentaria y la participaci�n continuada en gobiernos con el SPD, o si el partido deber�a poner �nfasis en organizar la resistencia contra los que tienen el poder. El pr�ximo a�o, se celebrar�n elecciones en muchos de los estados federados, adem�s de las elecciones nacionales. Los dirigentes del partido est�n a favor de seguir participando en gobiernos, al menos a nivel de estados federados.

Una ojeada a Berl�n basta para comprender la preocupaci�n que se extiende por las bases de Die Linke. El partido participa, junto con el SPD, en el gobierno del Estado de Berl�n, donde ha llevado a cabo numerosos recortes en salarios y servicios sociales. A principios de mayo, 8.000 escolares se echaron a la calle para protestar contra la pol�tica educativa del gobierno estatal �denominado "rojo-rojo" �, del SPD y Die Linke. Ahora mismo, los trabajadores del sector p�blico hacen huelga en Berl�n. Desde 2003, la administraci�n "roja-roja" berlinesa ha rehusado aumentar los salarios de los funcionarios.

Si Die Linke colabora en el recorte de servicios sociales en otros estados o incluso a escala nacional, como socio de gobiernos liderados por el SPD, se corre el riesgo de que el respaldo al partido se torne pronto en rechazo y frustraci�n. Por consiguiente, los miembros de SAV (Sozialistische Alternative, secci�n del CIT en Alemania), advierten de la posibilidad de un desarrollo similar al de Italia, donde Rifondazione Comunista sufri� una p�rdida masiva de apoyo a causa de su participaci�n en el anterior gobierno de coalici�n de Romano Prodi. La experiencia italiana en particular muestra que el actual �xito de Die Linke no ser� duradero si el partido se subordina en el gobierno a la agenda neoliberal del SPD.

Otra cuesti�n importante y pol�mica en Die Linke es la de si el partido deber�a ir m�s all� de criticar al capitalismo, y si est� preparado para luchar por una sociedad socialista.

Las promesas de libertad e igualdad de Lafontaine

Oskar Lafontaine pronunci� un discurso de apertura en el congreso en el que emple� frases radicales sobre la libertad y la igualdad como fundamento de una sociedad socialista. Estos comentarios contradijeron otras pol�ticas propuestas por Lafontaine que no ponen en cuesti�n la permanencia del capitalismo como sistema imperante. Lafontaine se refiri�, en sentido positivo, a Liebknecht, a Luxemburgo y a la Revoluci�n Alemana de 1918. Correctamente, calific� a la dirigencia del SPD de aquella �poca, con Friedrich Ebert a la cabeza, de traidores a la revoluci�n. Lafontaine cit� a Ebert: "Odio la revoluci�n como al pecado". Sin embargo, a las palabras radicales de Lafontaine le siguieron unas demandas limitadas, cuya aspiraci�n es hacer retroceder al "capitalismo dirigido por el mercado financiero". La l�gica de las demandas de Lafontaine se resume en que no necesitamos un sistema social diferente, sino que apenas se necesitan unas pol�ticas diferentes para conseguir mejoras para la mayor�a de la poblaci�n. Tras las alusiones de Lafontaine al "capitalismo dirigido por el mercado financiero", reside la falsa idea de que puede haber una alternativa, el llamado capitalismo social.

Por el contrario, los miembros de SAV (CIT en Alemania) insisten en que cualquier capitalismo social es imposible debido al dominio que ejercen la exigencia de beneficios privados y la competitividad. Creemos que Die Linke debe decidir con claridad en qu� lado de la sociedad de clases se encuentra, y que debe asumir el objetivo de luchar por una sociedad socialista. Lamentablemente, el principal documento del congreso, que cont� con una gran mayor�a de votos a favor, se limita a afirmar que el capitalismo no es el fin de la Historia.

Al mismo tiempo, la radicalidad verbal de Lafontaine, que a veces se ve empleando esl�ganes como "Libertad a trav�s del socialismo", y sus cr�ticas a algunas de las actuaciones de l�deres de Die Linke coaligados con el SPD en gobiernos regionales, le han valido al pol�tico cierta hostilidad tanto desde la clase dominante como desde el ala derecha del partido Die Linke. Un ala derecha que tampoco est� precisamente contenta con la propuesta de un programa de inversi�n de 50 mil millones de euros. Estas tensiones dentro del partido dieron lugar a que Lafontaine fuera reelegido como co-presidente del congreso con un 78,5% de los votos �un apoyo significativamente menor que el del 87,9% que Lafontaine recibi� en el congreso fundacional de Die Linke en junio de 2007�.

Participaci�n en gobiernos

A pesar de lo urgente que es la cuesti�n de la participaci�n en gobiernos, la dirigencia del partido trat� de evitar el correspondiente debate en el congreso. Miembros de SAV presentaron una moci�n al congreso, que inclu�a las siguientes l�neas:

"Las coaliciones con el SPD y Los Verdes sobre una base pro-capitalista, que lleven por fuerza a medidas de recortes sociales, recortes en educaci�n, aniquilaci�n de puestos de trabajo y privatizaci�n, no tienen, por tanto, cabida en Die Linke. Nosotros apostamos por la movilizaci�n de millones de personas para romper el poder de los millonarios y los billonarios. En este sentido, queremos organizar un partido de cientos de miles y millones de miembros y simpatizantes, que ser� capaz de formar un gobierno en favor de los empleados, los desempleados, los j�venes y los pensionistas, que puede ser el punto de partida para una transformaci�n socialista de la sociedad.desempleados, los�fn faborr y smlista. Esta moci�n gener� una prolongada discusi�n, e hicieron falta numerosos recuentos de votos hasta que qued� claro que el congreso no quer�a debatir sobre ella. Otra moci�n presentada por delegados de Bielefeld, que instaba a la fracci�n berlinesa de Die Linke a abandonar la coalici�n "roja-roja" (es decir, con el SPD) que gobierna en la capital, tampoco se someti� a debate.

Un delegado del Estado de Hessen se refiri� al hecho de que, una vez m�s, la pol�tica de Die Linke en Berl�n est� ocasionando problemas al partido en Hessen. La secci�n de Die Linke en Hessen fue elegida para el parlamento estatal en enero, desde donde demanda un contrato salarial para los funcionarios de dicho estado. Ello se debe a que el gobierno estatal de Hessen abandon� la organizaci�n patronal nacional cuando estaba en manos del CDU (partido dem�crata-cristiano). S�lo hay otro estado que haya abandonado la organizaci�n patronal, que es el de Berl�n. Esto ocurri� bajo el mandato "rojo-rojo" de dicho estado, y abri� el camino a recortes en salarios y beneficios.

Protesta en el congreso del partido

Este fue el motivo por el que los trabajadores del sector p�blico berlin�s se manifestaron a las puertas del congreso de Die Linke. Estos trabajadores est�n bregando por un incremento porcentual de los salarios, lo cual les deniega el gobierno estatal "rojo-rojo". Uwe Januszewski, presidente del consejo de los trabajadores del sector p�blico de Berl�n, subray� que Die Linke no puede pronunciar discursos de domingo en contra de los bajos salarios, mientras, al mismo tiempo, el gobierno estatal "rojo-rojo" de Berl�n contin�a recortando plantillas e implantando "1-Euro-Jobs" (nombre popular de una modalidad de empleo recientemente instaurada en la que se remunera al trabajador con aproximadamente un euro por hora trabajada). Estaba previsto que Januszewski se dirigiera al congreso acerca de la situaci�n a la que se enfrentan los funcionarios, pero este evento se cancel� �oficialmente, por restricciones de tiempo�.

Algunos miembros de SAV distribuyeron una octavilla en el acto de protesta de ver.di (sindicato alem�n de los trabajadores del sector p�blico), en la que se documentaba la moci�n a favor de la solidarizaci�n con los funcionarios que se presentar�a al congreso. Werner R�pke, un representante del citado sindicato, ley� la moci�n en la manifestaci�n e inst� a Gregor Gysi, presidente de la secci�n del partido Die Linke en el Bundestag (parlamento nacional alem�n), que se pronunciara sobre ella. Gysi respondi� que los trabajadores deber�an reconocer que "ahora, el gobierno estatal al menos habla con ustedes". El m�rito de este logro �sostuvo Gyis� lo tiene Die Linke. Gysi se mostr� de acuerdo con que la moci�n deber�a debatirse en el congreso, pero �bajo su punto de vista� aqu�lla no es viable. Pese al deseo popular, la moci�n no se debati� en el congreso. R�pke replic� con acierto al n�mero de malabarismo de Gysi: "Les juzgaremos por sus actos."

Balance general

Las contradicciones que se dan entre las esperanzas depositadas en Die Linke y la realidad del primer congreso nacional de este partido, vuelven a poner de relieve lo importante que es consolidar una oposici�n marxista a la dirigencia de Die Linke. Tal oposici�n no se deber�a limitar a criticar verbalmente las pol�ticas err�neas de los l�deres, sino que tambi�n deber�a retarles pol�ticamente en torno a asuntos fundamentales. Que el nombre del partido, Die Linke ("La Izquierda"), est� justificado depender� de si �ste se posiciona del lado de los empleados y desempleados. Si el partido no adpota una postura clara y militante a favor de la clase trabajadora, hasta el m�s radical de los discursos contra el capitalismo ser� in�til en la tarea de transformar de ra�z las relaciones de poder en la sociedad alemana.der de laencialmente las rasers trabajaodde Hessen.

En relaci�n a uno de los problemas m�s inmediatos y acuciantes que afronta la clase trabajadora, SAV (CIT en Alemania) exige que la campa�a en torno a las pensiones planteada por Die Linke no se restrinja a la presentaci�n de mociones ante el parlamento nacional. �Es necesaria una campa�a combativa! Una que no ceje en sus cr�ticas a que se decrete la edad de jubilaci�n a los 67 a�os. Una campa�a que aspire a reducir significativamente la edad de jubilaci�n. La consecuci�n de este objetivo implica la movilizaci�n en masa de los trabajadores, encabezada por los sindicatos y el partido Die Linke.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patron! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


June 2008
M T W T F S S
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30