EE.UU:La devastación del Huracán Sandy -un desastre no natural

Sandy fue el mayor huracán del Atlántico en la historia. Dejó una estela de destrucción en el Caribe y en la costa este de los Estados Unidos hasta llegar a Canadá.

La peor devastación en los EE.UU. fue en Nueva York y Nueva Jersey, donde el huracán tocó tierra el 29 de octubre. Solamente en Nueva York hasta 40.000 personas se quedaron sin hogar y durante semanas después, decenas de miles de personas se quedaron sin energía. La costa de Jersey esencialmente tiene que ser reconstruida. Las estimaciones actuales del costo total de los daños relacionados con Sandy es de por lo menos $ 50 millones de dólares en Nueva York solamente.

Sandy expuso el estado deplorable, inadecuado y anticuado de la infraestructura de la región, incluyendo la distribución de energía, el transporte público, la falta de barreras efectivas a la marea de tormenta, hospitales, etc. Varios tuvieron que evacuar a los pacientes ya que sus generadores estaban en los sótanos y expuestos a las inundaciones. La isla de Manhattan quedó casi totalmente aislada a causa de los túneles inundados del tren y de automóviles, como fue en Long Island que incluye los condados de Queens y Brooklyn. La situación era aún peor en Nueva Jersey. Casi un mes después de golpear Sandy el sistema de tren PATH, crítico porque traslada a cientos de miles de personas de Nueva Jersey a Nueva York todavía no está totalmente en funcionamiento. Tanto Nueva Jersey como Nueva York se vieron obligados a introducir el racionamiento de gasolina. En Nueva York, un oficial de policía se colocó en cada estación de servicio abierta para evitar la violencia debido a las tentativas de salto en las colas, ya que las líneas se extendían por cuadras y la gente esperó durante horas y horas.

Es cierto que la respuesta de las autoridades estatales y federales fue más efectiva que cuando el paso del huracán Katrina en 2005, cuando cientos de personas pobres, en su mayoría negros, se dejaron morir en Nueva Orleans y más de 100.000 fueron forzadas a una diáspora semi-permanente . Pero las circunstancias esta vez fueron muy diferentes. Fundamentalmente, Nueva York es de importancia estratégica para el capital financiero de EE.UU.. También con una elección que se avecina, el presidente Obama estaba decidido a demostrar que el gobierno federal se estaba moviendo rápidamente para proporcionar ayuda. Las imágenes de Obama abrazando al gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, pueden haber contribuido a sellar el destino de Mitt Romney.

Pero a pesar de toda la retórica acerca de "juntos de a pie" era claramente evidente que la primera prioridad de la clase dominante tras el huracán Sandy era restaurar el poder de Wall Street. Las imágenes de Manhattan ellos (donde se encuentra Wall Street) completamente en la oscuridad los alarmaron. Se hicieron esfuerzos frenéticos y en dos días, el New York Stock Exchange fue abierto al público. A medida que pasaban los días, sin embargo, la ira aumentó en las comunidades obreras como Far Rockaway, Coney Island y Red Hook que podía ver las luces coming back realizada en Manhattan mientras ellos aún estaban a oscuras, muchos de ellos sin calefacción o comida adecuada. Incluso las comunidades más ricas en Long Island se sentían abandonadas.

Muchas de las zonas más afectada fueron comunidades de clase trabajadora blanca como Breezy Point en Queens, donde más de un centenar de viviendas se quemó en un incendio terrible. Los fuertes vientos extendieron el fuego y los bomberos no pudieron acceder.

Pero algunos de la peor miseria ocurrió en bloques de viviendas públicas de torres en zonas bajas como Red Hook. Los residentes de vivienda pública en la ciudad de Nueva York son abrumadoramente pobres americanos africanos y latinos. Como los edificios se quedaron sin electricidad y luz, los ascensores dejó de funcionar y los residentes se vieron obligados a enfrentarse a las escaleras oscuras con el fin de salir a buscar provisiones. Las bombas eléctricas no funcionaban con el resultado de que, en los pisos superiores de los edificios, no había agua corriente y los aseos no funcionaban. Los ancianos y los enfermos quedaron atrapados. Sólo a mediados de noviembre las autoridades de la ciudad fueron llamando a las puertas en muchos de estos edificios por primera vez para ver quién necesitaba ayuda!

Mientras tanto, hubo una avalancha de voluntarios de las zonas de clase trabajadora y de clase media menos afectadas que venían de a miles para tratar de ayudar a sus conciudadanos con alimentos, ropa o simplemente excavando. Una de las redes más eficaces fue creada por activista “Occupy Wall Street” que fundaron “Occupy Sandy” para mostrar su solidaridad real a muchas de las personas más afectadas. En el proceso, se mostró la insuficiencia de la Autoridad Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y las autoridades locales.

“Occupy Sandy” se centró primero en los residentes de las viviendas públicas en Red Hook, el New York Times comentó: "Los militantes del movimiento contracultural Occupy Wall Street se vieron rompiendo paneles de yeso empapado en Rockaway de casas de propiedad de los agentes de policía, a quien el año pasado despreciaban sólo ligeramente menos que al 1% ".

Se ha revelado que en los días previos a la recalada de Sandy en EE.UU., los científicos meteorológicos no parecían dispuesto a creer plenamente lo que se desarrollaba ante sus ojos. Su escepticismo inicial contribuyó a la complacencia de las autoridades. En Nueva York se emitieron órdenes de evacuación a 200.000 personas pero hogares de ancianos y hospitales en zonas bajas no fueron evacuados enviando señales contradictorias a los residentes, un gran número de los cuales decidieron quedarse.

Pero mucho más grave fue el fracaso total en los últimos años para prepararse para un desastre que ha sido predicho por los científicos en numerosas ocasiones. Por ejemplo, en 2009 el alcalde Mike Bloomberg convocó a un panel para investigar el posible impacto del cambio climático en Nueva York. Informó que la temperatura media en Nueva York ya había subido hasta 2,5 grados centígrados en los últimos 100 años, mientras que los niveles del mar han aumentado en un pie en el mismo período. Se prevé que en 2020 podría haber un aumento de 1,5 a tres grados y un aumento de cinco a seis pulgadas. El aire más cálido y el aumento de los niveles de agua son, precisamente, las condiciones que crearon Sandy e inevitablemente creará nuevas tormentas devastadoras.

A pesar de los ridículos intentos de la derecha en los EE.UU. para negar la existencia del cambio climático, la evidencia es cada vez más concreta para los estadounidenses comunes. No son sólo las tormentas devastadoras, sino también la ola de calor del verano pasado que devastaron los cultivos en el Medio Oeste y se traducirán en el aumento de precios de los alimentos a nivel internacional. No es una sorpresa, pues, que las encuestas muestren un cambio significativo en la percepción popular que Sandy refuerza. En una encuesta de noviembre, el 68% de los estadounidenses dicen que el cambio climático es un problema serio.

Las consecuencias de Sandy hará que sea imposible para los políticos capitalistas evitar por completo la cuestión de los efectos del calentamiento global. Se va a invertir para proteger la parte baja de Manhattan. Pero las necesidades de los trabajadores y el medio ambiente seguirá siendo totalmente subordinada a la lógica de rentabilidad del sistema.

Hay una necesidad urgente de que los sindicalistas progresistas, de Occupy Sandy, y otros activistas de izquierda, se reunan y formulen una alternativa clara para la reconstrucción en intereses de las personas, no de los bancos. Esto entonces debe convertirse en la base para una política de izquierda independiente, un reto a la clase política dominada por las grandes empresas a nivel local. En el corazón de este plan deben estar medidas ambientalmente sostenibles como la reconstrucción de los criaderos de ostras gravemente vaciados que se utilizan para proporcionar una barrera natural a la marejada ciclónica. El centro de ayuda en el Rockaways que siguió funcionando gracias a sus paneles de energía solar, mientras que toda la energía se había perdido alrededor, puso de manifiesto la necesidad de rehacer radicalmente la infraestructura energética y basarla en alternativas a los combustibles fósiles.

El huracán Sandy, como Katrina, no fue "un acto de Dios". Fue un desastre creado, o al menos severamente intensificado, por el calentamiento global producido por la actividad capitalista. Hacer frente a este tipo de eventos y sus consecuencias terribles exige el derrocamiento del capitalismo.

Demandamos:

Ayuda Federal en la reparación o reconstrucción de viviendas, si se trata de vivienda pública o bien para la concesión de préstamos sin interés.

No aprovecharse de la reconstrucción. Que las entidades de propiedad pública hagan el trabajo. Salarios fijados de acuerdo con los aranceles de los sindicatos para todos los trabajadores de la reconstrucción y reparación.

Por inversión masiva en infraestructura, incluyendo la expansión del transporte público, colocación de paneles solares en los edificios y la construcción de defensas pluviales, que esto sea pagados por Wall Street y el 1%.

Poner fin a la dependencia de los combustibles fósiles. Por un programa masivo de puestos de trabajo para rediseñar una economía basada en la tecnología verde.

Special financial appeal to all readers of socialistworld.net

Support building alternative socialist media

Socialistworld.net provides a unique analysis and perspective of world events. Socialistworld.net also plays a crucial role in building the struggle for socialism across all continents. Capitalism has failed! Assist us to build the fight-back and prepare for the stormy period of class struggles ahead.
Please make a donation to help us reach more readers and to widen our socialist campaigning work across the world.

Donate via Paypal

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


December 2012
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31