Holanda: Una avalancha de ataques y bombas anti musulmanas

Los socialistas llaman a protestas de trabajadores y jovenes

Una avalanche ataques anti-musulmanes y racistas en los Países Bajos ha conmovido a los trabajadores y jovenes holandes. Los ataques siguieron al asesinato, en 2 de noviembre, de un controvertido director de cine y periodista, Theo van Gogh, supuestamente por un fundamentalista islámico.

El director era bien conocido por sus declaraciones provocadoras y despreciativas contra los musulmanes y otras minorías.

Offensief (cit en Holanda) condenó el asesinato de Theo van Gogh así como también los ataques a los musulmanes. Los musulmanes y las minorias serán quienes más sufrirán por la muerte de Theo van Gogh, al caer bajo el hostigamiento policial y tengan que enfrentar los ataques racistas.

Un colegio islámico en la ciudad sureña de Eindhoven fue atacado con bomba el 7 de noviembre. Mezquitas en varias ciudades holandesas han sido el objetivo del vandalismo y atentados incendiarios. Han ocurrido ataques contra lugares musulmanes en Amsterdam, Breda y Huizen.

La coalición derechista en el gobierno Holandés ha “prometido tomar duras acciones contra los militantes musulmanes” Tratan de usar cinicamente la muerte de Theo van Gogh y los sentimientos anti-musulmanes para cortar en dos el enorme movimiento anti-austeridad reciente contra los recortes presupuestarios. Pero son los políticos los que han creado las condiciones para el auge del racismo con los recortes, la demagogia derechista, y el uso de los inmigrantes como chivos expiatorios de los males de la sociedad.

Offensief llama al movimiento de trabajadores a encabezar una campaña contra los ataques racistas, contra los recortes, y por los derechos democráticos. El movimiento de trabajadores debe condenar inmediatamente los ataques racistas y tomar medidas para la unidad de la clase trabajadora, incluyendo la realización de asambleas en lugares de trabajo, comunidades, colegios y escuelas universitarias.

Deberían ser organizadas acciones de protesta, incluyendo mítines públicos, contra los ataques racistas y los recortes gubernamentales, y por los derechos democráticos. Las medidas anti-racistas deben ser tomadas en los lugares de trabajo para impedir la profundización de las divisiones raciales y religiosas. Un programa socialista contra los recortes sociales y el racismo, y por puestos de trabajo, viviendas, buena atención de salud, y educación, se necesita urgentemente.

El miembro de Offensief, y concejal por el amplio Partido de Izquierda Socialista, en la ciudad sureña de Breda, Johan Kwisthout, está llamando a una manifestación de solidaridad de trabajadores después que la mezquita de la ciudad fue atacada. Los socialistas en colegios y escuelas universitarias en Rotterdam, Amsterdam, y varios otros lugares, están discutiendo la organización de acciones similares de protesta.

Más informaciones seguirán.

Traducido por Patricio Guzmán, Chile

Liked this article? We need your support to improve our work. Please become a Patron! and support our work
Become a patron at Patreon!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*