Haití: Nuevo desastre golpea a la población pobre

Nuevo desastre golpea a la población pobre

El desastre ha golpeado al pueblo empobrecido de Haití una vez más, un gran terremoto el 13 de enero, derribó los edificios en la capital, Puerto Príncipe. El terremoto de magnitud 7,0 – el más grande en el Caribe – dejó a tres millones de personas viven en tugurios, de madera, estaño o concreto baratos, construidos sobre colinas, especialmente vulnerables. Se teme, cada vez más, que sean miles de personas las muertas y muchos otros que resultaron gravemente heridas o desaparecidas. Según la agencia de noticias Reuters: "Los sobrevivientes ensangrentados y confusos se reunieron en los espacios abiertos y los cuerpos quedaron atrapados entre los escombros. Muchos edificios fueron destruidos, incluyendo la sede de la fuerza de paz de las Naciones Unidas (alrededor de 9.000 soldados y policías que están asignados a "mantener el orden") y el palacio presidencial.

El suministro de electricidad y la comunicación también se interrumpió. El país, desesperadamente pobre, tiene pocos recursos para hacer frente al desastre y falta de equipos para mover los escombros y de equipos de emergencia suficientes. La población local sólo puede tratar de rescatar a las víctimas de los escombros con sus propias manos.

Haití es el país más pobre del Hemisferio Occidental y tiene un historial de desastres naturales. Una serie de huracanes y tormentas tropicales en 2008 mató a más de 800 personas y causó daños estimados en más de mil millones de dólares.

El Presidente Obama emitió una declaración después de la catástrofe, diciendo: "Estamos monitoreando de cerca la situación y estamos dispuestos a ayudar al pueblo de Haití". Pero en la historia del imperialismo de EE.UU. en Haití, y, de hecho, en toda la región, no hay nada útil a los pobres de Haití.

Después de décadas de gobierno corrupto y a menudo brutal, e injerencia imperialista, algunos estiman que las tasas de pobreza son del 80%, mientras que en las zonas rurales es del 82% y 54% se encuentran en "pobreza extrema". Las tasas de alfabetización de adultos son sólo el 52%. Más del 70% de la población está desempleada.

Dada la historia atroz de las élites dominantes del imperialismo de EE.UU. y otras potencias regionales, no ofrecerán la ayuda necesaria y el rescate urgente a las masas de Haití después de este terremoto devastador, por no hablar de la ayuda necesaria necesarias para reconstruir y desarrollar masivamente el país.

Para responder a la emergencia del terremoto, el CIT (Comité por una Internacional de Trabajadores) demanda:

• Financiación masiva e inmediata para el alivio y la reconstrucción.

• El control democrático de todas las acciones de rescate y ayuda – de rescate, socorro y rehabilitación de las personas afectadas – y los programas de reconstrucción a gran escala a través de comités electos de los trabajadores, campesinos y pobres de la región.

• Calidad de la construcción de viviendas, hospitales, escuelas, carreteras, construcción de infraestructura y otros recursos y servicios públicos vitales.

• La suspensión de todas las deudas extranjeras de Haití.

Por décadas, Haití ha estado plagada por la pobreza, el desempleo y las dictaduras militares. El régimen, apoyado sobre todo por los EE.UU. de "Papa Doc" Duvalier, continuado por su hijo, "Baby Doc" desde la década de 1950 hasta mediados de 1980, fue destruido por luchas de las masas de trabajadores y estudiantes. Un número de gobiernos muy inestables y de corta vida vino después.

Desafortunadamente, estos años de movimientos radicales urbanos no tuvieron una dirección socialista revolucionaria que pudiera tomar el poder, eliminar el capitalismo y llevar a cabo las demandas de los trabajadores.

El vacío político se llenó parcialmente con Jean Bertrand Aristide, un sacerdote popular que trabajaba en las zonas pobres de Puerto Príncipe, que ganó las elecciones presidenciales en 1990, comprometiéndose a luchar contra la pobreza y lograr la justicia social.

Las reformas iniciales de Aristide fueron populares entre los pobres, aunque fueran pequeñas frente a lo que era realmente necesario para poner fin a la pobreza y el desempleo. Sin embargo, Aristide fue violentamente rechazado por la élite de ricos reaccionarios, que no podía soportar cualquier expresión, aunque limitado, de las necesidades básicas de las masas. Aristide fue derrocado poco después por el General Cedras en 1991, pero volvió al poder en 1994, con el apoyo de 20.000 soldados de EE.UU., después de que la administración Clinton finalmente perdiera la paciencia con el régimen previo, volátil y desafiante, de Haití. En las siguientes elecciones, Aristide fue excluido de participar, pero, René Preval, su estrecho aliado, recibió el 90% de los votos. En 2000, Aristide fue nuevamente elegido presidente con más del 90% de los votos.

El apoyo a Aristide cayó cuando no pudo llevar a cabo un cambio real en condiciones de pobreza, mientras que las denuncias de corrupción y fraude electoral aumentaban. Pero aun así, la elite gobernante de Haití todavía no podía digerir el apoyo popular a Aristide. La oposición levantó una revuelta reaccionaria en 2004 con el apoyo de la administración Bush y Aristide fue expulsado de Haití por tropas de EE.UU.. La situación ha empeorado considerablemente, con la ilegalidad, el crecimiento de los secuestros y el cierre de fábricas debido a la falta de inversión extranjera. Las condiciones de pobreza provocaron la pérdida de más de 2.000 vidas durante las fuertes lluvias en mayo de 2004.

Disturbios por alimentos en abril de 2008

La crisis y la violencia continua

Los años que siguieron a la eliminación de Aristide fueron de crisis y violencia continua, así como una sucesión de primeros ministros. En 2006, en las primeras elecciones desde el derrocamiento de Aristide, René Preval, fue proclamado como el ganador de los votos presidenciales. El aumento de las tropas extranjeras, encabezados por Brasil (que desempeña un papel imperialista regional), dio lugar a enconados enfrentamientos entre tropas de la ONU y bandas armadas en Cité Soleil, uno de los mayores barrios de tugurios. Disturbios por alimentos en abril de 2008, obligó al gobierno a anunciar un plan para reducir el precio del arroz.

A pesar de la descripción de Preval como un "defensor de los pobres" no aborda las profundas desigualdades en Haití. Su último primer ministro, Jean-Max Bellerive, nombrado en octubre de 2009, es un economista que corteja a los inversores extranjeros. La enorme diferencia entre la mayoría pobre y negra de lengua ‘creole’, que constituye el 95% de la población, y los mulatos de habla francesa, el 1% de los cuales posee casi la mitad de toda la riqueza del país sigue intacta.

En 2009, una simple ayuda de 324 millones de dólares fue "prometida" por "los donantes internacionales" para ayudar a Haití a recuperarse de los huracanes y la falta de alimentos. Pero la recesión económica mundial ha reducido aún más cualquier tipo de asistencia significativa o el perdón de las deudas de Haití. Además, la pobreza en Haití se debe principalmente a las consecuencias de siglos de opresión imperialista y la explotación, incluida la imposición de políticas neoliberales en las últimas dos décadas. Las políticas comerciales impuestas al país por los organismos financieros internacionales hicieron que, en 1994, el arancel sobre las importaciones de arroz se redujo del 36% al 3%. Esto dejó a Haití dependiente de las importaciones de alimentos, especialmente de los EE.UU. porque los agricultores locales no pueden competir con el arroz importado y la producción nacional se ha reducido enormemente. El aumento de los precios del arroz y otros alimentos básicos en 2009, asestó un duro golpe al pueblo de Haití. En julio del año pasado, el Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional suspendieron $ 1.2 mil millones de la deuda de Haití – 80% de las instituciones capitalistas internacionales han concluido que probablemente nunca sería posible cobrar – pero sólo después de decidir que Haití había cumplido la "reforma económica".

Sólo las masas de Haití, con la clase obrera jugando el papel conductor, pueden encontrar una manera de salir del desempleo, la pobreza, la violencia, los golpes y las dictaduras. Haití tiene una historia revolucionaria orgullosa. Hace doscientos años, las masas negras abolieron la esclavitud y ganaron la independencia nacional de Haití. Sus logros fueron una inspiración para las masas del Caribe y para los trabajadores de Europa.

La vengativa clase dominante

Las potencias coloniales e imperialistas determinaron más tarde, la venganza, que la "República negra" tendría que pagar y se embarcó en una serie de intervenciones y de intrusiones sin fin. Los años 1930 y 1940 vieron revueltas sociales, incluidas las protestas de los trabajadores y estudiantes. En estas décadas, la pequeña clase obrera creó sindicatos. Varios partidos comunistas también se crearon, pero se enfrentaron a una dura represión. En ausencia de organizaciones poderosas de la clase trabajadora, la reacción triunfó con la llegada al poder de las dictaduras de los Duvalier.

Hoy, más que nunca, una alternativa para los trabajadores y los pobres deben ser construidas en oposición a la elite rica minúscula. El último de los desastres y el carácter previsible del programa de "reconstrucción" bajo los auspicios de la élite gobernante podridao y las potencias capitalistas regionales revelará a las masas la necesidad de un control democrático de los recursos de la sociedad de Haití. Sobre la base del capitalismo, la gran mayoría de las personas seguiran siendo pobres, desempleados, analfabetos, hambrientos y que viven en tugurios o en el interior del país sin electricidad. Esto significa que las masas en mera supervivencia son enormemente vulnerables a los "desastres naturales", como el reciente terremoto.

Los trabajadores y los pobres necesitan de las organizaciones de clase independientes – los sindicatos y un partido de masas – y una alternativa socialista que luche por reales cambios fundamentales, apelando a los trabajadores y los pobres en el Caribe y en todas las Américas.

El Comité por una Internacional de Trabajadores – CIT – apoya:

• El fin de las políticas comerciales injustas impuestas por el Banco Mundial y el FMI.

• Concesión de ayudas para los pequeños agricultores que luchan por sobrevivir.

• Puestos de trabajo y un salario digno para todos.

• Financiación adecuada para la educación pública y la salud.

• Poner los recursos y los principales sectores de la economía bajo propiedad pública y el control democrático y la gestión de los trabajadores.

• Fin de la injerencia imperialista – la retirada de las fuerzas de la ONU en Haití.

• Construcción de un nuevo partido de masas de la clase trabajadora y los pobres con políticas socialistas.

• Por un Haití socialista, con una economía planificada democráticamente bajo el control y la gestión de los trabajadores, como parte de una federación socialista voluntaria e igualitaria en el Caribe.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Liked this article? Please become a Patreon! and support our work

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


January 2010
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031