Relaciones mundiales: El 'imperio de EEUU' después de Bush

Una nueva era

 

Los dos periodos de George W Bush se han sido caracterizados por las guerras en curso en Afganistán e Irak, la brutalidad de la bahía de Guantánamo y la desigualdad social cada vez mayor en los EE.UU. Ahora, él está presidiendo una recesión global que se profundiza. Con el candidato Demócrata, Barak Obama, favorito claro para ganar la carrera a la Casa Blanca, qué significará esta nueva situación para la política exterior de los EE.UU.?

La campaña electoral de presidencial de los EE.UU. ha abierto un nuevo capítulo para el imperialismo de los EE.UU. La oposición mayoritaria de forma aplastante a las políticas del régimen de Bush y el inicio de una recesión profunda y seria ha concitado el entusiasmo y las grandes expectativas de las masas por el Â?cambioÂ?'. Que han despertado, especialmente entre gente joven y afroamericanos por el candidato Democrático, Barak Obama.

Mientras escribimos, de acuerdo con los sondeos él es claramente el vencedor más probable. El entusiasmo y las esperanzas de lo que significará su presidencia va más allá de los EE.UU. En encuesta tras encuesta en Europa, América latina, Asia y África, Obama es en gran medida el candidato favorecido.

Aunque el resultado de la elección al congreso y la escala de la mayoría de los Demócratas, especialmente en la cámara de representantes, serán factores importantes en la determinación de lo qué Obama hará realmente en algunas esferas de la intervención de los EE.UU., una cosa está clara: Obama está llegando al poder en una situación enteramente distinta del mundo que cuando Bush y los neo-conservadores tomaron el poder en 2000. La cuestión de la política exterior de los EE.UU. en la era de post-Bush se está planteando agudamente.

Cuando Bush y los neo-conservadores llegaron al poder, liberaron el poder económico y militar de la única super-potencia verdadera que seguía habiendo después del derrumbe de la ex Unión Soviética estalinista en 1989-90. El `imperio', como lo tituló el presidente venezolano Hugo Chávez, intentó imponer su poder militar y económico masivo a escala internacional. La invasión de Irak, la intensificación de la intervención en Afganistán, el plan Colombia, y otros, era la realidad del mundo unipolar de los neo-conservadores. Las catástrofes que han llovido sobre la gente del mundo con éstos y otras intervenciones, mientras que, por un lado, demuestran el poder del imperialismo de los EE.UU., también han demostrado las limitaciones de ese poder. Aunque que se ha construido un imperio de gran alcance no es como el imperio romano en su cumbre. Tiene más en común con el período de declinación de Roma.

 

Principio del formulario

Los desastres que han conseguido neo-conservadores bajo su gobierno han revelado el hecho de que imperialismo de los EE.UU., aunque siga siendo la potencia económica y militar más grande, son una poder históricamente en decadencia. La entrada de China capitalista emergente sobre la arena de mundo plantea un nuevo desafío económica y militarmente. Rusia también ha desempeñado un papel más asertivo que en el período inmediato que siguió al derrumbe de la antigua Unión Soviética. Ha intentado establecer su propio ámbito de influencia lo que le ha traído conflictos con los estados de la unión europea y el imperialismo de los EE.UU. Estos conflictos entre los bloques principales de los EE.UU., la UE, China, Japón y Rusia representan un cambio en las relaciones internacionales inter-imperialista, comparadas con el período que siguió al derrumbe de la antigua Unión Soviética y de la Europa Oriental. Tales conflictos y choques de intereses irán en aumento con el inicio de una recesión global. Es esta tendencia, y la disminución relativa del poder del imperialismo de los EE.UU., junto con la herencia de la crisis dejada por los neo-conservadores; la intervención en Irak, Afganistán, el Oriente Medio y Asia, que formarán la política exterior de los EE.UU. en los años que vienen. A pesar de su poder disminuido, sin embargo, el imperialismo de los EE.UU. sigue siendo la poder en gran medida más grande. Esto se refleja en su presupuesto militar que se colocaba en $547 mil millones de 2007, comparado a $59 mil millones para China y a $36.7 mil millones para Rusia. La cuenta de defensa de China se estima en tendencias actuales de levantarse a $360 mil millones antes de 2020. Con todo es inverosímil que podrá alcanzar esto y sobrepasar los EE.UU. dados el inicio de una recesión profunda, prolongada del mundo que tenga consecuencias devastadoras económicamente y social en China.

Rusia se ha beneficiado de la bonanza del petróleo, estos últimos años, que se ha utilizado en parte para equipar con nuevas máquinas y para equipar de nuevo a sus militares. La caída en precios del petróleo del mundo que está ocurriendo inevitable tendrá consecuencias devastadoras y cortó a través de su extensión económica y militar reciente. Sigue siendo una sombra de la poder de la antigua Unión Soviética. El hecho de que los EE.UU. sigan siendo la poder imperialista más grande le obligará a que intervenga en caso necesario, no obstante de una posición debilitada.

 

Una potencia en declive

Sin embargo, el cambiado trasfondo internacional y las crisis que han engullido los neo-conservadores, junto con la poder en disminución del imperialismo de los EE.UU., significarán que la nueva presidencia no será una marca mera era de Bush II – incluso en caso de victoria para Juan McCain que, mientras escribimos, parece inverosímil. Estas nuevas características forzarán al nuevo titular de la Casa Blanca a adoptar una política más multipolar, que sea más Â?consensual'. La ideología de la intervención imperialista liberal se fija para dominar la nueva administración. Incluso en el juego extremo de la presidencia de Bush, la vieja doctrina unipolar de los neo-conservadores se ha abandonado en gran parte. El hecho que el régimen de Bush fuera obligado a negociar con Corea del Norte, que no haya podido, hasta ahora, emprender un ataque contra Irán, y no pudiera intervenir en la crisis de Rusia con Georgia refleja esto. Condoleezza Rice, Secretario de Estado de los EE.UU., aconsejó al presidente georgiano, Mikhail Saakashvili, no atacar Ossetia del sur. Sin embargo, el gobierno georgiano se sentía bastante confiado para continuar, animado por algunas voces disidentes y algunos guiños en Washington. Sin embargo, esta intervención y la respuesta ilustran el debilitamiento del imperialismo de los EE.UU. de la posición dentro de la misma Rusia.

La crisis económica actual también ilustra el cambio que ha ocurrido desde que Bush llegó en la oficina oval. Que las potencias imperialistas principales del G7, se vieron obligadas a juntarse y acordar una estrategia común para ocuparse de la crisis reflejó esto. Sin embargo, esto no significa que los EE.UU. y otras potencias capitalistas no adoptarán medidas proteccionistas o intervencionistas si deciden que es en beneficio de sus propios intereses hacerlo. También adoptarán un acercamiento similar hacia la política exterior en sus propias esferas de interés si pueden. El declive del poder del imperialismo de los EE.UU. ha sido revelado por el abandono de la ideología neo-liberal, de la no intervención del estado, que ha dominado la política de mundo por los 25 años pasados mientras las potencias imperialistas reaccionaban para intentar evitar una catástrofe. Generalmente en la era post-1945, el imperialismo de los EE.UU. para imponer su posición ha intentado utilizar su fuerza económica respecto a la política económica internacional. Por ejemplo, determinó la manera en que se fijó el acuerdo de Bretton Woods que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Perceptiblemente, ahora ha estado arrastrando los países de UE en acordar entregar los paquetes del rescate urgente y la nacionalización parcial del sistema bancario.

A través del mundo neocolonial, tanto como en Europa, la hostilidad hacia los EE.UU. como consecuencia de las políticas de Bush ha aumentado dramáticamente. Bush saldrá de la Casa Blanca con la autoridad y la credibilidad internacionales de los EE.UU. en niveles de la récord de baja de apoyo. Los resultados devastadores de la intervención de los EE.UU. en Irak y Afganistán, y ahora el abandono de las políticas del neo-liberalismo cuando se ha tenido que hacer frente al derrumbe potencial del sistema de las finanzas del mundo, han conmocionado a las masas en Asia, África y América latina. Sufriendo las consecuencias brutales de la política de los neo-conservadores en lo económico y su política exterior, su fracaso evidente ha alzado la moral de las masas en estos continentes mientras que las potencias imperialistas se zambullen en la crisis y Bush es expuesto como presidente Â?pato cojoÂ?

 

Grandes esperanzas en Obama

Al mismo tiempo, indudablemente hay grandes expectativas e ilusiones sobre una qué presidencia de Obama. En Europa, Obama es de forma aplastante el candidato favorecido. La esperanza que una nueva presidencia Demócrata, especialmente un presidente negro, adoptará un enfoque más radical, mejorado, con políticas más humanas, es de forma aplastante la visión en América latina, África y Asia. Aunque Obama se vea obligado a adoptar una política exterior consensual `multipolar', la cuestión crucial es lo que significará en la práctica para las masas en estos continentes. Tal cambio en la política será hecho para intentar defender más eficazmente los intereses del imperialismo y del capitalismo de los EE.UU. en declinación. El cambio está siendo forzado sobre imperialismo de los EE.UU. pues los límites de sus poderees se han revelado en las catástrofes militares y sociales que han ocurrido en el Oriente Medio y Asia. En América latina, la incapacidad, hasta ahora, de deshacerse de Chávez en Venezuela, o derrotar a Evo Morales en Bolivia, representa otro revés y puede dar lugar a un cambio posible de la política por la nueva administración estadounidense. El fracaso claro de la política de los EE.UU. en Cuba, que ha consolidado el régimen de Castro, combinado con los pasos hacia la restauración capitalista de Raúl Castro, también ha aumentado la presión y exigencia para una nueva política.

No es la primera vez que tales esperanzas de novedad radical han existido en una presidencia Demócrata. De hecho, es posible que esto sea más pronunciada en el mundo neo-colonial, siguiendo en esta etapa la experiencia de los dos periodos de George W Bush. Sin embargo, también había grandes expectativas después de la elección de Bill Clinton, que siguió a las administraciones de Ronald Reagan y de George Bush padre. Sin embargo, no se debe olvidar que el acercamiento más consensual del Clinton no previno la intervención militar de los EE.UU. en Serbia o Somalia. Obama no impedirá la intervención militar donde se juzgue que es en interés de imperialismo de los EE.UU. y donde tienen la capacidad militar de hacerlo.

Como Obama lo planteo: "No podemos ni retirarnos del mundo ni intentar tiranizarlo en la sumisión. Debemos conducir al mundo, por hecho y por ejemploÂ?" Con todo las masas del mundo no quieren ser guiadas por el imperialismo de los EE.UU. Si no pueden ser convencidas "por hecho y por ejemplo", Obama continuó, "debemos también prepararnos mejor para encargarnos en el terreno de los enemigos que luchan campañas asimétricas y altamente adaptadas en una escala global". (Asuntos exteriores, julio el agosto de 2007) en el mismo artículo, él pidió la extensión de las fuerzas de tierra de los EE.UU. agregando 65.000 soldados al ejército y 27.000 a los infantes de marina. El protector nacional, que él impulsó, debe tener suficiente financiación "para recuperar un estado de preparación". La crisis en curso en el Oriente Medio, especialmente Irak e Irán, junto con la situación en empeoramiento en Pakistán y Afganistán, estará en el centro de la política exterior de los EE.UU. en los meses y los años que vienen. Empantanado en el cenagal de Irak, Obama ha apoyado el retiro de las tropas de combate de los EE.UU. Sin embargo, la perspectiva de un retiro completo no es una perspectiva probable debido a los conflictos y las divisiones que se han abierto después de la invasión de Irak y del derrocamiento de la dictadura de Saddam Hussein. A pesar de las aseveraciones recientes de algunos comentaristas sobre que el aumento del de la tropa ha conseguido que el imperialismo de los EE.UU. estabilice la situación y se reduzcan los niveles de violencia, la situación sigue siendo extremadamente volátil con la perspectiva de un aumento de choques étnicos entre Sunitas y los Chiítas. Al mismo tiempo, recientemente se han abierto nuevos conflictos. El comandante saliente de las tropas de los EE.UU., general David Petraeus, advirtió: Los EE.UU. todavía hacen frente a una lucha larga en Irak y los aumentos de seguridad recientes no son irreversibles". Esto está a pesar de una disminución evidente en violencia sectaria y el número de muertes de los EE.UU. El Ejército del EE. UU. está perdiendo actualmente a más tropas en Afganistán que Irak.

Mientras que el gobierno Chiíta – del primer ministro al-Maliki de Nouri, ha consolidado su posición, sigue habiendo tensiones y conflictos subyacentes que podrían entrar en erupción en cualquier momento. El gobierno ha prometido integrar hasta 20.000 combatientes armados Sunitas y para asumir el control de los Sunitas, a quienes los EE.UU. pagaron para darse vuelta contra la insurrección. A pesar de el compromiso de Maliki, hay ya muestras que su régimen está orquestando una campaña para acosar y para intimidar muchos de ellos. Por otra parte, hasta 100.000 combatientes de Sunitas habían sido pagados por los EE.UU. Las detenciones recientes de los líderes de Sunitas han aumentado las tensiones crecientes de Chiíta y Sunitas y una crecida de los atentados con bombas. El miedo de un conflicto Sunitas-Chiíta encendido nuevamente era lo que esta detrás del retiro reciente de Bush de 8.000 tropas – anticipaba un número más bajo y a una velocidad más lenta que lo esperado por muchos comentaristas. Además de estas tensiones, la decisión de Maliki para enviar a las tropas Iraquíes a la ciudad mayoritariamente kurda de Khanaquin – aparentemente como parte de una operación militar más amplia contra las fuerzas de al-Qaida – ha inflamado a los kurdos que la vieron como

un juego de poder de Maliki y del gobierno Iraquí. Esta intervención ha hecho aún más improbable cualquier perspectiva de un acuerdo negociado sobre el estado de Kirkuk rico en petróleo.

La posibilidad de que este conflicto entre en erupción es aumentada más a fondo por la recesión económica del mundo y las consecuencias que tendrá en Irak y en el Oriente Medio, especialmente con la caída en los precios del petróleo. En este contexto, la perspectiva de la desintegración de Irak, o por lo menos su fragmentación en una serie de divisiones entre Chiítas, kurdos y otra de los Sunitas, es lo que probablemente los EE.UU. y otras potencias imperialistas deban enfrentar en un futuro próximo. Mientras que una reducción de las tropas de los EE.UU. del nivel actual de 140.000 es probable si el nuevo inquilino de la Casa Blanca decide extender la ofensiva en Afganistán, dejará a una serie de guarniciones pesadamente fortificadas en Irak para proteger los intereses de los EE.UU., especialmente los campos petrolíferos.

 

Espiral hacia abajo en Afganistán

El objetivo de Obama de reducir proporcionalmente la intervención militar en Irak mientras que aumenta en Afganistán, y Pakistán en caso de necesidad, algo que para el imperialismo en la región, llegaría a ser seguramente un desastre tan grande como Irak, y probablemente peor. Incluso antes de una reducción importante de las fuerzas de los EE.UU. en Irak, el Pentágono ha planeado aumentar el número de tropas en Afganistán a partir de 33.000 a 47.000 debido al fracaso claro de la intervención. Lejos de estabilizar la situación, una ofensiva renovada aumentará la resistencia de los Talibanes en el futuro. Durante 2008, los EE.UU. han perdido más tropas en Afganistán que en cualquier momento desde que la ocupación comenzó en 2001. Las 16 agencias de espías de los EE.UU. convinieron en un informe reciente, en la valoración de la inteligencia nacional (NIE) en Afganistán, cuya publicación se ha pospuesto hasta después de la elección presidencial, que las fuerzas de los EE.UU. y de la OTAN hicieron frente a un "espiral descendente". La hostilidad de forma aplastante a las tropas de los EE.UU. y de la OTAN ha dado a los insurrectos mayores ayuda y simpatía. Esto reforzado por el mar de corrupción y de nepotismo en el cual el gobierno de Hamid Karzai está nadando y por un derrumbe en la seguridad. Con informes de que la gente local que tiene que ir a los Talibanes a recibir el justicia contra los ladrones, porque no pueden conseguirlo del aparato estatal oficial, el régimen de Karzai está aflojando rápidamente cualquier confianza o legitimidad que pudo haber tenido entre grandes sectores de la población. Una situación desesperada existe con una oleada en la violencia y la carencia de seguridad en Kabul y otras ciudades. Rodric Braithwaite conversó con los periodistas afganos, profesionales anteriores a la guerrilla de los Mujahideen: "Eran despectivos sobre el presidente Hamid Karzai, que compararon a Shah Shujah, la marioneta británica instalada durante la primera guerra afgana. La mayoría prefirieron a Mohammad Najibullah, el presidente comunista pasado. Las cosas eran mejores bajo los soviet. Kabul era segura, las mujeres eran empleadas, las fábricas, los caminos, las escuelas y los hospitales construidos los sovietÂ? Incluso los Talibanes no eran tan malos: eran buenos musulmanes, reinaba el ordenÂ?" (Financial Times, 16 de octubre de 2008) Con los jefes militares cambiando lados al licitador más alto, y con sobre el 50% de renta nacional que viene del comercio floreciente del opio, el escritor británico, Hastings máximo, comentado eso, "la aspiración más alta" debe ser un "señorío de la guerra controlado". (The Guardian, 13 de octubre de 2008) la intensificación de la ofensiva militar dará lugar solamente a un mayor desastre que arrastre las fuerzas de los EE.UU. y de la OTAN más profundamente en el pantano, desestabilizando en el futuro la situación ya explosiva en Pakistán vecino.

 

Tensiones entre los EE.UU. y Pakistán

El putrefacto Perves Musharraf finalmente fue apartado del poder, para gran irritación del imperialismo de los EE.UU. que se había basado sobre su régimen como su aliado principal en la región en la guerra Â?contra terror'. Por nueve años, el imperialismo de los EE.UU. apoyó su régimen, prodigándolo con una ayuda estimada de $11 mil millones a cambio de su ayuda. Esta política de Musharraf, que era un Quisling del imperialismo de los EE.UU. Pakistán, inundado con pobreza, la corrupción y la opresión nacional, se ha transformado en virtual estado fallido. Pakistán está en el borde de una implosión e incluso una desintegración posible como consecuencia de la desintegración económica y social que está ocurriendo. Muchos precios de los alimentos han alcanzado subido rápida y súbitamente hasta el 100% en algunos meses. Las fuentes de alimentación se interrumpen con frecuencia, causando la devastación para las masas y afectando los negocios que no pueden funcionar. El NIE concluye que Pakistán está "en el borde". Un diplomático de los EE.UU. dijo que Pakistán no tiene "ningún dinero, ningún poder y ningún gobierno". (The Guardian, 17 de octubre de 2008) el nuevo gobierno de la coalición, dirigido por Asif Ali Zadari Â? famoso por la corrupción y quien es llamado Â?Sr. del 10%' debido a los sobornos que acepta – amenaza ser de breve duración.

Las regiones fronterizas con Afganistán, norte y sur Warizistan, compuesta de forma aplastante por Pashtunes, y la provincia del noroeste de la frontera (NWFP) se ha convertido en la base principal para los Talibanes y otras fuerzas de los insurrectos que funcionan en Afganistán. Warizistan se ha convertido en lo que describió un diplomático como "supermercado del terrorismo", desde donde la fuerza del Talibán ataca en Afganistán. En el norte y sur Warizistan, los banderines blancos de los Tehrik-yo-Talibanes Pakistán, una fuerza islamista local, vuelan edificios del gobierno. La capital de NWFP, Peshawar, fue cercada virtualmente por sus milicias armadas. Además, una situación explosiva existe en Baluchistan. Los atentados asesinos que se suceden en Karachi y las cuadrillas y los jefes militares armados que funcionan en el Sind rural se agregan a esto, la escala del desastre al que hace frente la población de Pakistán no puede ser exagerado. La oposición al imperialismo de los EE.UU. entre las masas en NWFP y el norte y sur Warizistan ha aprovisionado de combustible el crecimiento de los Talibanes y de otras fuerzas de los insurrectos en estas áreas. Los servicios de seguridad, los ISI, y las secciones paquistaníes del ejército se hablan enigmáticamente con los simpatizantes de los insurrectos que se oponen a colaborar con los EE.UU. y su guerra en contra del terror. Es en este contexto que Bush ha autorizado el uso de las unidades y de las incursiones de las operaciones especiales de Afganistán en Pakistán. El Almirante Mike Mullen, hablando al congreso a nombre de los jefes del personal, junto con la secretaria de defensa, defendió que éstos sean intensificados. Esta estrategia ha sido retrocedida por Obama y los Democratas: "Estoy de acuerdo con nuestros aliados en la insistencia – no simplemente pidiendo – que Pakistán se enfrente a los Talibanes, persiga a Osama bin Laden y a sus tenientes, y termine su relación con todos los grupos terroristas". (Asuntos exteriores, julio el agosto de 2007) Esto ha levantado tensiones entre los EE.UU. y el nuevo primer ministro de Pakistán, Zadari. Estas incursiones dieron lugar recientemente a la abertura de fuego del ejército paquistaní contra las fuerzas de los EE.UU. Los peligros de las operaciones militares de los EE.UU. en territorio paquistaní fueron deletreados claramente hacia fuera en un artículo por el Teniente General Shahid Aziz, jefe de personal anterior debajo de Musharraf. Él acusó a Musharraf de "invitar a los americanos a que luchen su guerra en territorio paquistaní, sin la consulta del ejércitoÂ? Los militantes se multiplicarán por millares. El ejército paquistaní no podrá apoyar operaciones de los EE.UU. El malestar de la crisis financiera y de la calle provocará caos en el país y la guerra se disparará". (The Guardian, 16 de septiembre de 2008) esta política echada para atrás por Obama, que planteó la cuestión de usar a las tropas de los EE.UU. en Pakistán antes de Bush, que autorizó incursiones recientes. Los choques recientes han abierto una grieta profunda en el gobierno de Zadari. Un socio de la coalición, Jamiat-Ulama-yo-Islam, incluso ha propuesto que la dirección de Talibanes vaya al parlamento después de un informe que era presentado por los militares. Una combinación de la crisis afgana y los acontecimientos en Pakistán amenazan con una pesadilla para el imperialismo de los EE.UU. y tendrán consecuencias espantosas para la gente del área entera. La política de Obama de poner más tropas en el terreno aventará solamente las llamas de la insurrección y hará una situación explosiva aún más inestable.

 

Un arco de crisis

A la crisis que engulle Pakistán, Afganistán e Irak se debe agregar Irán, juntos, embrollan los EE.UU. y al imperialismo occidental en un "arco de la crisis" que atraviesa el área entera. Cuando se agrega el padecimiento de los palestinos, junto con las perspectivas de derrocamiento del régimen pro occidental de Hosni Mubarak en Egipto, así como una serie de agitaciones en el golfo y el Oriente Medio, la escala de los problemas que hacen frente los EE.UU. y el imperialismo occidental en esta área solamente es inmensa. Ahora, ellos están en una posición debilitada. Ha habido mucha especulación sobre las perspectivas de un ataque contra plantas nucleares iraníes. Las consecuencias de tal ataque militar serían poner al conjunto del Oriente Medio en llamas. Por otra parte, el régimen iraní tomaría represalias bloqueando los estrechos de Hormuz, cortando de tal modo la parte de león de suministros de petróleo al oeste. Las consecuencias de tal ataque, y el esfuerzo y los recursos que eran vertidos en Irak y Afganistán, han disuadido hasta ahora al régimen de Bush del apoyo de tal golpe a pesar de la presión intensa de Israel. El régimen israelí está determinado a evitar Irán desarrolle un programa de armas nucleares y emprendió una serie de maniobras militares para demostrar su capacidad de poner en marcha tal ataque, aunque necesitará probablemente ayuda de los EE.UU. para llevarlo a cabo. Por otra parte, incluso Bush se ha preparado para modificar su postura, tomando medidas para establecer aberturas diplomáticas de baja intensidad. Éstos, sin embargo, ahora se han puesto en espera hasta después de las elecciones presidenciales. Mientras que Bush y su régimen se han comprobado hasta ahora ha evitar un bombardeo, aunque no sea probable, no pueda ser excluido que Israel podría actuar unilateral, en cierta etapa. La crisis social en Israel puede conducir a la clase dirigente israelí para utilizar esto como medio para que se reconstruya la unidad nacional contra un enemigo común. Por una parte, la amenaza de este golpe ha sido utilizada por el régimen iraní para intentar usarlo en su propia ayuda. Enfrentado con tal presión, es posible que Obama aplique su política exterior consensual y abra negociaciones, abiertamente o detrás del escenario. Con todo, como él ha advertido, esto será sostenido con el uso incluso de sanciones más duras contra Irán, cuyo precio será pagado para por el pueblo iraní.

 

Una nueva era

Sin embargo, en América latina, es posible que Obama adoptará un acercamiento distinto al neo-conservador, especialmente en lo referente a Cuba y, posiblemente, a Venezuela y a Bolivia. Esto refleja el fracaso de la política de los EE.UU. hacia Cuba puesto que la revolución en 1959 y las tentativas de Raúl Castro de moverse hacia la restauración capitalista junto con más cosas, abren la actitud de una segunda y tercera generación de cubanos y de Latinos en la Florida y otros estados de los EE.UU. Como parte del proceso, es posible que las sanciones comerciales serán aliviadas. Algunos comentaristas han especulado que esto se podría hacer a cambio de elecciones `libresÂ? en un cierto punto en el futuro sin fecha especificada. Sin embargo, el inicio de la recesión del mundo complicará mucho el proceso de la restauración capitalista completa en Cuba. No se excluye que Obama puede hacer algunas insinuaciones a Morales y a Chávez, cuyos ambos gobiernos harán frente a la presión y a la agitación crecientes como consecuencia de la caída en el petróleo y otros precios de las materias primas. Al mismo tiempo, la determinación de la derecha en estos países para derrocar los gobiernos y la perspectiva incluso de mayores explosiones sociales por las masas que exigirán políticas más radicales anti-capitalistas que las que se han introducido hasta ahora, podría hacer descarrilar fácilmente la esperanza de Obama de abrir de nuevo un dialogo con estos gobiernos. Por otra parte, la perspectiva incluso de mayores agitaciones en otros países latinoamericanos, tales como Brasil, México y la Argentina, abrirá seguramente nuevos conflictos con el imperialismo de los EE.UU. como emergen movimientos sociales más radicales, más combativos que pueden presionar a nuevos gobiernos para tomar las medidas aún más radicales que los hagan entrar en colisión con imperialismo de los EE.UU. El imperialismo de los EE.UU. es la única potencia imperialista principal con una frontera directamente con un país neocolonial; México. Ha preparado al gobierno mexicano para adoptar políticas del pro-capitalista y para colaborar con imperialismo de los EE.UU. Cuánto tiempo puede continuar haciendo esto es otra pregunta que enfrentará Obama. Con el 80% de exportaciones mexicanas destinadas a los EE.UU. y $25 mil millones enviados a México cada año por mexicanos que trabajan en los EE.UU., la recesión que está teniendo ya consecuencias devastadoras. La perspectiva de las agitaciones importantes sociales y de clase en México tendrá repercusiones importantes dentro de los EE.UU. mismos.

Las nuevas relaciones inter-imperialistas abrirán una nueva era, con tensiones cada vez mayor entre los bloques principales y dentro de ellos, como se ha demostrado recientemente en la UE durante la crisis económica. La idea que se está propagando de un nuevo acuerdo de Bretton Woods no corresponde a las nuevas realidades que existen para el capitalismo global. El acuerdo de Bretton Woods fue emprendido cuando el imperialismo de los EE.UU. era la potencia mundial claramente dominante. La existencia de un sistema social alternativo, los regímenes estalinistas anteriores en la Unión Soviética y Europa Oriental, con las economías gobernadas por las dictaduras burocráticas, presionaba como un pegamento que limitara a cualquier otro imperialismo y mantuviera los países capitalistas juntos. Con el derrumbe de estos regímenes ningún pegamento así existe hoy y los recursos disponibles para el capitalismo del mundo en un período de recesión profunda son muy diferentes a los que existieron siguiendo a la Segunda Guerra Mundial cuando ocurría una mejora del capitalismo. Mientras que los acuerdos temporales son posibles entre las varias potencias imperialistas, éstos no ofrecerán una vuelta a la estabilidad relativa que siguió el acuerdo de Bretton Woods. La carnicería sangrienta en el Oriente Medio, Asia, África y el Cáucaso no puede ser resuelta bajo el capitalismo y el imperialismo. A pesar de su posición debilitada, se obligará a los EE.UU., como la potencia imperialista más grande, a que intervengan en algunas de estas crisis. La perspectiva del conflicto y de la guerra crecientes es lo que significará la nueva era del capitalismo y del imperialismo – hasta que la clase obrera y otras explotadas por el capitalismo lo sustituyan por el socialismo; la única manera de resolver los conflictos y los horrores que son el producto de la intervención imperialista y el capitalismo.

 

The CWI relies on the donations from working class people around the world to fund our campaigns.Please donate towards building the CWI.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*